Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles agosto 10, 2022

¿Puede Israel derrotar a Hamas sin derribarlo?


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Hasta ahora, los objetivos de Israel en los conflictos armados con Hamas han sido limitados para evitar la necesidad de volver a ocupar Gaza o enviarla por el camino del caos como el  «modelo de Somalia». Pero podría haber una tercera opción. 

A pesar de su ideología radical islamista y su compromiso a largo plazo con la destrucción de Israel, Hamas en la Franja de Gaza está, por ahora, evitando conflictos armados de alta intensidad.

El líder de Hamas, Yihye Sinwar, ha expresado la conciencia de la inutilidad de una nueva guerra con Israel en este momento. En cambio, se enfoca en otros objetivos: terminar con el aislamiento regional de la organización, fortalecer su control sobre Gaza y evitar una crisis económica en la Franja, que podría poner en peligro su régimen.

Hamas confía en tácticas de presión de baja intensidad, como los disturbios semanales en las fronteras para promover estos objetivos.

También está intentando activamente establecer células de terrorismo en Cisjordania y planear ataques masivos de víctimas y que la agencia de inteligencia Shin Bet previene en gran medida. El objetivo de Hamas es debilitar a su rival de Cisjordania, la Autoridad Palestina (AP), y promover la causa de la violencia yihadista contra Israel,  haciendo todo esto sin llevar un rastro de fuego a Gaza.

La violencia en la frontera entre Gaza e Israel, que Hamas ha fomentado durante casi un año, representa un enfoque calculado de alto riesgo. Está diseñado para ejercer presión sobre Jerusalén y El Cairo y  para aliviar las restricciones de seguridad en Gaza sin permitir que la situación se deteriore en una nueva guerra.

Los intentos de Hamas de reconciliarse con la Autoridad Palestina en Ramallah, que es la clave de las asignaciones presupuestarias para Gaza han fracasado y el grupo ahora se está comprometiendo con Israel y Egipto para rescatar la economía de Gaza.

El interés compartido de Israel y Hamas en prevenir un colapso económico en Gaza ha llevado a inyecciones regulares de efectivo qatarí, un desarrollo que ha dañado políticamente al Primer Ministro Benjamin Netanyahu en Israel. También ha provocado algunas críticas a Hamas por parte de los habitantes de Gaza, quienes se preguntan si la violencia en la frontera y las bajas que causa son solo por el dinero de Qatar.

A lo largo de este tiempo, Hamas junto con la Jihad Islámica Palestina (PIJ), la segunda facción armada más grande de Gaza, se ha embarcado en un ambicioso programa de desarrollo militar que involucra la producción doméstica de unos 20,000 cohetes de superficie a superficie, la excavación de una red de túneles de combate que atraviesan Gaza y entrenamiento intensivo de guerra para batallones armados en la Franja.

El resultado es una arena de gazatíes  intrínsecamente inestable que podría cambiar rápidamente desde una confrontación de bajo nivel a un conflicto armado de alta intensidad, provocado por cualquier número de incidentes tácticos localizados.

Por lo tanto, este es el momento crucial para que Israel considere el objetivo final de cualquier futuro conflicto armado en Gaza, a pesar de la falta de voluntad por parte de Jerusalén para entrar en uno.

En los últimos años, el Comando Sur de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), responsable de gran parte de la planificación de la guerra en Gaza, identificó una tregua a largo plazo como la mejor de las malas opciones para Israel.

Esto se basa en el entendimiento  que una invasión israelí en Gaza y la posterior destrucción del régimen de Hamas dejaría a Israel en la posición poco envidiable de estar directamente a cargo de unos dos millones de habitantes de Gaza, en su mayoría hostiles. Esto podría llevar a una ocupación militar indefinida y agotadora.

Sería extremadamente difícil encontrar gobernantes alternativos para Gaza, ya que es probable que la Autoridad Palestina no esté dispuesta o no pueda «viajar a Gaza en tanques israelíes» y asumir un papel de gobierno después de una guerra. La AP arriesgaría su legitimidad y se vería expuesta a críticas aún más duras por parte de sus rivales islamistas, quienes siempre están dispuestos a describirla como unaa colaboradora de Israel.

Incluso si la Autoridad Palestina estuviera dispuesta a tomar el control de Gaza en algún momento, sigue sin estar claro si en realidad es capaz de gobernar la Franja, como ya lo demostró el golpe armado de Hamas en 2007.

Como resultado, cualquier presencia israelí de posguerra en Gaza podría prolongarse durante años y resultar costosa tanto en sangre como en tesoros. Alternativamente, Israel podría demoler el régimen de Hamas y salir de Gaza, poniendo como una vía rápida  un «modelo de analogía y violencia como en Somalia».

Bajo ese escenario, ningún partido gobernante claro surgiría para llenar el vacío en la Gaza post-Hamas. Aparecerían múltiples bandas armadas yihadistas que carecen de una estructura de gobierno central, e Israel no podría proyectar su poder militar a un solo «discurso de respuesta» en Gaza. Esto daría lugar a una pérdida de la fuerza de disuasión de Israel en Gaza para mantener a la región en calma. Este escenario sería considerablemente peor que el status quo actual.

Pero puede existir una tercera opción, entre las opciones de dejar Gaza como está y derrocar a Hamas en una guerra futura.

