Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| viernes abril 19, 2024

La Flamante Respuesta A “Las Mujeres Del Muro”: “Las Mujeres Por El Muro”


Nació en Rusia y a los 13 años su familia, que era de fuerte identidad judía pero carente de conocimientos aunque sí con ciertas fuertes tradiciones, emigró a Estados Unidos.  Poco antes de ello, gracias a la “perestroika”, había tenido oportunidad de recibir un “sidur” de oración y un “Jumash” de 1780, escrito en viejas letras rusas…que empezó a leer con pasión. “Sentí que era lo correcto para mí, no tenía dudas”.

Pero no sabía nada y no podía leer letras hebreas. En Estados Unidos, cuando tenía 14 años, se presentó sola ante el director de la primera yeshiva (instituto de estudios religiosos judaicos superiores) cuyos datos encontró en la guía y dijo que quiere estudiar. El director bromeó preguntándole de dónde salió y si no tiene padres, pero la aceptó y elaboró un programa especial para numerosos niños rusos como ella que tenían “diez años de abismo y falta de conocimientos para salvar”, tal cual recuerda hoy con una sonrisa.

“A mí me gustó muchísimo el estudio intelectual, la experiencia , ya que sentía que el judaísmo combina la mente con la vivencia..que hay lugar para muchas cosas”, nos dice, y cuenta que “la sinagoga en la que luego yo oraba en Nueva York, una vez por semana había tfilá (oración) sólo para mujeres..Es la sinagoga más feminista que conozco en Estados Unidos: Hebrew Institute of Riverdale, del rabino Avi Weiss. La “mejitzá” (la separación entre la parte de los hombres y la de las mujeres), pasa exactamente en el medio”.

Había leído mucho, cuenta, sobre feminismo en el judaísmo. “Por eso fui varias veces a la oración solamente de mujeres en mi sinagoga y en Simjat Tora inclusive subí a leer la Tora..Pero sentí que ese lugar no era para mí, no iba conmigo…No sentía que me satisfacía ninguna necesidad especial, que me las arreglaba perfectamente sin eso”.

Leah dice entender “que hay mujeres que sí necesitan subir a leer la Torá…la pregunta es qué mensaje una transmite a sí misma, o a las mujeres, si siente que la forma de rezar debe ser cercana a la tradicional en el hombre” . Agrega que “con los años  sentí que ese lugar es muy problemático, porque exige ser hombre y mujer al mismo tiempo. La mujer dirige la familia y si también debe hacer lo máximo que puede en el marco judío, aunque no tenga obligación por la Halajá, creo que hay un problema”.

Para hablar a fondo de este tema y mucho más, nos reunimos en un café de Jerusalem…y podríamos haber seguido horas discrepando y escuchándonos..la mejor forma de aprender.

P: ¿Cómo ves hoy el rol de la mujer judía en comparación con el del hombre?

R: Mi visión hoy en día es que el hecho que estamos exentas del cumplimiento  de ciertas mitzvot (preceptos), no es porque seamos menos sino porque no debemos ser “super woman”, super mujeres..Esa siempre es una aspiración que las mujeres solemos tener, algo muy fuerte, pero creo que es algo que nos destruye.

P. Nosotras nos hemos conocido a raíz de la polémica con “Las Mujeres del Muro” . Hablé con mujeres de distintas tendencias…y  sus motivaciones no pasan en absoluto por querer parecerse al hombre, sino por un sentimiento religioso, por querer ellas leer de la Torá, por querer llevar el Sefer Torá…No tenía nada que ver con hacer lo que el hombre hace..

R: Yo no voy a poner en tela de juicio las motivaciones religiosas de nadie. Sólo te explicaré cómo lo veo yo personalmente. La escuela en la que estudié comenzaba su jornada con una hora de estudios  de Gmará , varones y chicas juntas. Creo que quien trata de hacer esas cosas, llega a una serie de exigencias a la mujer que no van con ella. Y justamente en la tradición ortodoxa, la mujer tiene su propio lugar y no necesita maniobrar entre todas esas otras obligaciones. Es un lugar que no vale menos, no es menos importante ni menos espiritual. Yo creo profundamente en la igualdad entre los sexos, pero eso no significa identidad de posiciones. Me parece que el judaísmo abordó el tema antes de que surja el feminismo.

