Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles mayo 18, 2022

Una señal de socorro de Irán

El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní, aparentemente impotente contra las capacidades estadounidense-israelíes en la región, ha desatado al líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, para ladrar y hacer sus típicas amenazas.


Los ataques militares quincenales que hemos visto en los últimos meses, que asestaron fuertes golpes a los despliegues militares hostiles antiisraelíes de Irán en Irak y Siria, son imprescindibles para la defensa del país. El Medio Oriente a raíz de la primavera árabe ha estado tratando de rehabilitarse y lamer sus heridas. En un esfuerzo por explotar el tumultuoso entorno, los iraníes han tratado incansablemente de forjar una nueva realidad estableciendo una presencia regional y militar en las áreas chiítas de Irak, Siria y Líbano. Esta presencia, según la línea de pensamiento iraní, es vital para fortalecer la «diáspora» chiíta. Todavía no está claro por qué la «diáspora» chiíta en Irak requiere misiles de superficie a superficie, o por qué la minoría chiíta extremadamente insignificante en Siria necesita drones tácticos armados en el Líbano «

Los ataques de Israel en Irak, Siria y Líbano (según los informes) están atrayendo amenazas completamente predecibles del líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, dictadas por Irán. El ataque a los drones armados en Siria y Beirut, supuestamente, violó la soberanía libanesa y Nasrallah, como el protector ungido del suelo sagrado del Líbano, quiere defender el país, incluso si hacerlo significa arriesgar una guerra total con Israel. Sin lugar a dudas, los líderes políticos y militares de Israel deben tener en cuenta y tomar en serio cualquier amenaza que haga. Sin embargo, es posible que estas amenazas sean, de hecho, una señal de socorro del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní y su brazo extranjero, la Fuerza Quds, sintiendo que se han vuelto cada vez más vulnerables, transparentes y predecibles para Israel’

Ahora, en un intento por desviar la atención de Israel de Siria e Irak, los iraníes están tratando de crear un desvío en el Líbano, pero los únicos que pagarán el precio de un enfrentamiento con las FDI son los mismos libaneses. Beirut recientemente calificó por delante de Tel Aviv en términos de vida nocturna y la industria turística del país está en auge, alcanzando una meta de décadas de restaurar el estado de Líbano como un destino turístico principal. Lo ha hecho caminando desesperadamente entre las gotas de lluvia y tratando de navegar la intervención extranjera flagrante de los países iraníes y árabes sunitas.

Sin embargo, en el equilibrio de poder de varias capas en el Medio Oriente, es difícil ignorar lo que está sucediendo sobre la cabeza de todos. Con Rusia de un lado y Estados Unidos del otro, seguido de la rivalidad entre Turquía y Siria, todos los actores regionales están volviendo a patrones de hostilidades pasados ​​y sin resolver. Estados Unidos pretende crear la impresión  que Medio Oriente no es su máxima prioridad, pero aún está revisando y actualizando su «acuerdo del siglo» cada semana. Rusia bajo Vladimir Putin, donde todas las formas de oposición democrática son rápidamente reprimidas, está tratando de construir una fachada pseudo-soviética en un esfuerzo por restaurar las glorias pasadas que nunca mereció en primer lugar. Turquia,  enfrentado a un hombro frío de Europa y al borde del colapso económico en medio de un éxodo masivo de turistas europeos y una afluencia igualmente devastadora de refugiados no deseados, está tratando de salvar su honor al enfrentarse a un enemigo tradicional: Siria. Por su parte, Siria se acerca nuevamente a sus vecinos con arrogancia familiar, bajo el patrocinio de Irán y Rusia.

En medio de la aparente impotencia militar de los últimos países contra las capacidades estadounidense-israelíes, desatan a Nasrallah para ladrar y amenazan con interrumpir la tranquilidad en la frontera norte, un silencio que nunca existió por completo, al menos no del lado libanés-sirio. Israel, que ignora por completo las rivalidades regionales del pasado, se está comportando correctamente para preservar su seguridad.

 

** El Dr. Ronen A. Cohen es el jefe del Departamento de Estudios de Israel y Medio Oriente en la Universidad de Ariel.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.israelhayom.com/opinions/a-distress-signal-from-iran/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.