Bajo este tercer escenario, las FDI diezmarían el ala militar de Hamas en cualquier conflicto futuro, pero dejarían su ala política y la fuerza policial en su lugar. Esto permitiría una rápida salida israelí después de una guerra, pero evitaría para Gaza un destino similar a Somalia, con sus implicaciones destructivas tanto para israelíes como para los habitantes de la Franja.

La cuestión es que  si Israel tiene la opción de dejar la fuerza de policía de Hamas y la administración del gobierno civil en su lugar en una guerra futura, se basa en gran medida en cómo se definen tales entidades.

Por un lado, la fuerza policial de Hamas es un sistema de apoyo intrínseco para las fuerzas guerrilleras terroristas de Gaza. Por otro lado, la policía y las unidades de seguridad domésticas desempeñan un papel genuino en el mantenimiento del orden en Hamastán. Tales fuerzas se han utilizado para reprimir a las células afiliadas a ISIS que desafían el gobierno de Hamas.

En 2008, en respuesta a un ataque de cohetes de Hamas, Israel lanzó la Operación Plomo Fundido con un ataque aéreo sorpresa. Entre los más de 100 objetivos que destruyó, la Fuerza Aérea de Israel (IAF) bombardeó 24 estaciones de policía de Hamas, incluida la sede de la Policía de la Ciudad de Gaza, donde se estaba llevando a cabo una ceremonia de graduación de cadetes. Unas 40 personas, entre ellas varias docenas de cadetes de la policía, fueron asesinadas.

Claramente, en ese conflicto, Israel identificó a la fuerza policial de Hamas como una parte intrínseca de los activos terroristas del régimen de Hamas y un objetivo enemigo legítimo.

Once años después, este pensamiento puede haber cambiado un poco. La razón no se debe a ningún cambio en los estrechos vínculos entre las unidades armadas domésticas de Gaza y el ala militar de Hamas, sino más bien al hecho que la capacidad de Hamas para continuar gobernando Gaza después de una guerra futura podría ser de interés para Israel. En comparación con los escenarios alternativos de ocupación indefinida o el «escenario de Somalia», un Hamas debilitado podría ser la mejor opción y la más realista.

Sin duda, Hamas sigue utilizando su fuerza policial para apoyar a su ejército terrorista y guerrillero. La organización utiliza la policía naval de Gaza, por ejemplo, como una cubierta para la acumulación de células de ataque de comando naval. Por esta razón, Israel ha golpeado repetidamente los sitios de la policía naval en Gaza, incluso en mayo del año pasado durante una escalada.

Pero si la opción de lanzar una poderosa ofensiva futura en respuesta a una escalada repentina es incluir la posibilidad de una rápida salida israelí, una parte sustancial de la capacidad de Hamas para vigilar y administrar Gaza debe mantenerse intacta.

La estrategia oficial de las Fuerzas de Defensa de Israel exige que cualquier guerra futura de alta intensidad se base en una «ofensiva terrestre rápida y letal hacia objetivos que el enemigo perciba como valiosos». Poder aéreo y guiado por inteligencia de alta calidad.

Si Israel enfoca estas capacidades ofensivas en las Brigadas Izz-ad-Din al-Qassam, pero no en el resto del régimen de Hamas, es posible que Jerusalén vaya más allá de los objetivos de operaciones pasadas, que se detuvieron en el objetivo de disuadir a Hamas,  asegurando un período de calma para el sur. Podría degradar significativamente el ala militar de Hamas y aún dejar una versión de Hamas en la AP: un gobierno civil y fuerzas de seguridad domésticas. Esto podría ayudar a Israel a evitar la trampa de «quedar atrapado en el lodo de Gaza».

Queda por ver si el establishment y el gabinete de defensa israelíes adoptarían un plan tan ofensivo en cualquier conflicto futuro.

Esta opción dejaría la puerta abierta para que el ala militar de Hamas finalmente se reconstruya, aunque esto podría llevar muchos años si se inflige daño suficiente en su estructura de comando central y su capacidad de combate armado.

Hamas, por su parte, está dispuesto a preservar tanto su «proyecto de gobierno» como su brazo armado, y ha perseguido su politica arriesgada con Israel basándose en el entendimiento  que Jerusalén es disuadida por la idea de derrocar al régimen islamista.

Poner una amenaza creíble solo en el ala militar podría contribuir de alguna manera a reponer la disuasión israelí.

***Yaakov Lappin es investigador asociado del Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat. Se especializa en el establecimiento de defensa de Israel, asuntos militares y el entorno estratégico de Oriente Medio.

 

https://besacenter.org/perspectives-papers/israel-defeat-hamas/

 

 

 
Comentarios

La respuesta a esa pregunta es; «NO» …
los movimientos yihadistas, no pueden ser derrotados, sin ser previamente descabezados y privados de toda ayuda externa (económica, armantística, o logística ) que puedan recibir … es pues preciso hacer tabla rasa con ellos, si no se quiere asistir al cabo del tiempo, a su reactivacion, como ha venido sucediendo en parte, con el daesh …toda colaboracion con ellos debe ser cortada de raiz, y perseguidos quienes puedan proporcionarles soporte, legal, mediático o propangandístico …Hamas al igual que sus correlegionarios de Hizbuláh, o de cualquiera otra faccion terrorista de caracter yihadista, debe ser combatido por todos los médios, sin relajo ni complejos …
ya que nos han declarado la guerra, y en tales circunstancias, solo puede haber un vencedor y un vencido …

Hay que tratar al yijaidismo
y su base ideológica tal como son: NAZIS!!!

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.