P: Pero sí hay un problema en el judaísmo con la posición de la mujer….La mujer no puede participar en minian (el mínimo de diez personas necesarias para que pueda haber plegaria en grupo), no se la cuenta para ello .Tampoco puede prestar testimonio, “edut”. ¿No te parece que son problemas?

R: No, para nada. Las mujeres y los hombres son iguales…pero diferentes. Yo creo que nosotros, en la visión divina, tenemos distintas necesidades sicológicas. D´s sabe cuáles tiene el hombre y cuáles la mujer. Y son cosas diferentes. También las necesidades biológicas. Si el hombre necesita tales cosas para vivir plenamente su espiritualidad y la mujer otras, cada uno tiene lo suyo, su lugar individual. Pero yo no tengo que ser como él…

P. Para muchas mujeres, el tema no pasa por “ser como él”, sino por “yo también puedo”… ¿Tú puedes entender a mujeres judías que sienten que la religión no les da el lugar que les corresponde? Es una sensación muy auténtica para quien la tiene..

R: La sensación puede ser muy auténtica, lo cual no quiere decir que esté basada en algo real. Subjetivamente puede ser muy real, pero la pregunta es si objetivamente es una sensación en base a algo verdadero.  El tema es también cuánta gente dedicó tiempo a estudiar judaísmo en forma profunda. El judaísmo es un sistema entero que vale la pena estudiar, sin las interpretaciones, ver qué dice el judaísmo sobre cada cosa. Es algo completo, no se puede tomar cada cosa por separado, como por qué las mujeres no dan testimonio…hay que ver el cuadro completo. Y sólo si uno tiene una amplia educación judía puede analizar los detalles.

A mí no me molesta ya que he dedicado muchísimo tiempo a comprender el judaísmo y conocerlo en forma neutral, intentando sacar del medio todos los prejuicios que llegan del lugar del que uno viene..Es muy difícil, pero es bueno poder hacerlo…

P: Tú hablas de estudiar el judaísmo tal como es, sin las interpretaciones, pero eso quizás pretende hacer caso omiso del hecho que  muchos judíos-que en Israel serán una pequeña minoría, pero en la diáspora no- sintieron la necesidad de cambiar cosas .Así nació el movimiento reformista y también el conservador..

P: Te diré que cuando llegué a Estados Unidos, antes de ir a una sinagoga ortodoxa fui a una reformista, porque igual no entendía el idioma y lo que quería era participar en la oración. Fue mi primer lugar de oración. Tengo parientes reformistas en Estados Unidos. Y no tengo dudas de que en muchos casos hay una falta profunda de conocimientos. No hablo del movimiento en general sino de la gente a nivel individual. El movimiento reformista nació como respuesta a una necesidad social, no religiosa.

P: Es indudable que si uno sabe más, puede juzgar y comprender de otra forma. Pero creo que aquí hay algo que va más allá de ello. Un judío puede sentir si el camino que está siguiendo es lo que le motiva, lo que le sirve..el sentimiento comunitario judío es muy importante y el sentimiento puede indicar claramente que quiere tener una vida judía pero que no se siente a gusto con el camino de la ortodoxia y necesita otra cosa…¿La alternativa es quedarse afuera?

R: No, creo que esa sea una opción. La pregunta de fondo es qué hacemos aquí, en el mundo. Cada uno tiene su misión. Claro está que no llegamos simplemente para comer. D´s juzga a cada uno según cómo avanza, no sólo el resultado final. Del sitio al que uno llega, de ahí se puede avanzar. Si cumplir 613 preceptos es demasiado, se toma uno…dos…Cada uno tiene que ir avanzando a su ritmo, como puede..Por eso yo no creo en judaísmo ortodoxo, conservador y reformista. Creo que hay un judaísmo, el judaísmo de la Torá que nos entregó D´s..Entre los reformistas también se discute si acaso la Torá la entregó D´s si es una invención del hombre. Si uno no lo cree, no hay de qué hablar, no puede haber diálogo. Por eso los propios rabinos reformistas en Estados Unidos dicen  que el movimiento reformista se ha convertido en un movimiento cultural, no religioso, porque todos pueden entrar, no hay ningún límite, todo está permitido..Y si esa es la forma de conectarse al judaísmo, por la parte cultural, está bien, es una opción..pero yo no creo en eso.

