Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes enero 30, 2023

Educación Por La Paz


tehudat-zehut

Este lunes asistimos a una singular ceremonia en el auditorio del Gerard Behar junto al centro de Jerusalem, donde el liceo ORT de Givat Ram había dado cita a alumnos y padres con mucha anticipación, para un acto poco común: la entrega conjunta de las cédulas de identidad a los alumnos de 4º de liceo, que este año cumplieron o están por cumplir 16.

En Israel, el niño está anotado en la cédula de sus padres hasta los 16 años. Desconocemos el por qué de la decisión al respecto, por qué no tiene la suya desde que nace, como en Uruguay por ejemplo…o por qué en el Estado judío no se les da la suya independiente, por ejemplo en una fecha clave para el judaísmo, los 13 años del varón y los 12 de la mujer, cuando se los considera comienzan a ser responsables. El hecho es que a los 16 , al tener cada uno su cédula, los jovencitos de Israel comienzan a sentirse un tanto mayores. Al fin de cuentas, van solos en general al Ministerio del Interior y salen con un documento significativo en la mano.

Pero en el liceo ORT Givat Ram de Jerusalem decidieron hace unos años, por iniciativa de Orit Shechter, coordinadora de toda la generación de los 4os, que el documento es justamente tan significativo, que amerita algo más. Distinto. Que no les pase a los alumnos lo que contó el propio Director David Greco-que llegó a Israel de jovencito proveniente de Italia-, que al ir del kibutz en el que vivía a los 16 años hasta la oficina cercana del Ministerio del Interior, emocionado hasta la médula por el sentido del momento, se decepcionó cuando lo único que tuvo para decir el funcionario de turno que lo atendió fue: “Que pase el que sigue”.

Pues los alumnos de Orit , las ocho clases de los cuartos, podrán contar a sus hijos algo muy diferente. Para ellos, el recibimiento de la cédula fue un acto compartido con sus compañeros y padres, llevado a cabo intencionalmente en un lugar considerado una especie de gran centro comunitario capitalino. Hasta la decisión de hacerlo allí y no, por ejemplo, en el auditorio del liceo, estuvo relacionada a la intención de transmitir un mensaje sobre lo festivo de la ocasión.

Durante un tiempo han estado en el aula hablando con los alumnos sobre el significado de la cédula, como expresión material de algo muy profundo, de una identidad, de una pertenencia, de algo que es de cada uno de ellos y de todos a la vez. Ello se manifestó en lecciones especiales, lecturas, explicaciones diversas y actividades que cada uno de los alumnos hace a lo largo de todo el año en pro de la comunidad. Hay quienes ayudan a niños, otros a ancianos, otros se voluntarizan en el Maguen David Adom, algunos realizan actividades especiales en pro del medio ambiente, y mucho más. Les enseñan que la mejor forma de recibir de la sociedad, es sabiendo darle también a ella .

En la hermosísima velada organizada por el liceo ORT Givat Ram de Jerusalem, se combinó emoción y risas, canciones , bailes y una excelente actuación del Teatro Nacional de Niños y Jóvenes que interpretó la obra “Meguilat Hamanguinot”.Para explicar el significado del nombre, es imperioso señalar que se trata de un juego de palabras.. Meguilá significa rollo, pero aquí está relacionado a “Meguilat Haatzmaut”, que significa la Declaratoria de la Independencia de Israel. Y la obra lleva en su nombre referencia a eso, pero en lugar de decir “de independencia”, dice “de las músicas” (manguinot), ya que a través de la interpretación de diversas canciones de distintas épocas en la historia de Israel, se cuenta la historia del Estado, de la lucha por él y por la vida en paz.

Y a esto, después de esta larga explicación para dejar en claro el sentido de la velada y del momento, es que queríamos llegar.

Por la vida en paz.

He aquí que se reunieron en el centro de Jerusalem alumnos, padres y profesores, cientos de personas. Los alumnos, todos, como decíamos, de 4o de liceo. Ello significa que al terminar el año en curso, tendrán otros dos más para completar secundaria y luego…al servicio militar obligatorio. El espectáculo al que asistió el público todo, incluyendo por cierto estos jovencitos, que recorría las diferentes etapas en la historia del Estado y que inevitablemente también presentaba las diferentes guerras, no llevaba a los presentes absolutamente ninguna palabra de odio ni hostilidad hacia los vecinos.

En la audiencia, entre los alumnos y profesores mismos, habrá seguramente gente de izquierda y de derecha, gente convencida de que hay que hacer concesiones territoriales y creer sin dudas en una solución de paz y quienes ven todo con mucha mayor desconfianza, quienes no están dispuestos a renunciar a nada ni siquiera en aras de una promesa de paz de la otra parte.

Pero lo que cuenta es que en este evento educativo, que destacaba el orgullo de la pertenencia nacional, el significado de la cédula como expresión de la condición de ciudadanos israelíes, el mensaje era en forma tajante, categórica, clarísima y sin duda alguna, un mensaje de esperanza en un futuro de paz. Ni siquiera lo ya vivido, las guerras y conflictos que tantas vidas cobraron, eran presentadas como motivo de hostilidad hacia quienes las empezaron.

Los alumnos, que se engalanaron todos para el evento, por instrucciones del liceo, con camisas blancas, seguramente pensaban en ese momento más que nada en lo compartido con sus compañeros, en el sentirse grandes, en cómo salió cada uno en la foto de la cédula, que entre aplausos recibía por orden cada clase, todo en perfecta organización.

Pero las madres y padres allí presentes, muchos sin duda con un nudo en la garganta, estarían pensando no sólo en lo hermosos y grandes que están sus hijos, sino en el futuro que les desean.

Nadie lo puede garantizar. Nadie puede asegurar qué depara el mañana.

Pero participar de ese acto fue, al menos, un motivo de orgullo que iba más allá de lo personal.

A los hijos de esos padres, eso lo pueden saber con certeza, los están educando con esperanzas en un futuro de paz.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.