Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
24 Sivan 5779 | jueves junio 27, 2019
donativo

Lo que el plan de paz de Trump no puede lograr


La visión económica para los palestinos no es nueva y no funcionará. Pero el problema no es el plan… es que sus beneficiarios previstos tienen otras prioridades.

Cuando la administración Trump publicó la parte económica de su plan de paz en Oriente Medio la semana pasada, la avalancha de críticas fue inmediata y dura. A pesar que el equipo de política exterior del presidente expresó el plan como una “visión” de paz en lugar de un plan complejo, sus críticos no se equivocaron al señalar que no había nada nuevo, y que sus posibilidades de éxito eran nulas.

Sin embargo, al analizar el esfuerzo, es importante tener en cuenta que hay una diferencia al decir que el plan no tendrá éxito y decir que no fue correcto hacerlo. Eso se debe a que el problema no es el contenido, sino el contexto. El esfuerzo por cambiar el enfoque desde una presión para lograr concesiones israelíes, que nunca son suficientes para satisfacer a los palestinos, a uno en el que la sociedad palestina podría transformarse, económica y, con suerte, pacíficamente, es algo que se había retrasado. Pero mientras los beneficiarios previstos no estén interesados ​​en tales programas, el “acuerdo final” simplemente no va a suceder bajo ninguna circunstancia.

El punto de fricción es claro. Los líderes de la Autoridad Palestina dicen que quieren la inversión y la ayuda, pero que cualquier discusión sobre economía debe esperar un acuerdo político en el que se les dará un estado independiente. Solo después de que alcancen la soberanía, dicen, la ayuda será bienvenida o relevante.

Ese es un hecho que muchos críticos de la administración Trump se han hecho eco al rechazar el plan creado por el asesor presidencial/yerno Jared Kushner y el negociador estadounidense Jason Greenblatt. Dicen que el equipo de Trump está poniendo el carro delante del caballo y haciendo que el proceso de paz sea irrelevante al no enfocarse en los puntos de discusión reales que separan a las partes, como las fronteras, los asentamientos y los refugiados.

El veterano procesador de la paz del Departamento de Estado, Aaron David Miller, quien ahora dirige el Wilson Center, un grupo de expertos de Washington, lo expresó: “El problema económico de los palestinos no es la falta de dinero. Es una falta de libertad”.

Incluso si tuviéramos que dejar de lado por el momento que el principal obstáculo para la libertad de los palestinos es el gobierno tiránico de Hamás en Gaza y el de Fatah en Cisjordania en lugar de Israel, este argumento no responde a la pregunta clave que más se le plantean a los críticos del plan de Trump: ¿Por qué las décadas de proceso de paz impulsados por parte de profesionales de la política exterior como Miller, que sabían mucho más sobre el conflicto y la diplomacia que el equipo de Trump en el Medio Oriente, siempre fallaban?

Todas las administraciones anteriores han prestado algún tipo de atención a los problemas económicos, y muchos han emitido sus propios planes que no eran diferentes a los que Trump acaba de proponer. Todos han adoptado el enfoque que los palestinos dicen que prefieren: cómo presionar a Israel para que acepte una solución de dos estados. Sin embargo, esa estrategia nunca tuvo éxito, no importa cuánta presión ejercen los presidentes como Bill Clinton o Barack Obama sobre el estado judío, y no importa cuántas veces Israel haya respondido “sí” a dos estados, como lo hizo varias veces en los últimos 20 años. .

Los palestinos tuvieron la oportunidad de obtener la “libertad” que dicen que querían en 2000, 2001 y 2008, cuando los gobiernos israelíes pusieron una solución de dos estados con casi toda Cisjordania y una parte de Jerusalén en sus manos. También disfrutaron de ocho años de una administración de Obama que claramente vio las políticas israelíes como el principal obstáculo para la paz. Sin embargo, cada vez que tenían la oportunidad de obtener el estado que dicen que tanto desean, decían “no”.

En algún momento, los profesionales de la política exterior deberían haber descubierto que el antiguo enfoque nunca iba a funcionar. Eso es, en esencia, lo que Kushner, Greenblatt y compañía han hecho al intentar reiniciar la conversación sobre la paz de una manera diferente.

En cambio, piensan que enfatizar las políticas que darán a los palestinos una participación en la paz y promover medidas que impongan un buen gobierno tienen el potencial de cambiarlo todo. Puede llamar a eso un intento de “sobornar” a los palestinos para que acepten la paz con Israel, pero todo lo que en realidad equivale es a un recordatorio que la coexistencia crearía una realidad mejor que la actual enraizada en el conflicto.

Trump tuvo razón al tratar de poner fin a la predilección de sus fantasías palestinas de derrotar a Israel, que es lo que significaron sus políticas de no reconocimiento de Jerusalén y de negarse a condicionar la ayuda para poner fin al apoyo al terrorismo. El problema es que la guerra de un siglo de los palestinos contra el sionismo se ha vinculado de manera inextricable con su identidad nacional hasta el punto que es imposible para nadie dentro de su estructura política imaginar una vida normal junto a un estado judío. E incluso si pudieran dar ese salto de imaginación, fuerzas atrincheradas como Hamás y otros grupos islamistas, así como los millones de descendientes de los refugiados árabe de 1948, que continúan manteniendo la falsa esperanza de borrar los últimos 71 años de historia, ellos son los que ganaron y a ellos no les gusta que actúen para solucionar el tema.

Es por eso que Hamás continúa promoviendo el “derecho de retorno” como si la erradicación del estado judío fuera una opción viable. Y es por eso que la Autoridad Palestina continúa subsidiando el terror en forma de salarios para los terroristas encarcelados y las pensiones para sus familias y sobrevivientes, porque hacerlo de otra manera sería admitir que su derrota en una guerra. No tienen el coraje ni el sentido para renunciar a ese deseo.

Si el plan de Trump va a fallar, y lo hará, se puede atribuir a estas razones. No es porque las administraciones anteriores hayan comprendido mejor el conflicto, o que el enfoque en economía esté equivocado. Si este último enfoque no funciona, entonces la culpa debería ser de los responsables, los palestinos, no de las ideas detrás del plan en sí.

 

Traducido por Hatzad hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.