P: Cada uno tiene que encontrar la forma que más lo colma..la que le resulta apropiada, porque la alternativa, en general, es alejarse..

R: Pero el judaísmo no es sólo una religión sino una forma de vida. Cuando yo me muera a los 120, quiero haber llegado a ser mejor que cuando empecé mi marcha por la vida.

P: Si existen el movimiento reformista y el conservador es porque judíos sintieron la necesidad de buscar alternativas dentro del marco judío. Esto está relacionado también a un fenómeno que en el exterior no existe –aunque se ve influenciado por la situación en Israel-, pero que es muy notorio en Israel: el hecho que el establishment religioso está controlado por los jaredim, ultraortodoxos. Eso afecta negativamente la libertad de culto de los propios judíos, en Israel. Por ejemplo, la imposibilidad de casarse como judíos si no es a través del rabinato, lo cual se puede esquivar viajando a casarse en el exterior y regresando casados..Y esto afecta no sólo a casos de judíos que por limitaciones de la religión no pueden casarse (como ser cohanim con divorciadas), sino a jóvenes que por principio se oponen al establishment religioso y viajan a contraer matrimonio en Chipre..Es un fenómeno cada vez más amplio..

¿Ves esta problemática?

R: Veo acá muchos problemas, no desde el punto de vista religioso sino del funcionamiento del establishment. Hay que hacer cambios. Hay en el rabinato muchas cosas que cambiar.

P: Los jaredim, ultraortodoxos, son la minoría en Israel, pero determinan a todos la vida judía..Es indignante…

R: Yo creo que es indignante que todo lo relacionado a la religión pasa por el tema de la política. Cada partido religioso quiere conquistar otra parcela y eso es un serio problema. El establishment religioso debe hacer posible que todo judío tenga acceso agradable a la Torá y a la vida religiosa si lo desea..hay que hacer reformas, sin duda…espero que este cambio llegue cuando se elija pronto nuevos Rabinos jefes. Hay que ver.

Pero el público en Israel en general, en la práctica, no acepta a las otras corrientes. Aquí, cuando alguien quiere ir a la sinagoga, aunque no sea religiosa, va a una ortodoxa. La mayor parte de los israelíes, aunque no sean religiosos, tienen un sentimiento de profundo respeto hacia la religión. Y la ven por el prisma de la tradición ortodoxa.

P: Eso no significa que hay que bloquear a quienes piensan diferente o buscan otro camino..Claro que en Israel es un fenómeno minoritario, pero en la diáspora judía es mucho más notoria. Y es vergonzoso que al fin reconocen en Israel a una rabina reformista y su sueldo vendrá del presupuesto del ministerio de Deportes…Sería para reírse si no fuera para llorar…

R: Creo que en todo debe haber estándares. En todo país los hay. También en servicios religiosos los debe haber. Creo que el movimiento reformista tal cual es hoy, no funciona como un movimiento religioso sino cultural.

P: ¿Y el Conservador? Ellos sí toman la Halajá, la ley judía, como base..

R: El movimiento conservador está muriendo, porque mucha gente allí se torna ortodoxa o reformista…no quedan en el medio.

P: En América Latina, que yo sepa, aumentan, no se reducen..

R: No lo sé..en Estados Unidos la situación es totalmente distinta.

P. Volviendo al tema de  los problemas del establishment religioso, sabemos que crece continuamente la cantidad de jóvenes que se van a casar en Chipre, como cuestión de principio…

R: Concuerdo completamente con que hay que hacer serios cambios en el sistema pero creo que no es un problema religioso sino político y social. Conozco bien el tema porque llegué de Rusia y tenía que demostrar que soy judía. Pero creo que hay que saber distinguir entre el contenido y la forma. La forma debe ser mucho más agradable y menos invasiva. El hecho que se usa a la Torá en la política es un serio problema.

P: Leah, nosotras nos conocimos hace poco cuando a raíz de la polémica con “Las Mujeres del Muro” que quieren orar en el Kotel con manto de oración y kipá en la cabeza, tú y otras mujeres crearon “Mujeres por el Muro”, un grupo que podemos decir es una respuesta a ese, dirigido por Anat Hoffman, a quien entrevisté ampliamente hace poco y publiqué justamente en el “Semanario Hebreo”. ¿Por qué no se puede permitir otras formas de rezar, en un lugar que es sagrado para los judíos todos, no sólo para los ortodoxos?

R: Porque si se abre a un grupo, se abre a todos. O sea que hoy “Las Mujeres del Muro” pueden querer orar allí a su forma  y en Estados Unidos “Judíos por Jesús” ya dijeron que quieren su parte. Todo sitio de oración, todo lugar público en cualquier parte del mundo, tiene su tradición. También el Muro de los Lamentos tiene su tradición de oración. Como la tiene el Vaticano. Y la Abadía de Westminster, y hasta la aldea más pequeña en el rincón más alejado del mundo. Si uno quiere orar de otra forma, debe ir a otro lado, a menos que se convenza  a todos a cambiar de tradición. De lo contrario, no es libertad de cultos sino anarquía.

¿A alguien se le ocurriría hacer algo así en el Vaticano, pedir que puedan orar allí protestantes de otra forma? ¿O en La Meca? ¿Por qué el Muro de los Lamentos merece menos respeto?

P: No es cuestión de menos respeto, sino del hecho que en el mundo judío hay mucha gente que quiere ese tipo de rezo, distinto…y el Muro de los Lamentos es sagrado para todo el pueblo judío…

R: Mira, tú mencionaste antes a Anat Hoffman, pero ella ha dicho repetidamente que este tema la llevará al reconocimiento del movimiento reformista. Ella quiere llegar a eso, tiene derecho, pero no en el Muro de los Lamentos..que lo haga en manifestaciones y en tribunales..no en el Kotel.

P: Entiendo lo que dices, pero quizás justamente el uso del Muro de los Lamentos está justificado, porque es el lugar más simbólico para el pueblo judío y lo que hay de fondo-inclusive si el tema es el reconocimiento del movimiento reformista-está relacionado a la libertad de culto de los propios judíos en Israel..

R: El Kotel creo que es uno de los últimos lugares que realmente unen al pueblo de Israel. Tenemos pocos símbolos así. ¿Y también eso hay que dividirlo?

P:  ¿Ellas lo dividen, o aquellos violentos que van allí para no dejarlas rezar y les tiran piedras y sillas?

R: La gente que estaba allí cuando ellas fueron, aunque haya sido condenable totalmente que tiren cosas, fueron allí desde temprano a rezar…Para ellos era un tema crucial. Es un lugar sagrado para todo el pueblo judío. Está en consenso…y no se lo puede usar para dividir.

P: El problema de fondo es que una minoría tiene las llaves de la religión judía en Israel…

R: Entonces el que se las dio, que se las quite..

P: Fue por consideraciones políticas…para el judío promedio de la calle, no es justo.

R: Que saquen las llaves pues, pero no con guerra. Hay muchos caminos de organizar un foro amplio recordando que el medio es el mensaje.-Con agresión, no irá a ningún lado. La forma de solucionar problemas es desde adentro, hallando el común denominador más amplio posible…Yo creo en eso .Desde que creamos “Las mujeres por el muro” hace dos meses intentamos hablar con ellas, hasta ahora sin resultados…Recién esta semana una de ellas aceptó.

P: Y Anat Hoffman dice que el Rabino del Kotel, Shmuel Rabinovich, nunca las invitó a hablar y que cuando ella habló en el Parlamento, él se tapaba la cara con su sombrero..

R: Hay muchos sentimientos difíciles aquí, por todo lo que ha pasado. Yo creo que todos tenemos que hablar. Me alegrará mucho cooperar con ellas. Tenemos que venir sin agendas, sin campañas de relaciones públicas. Sin duda que podremos hallar un común denominador.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.