Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 4, 2019
donativo

Los estados árabes reclaman la herencia de sus judíos expulsados

El deseo de la comunidad internacional de evitar el saqueo de artefactos antiguos es comprensible, pero no debería aplicarse en el caso de las comunidades judías perseguidas de Medio Oriente.


Alrededor del 30 de noviembre, las comunidades judías de todo el mundo realizaron eventos para recordar el éxodo masivo de refugiados judíos de países árabes e Irán. Casi un millón de personas fueron desplazadas en los últimos 50 años, dejando atrás miles de millones de dólares en propiedades.

Los gobiernos árabes no solo nunca han compensado a los judíos por sus hogares y negocios robados, sino que están llevando a cabo una campaña perniciosa para reclamar la propiedad comunal y la herencia judía como patrimonio nacional.

Las sinagogas no se pueden mover y, claramente, es mejor que los estados árabes las conserven como monumentos a una comunidad extinta que nada. Sin embargo, estos estados también están declarando que los rollos de la Torá, los archivos comunales y los libros son parte de su patrimonio cultural.

Por ejemplo, el gobierno egipcio afirma que todos los rollos de la Torá y los archivos judíos, las bibliotecas, los registros comunales y cualquier propiedad móvil de más de 100 años son «antigüedades egipcias». Sin embargo, los judíos consideran que los rollos de la Torá son de su propiedad exclusiva. Está prohibido comprarlos o venderlos. Los judíos que huyeron a menudo han priorizado pergaminos y libros sobre sus posesiones personales.

¿Qué tiene que decir el derecho internacional? La Convención de La Haya de 1954 «protegiendo los bienes culturales en conflicto» se introdujo para detener el saqueo masivo que siempre ha ocurrido en la guerra y específicamente durante la Segunda Guerra Mundial. También existe la comprensión postcolonial  que los nuevos estados que surgieron en el siglo XX son dueños de su propio patrimonio cultural; Se acabaron los días en que Gran Bretaña podía enviar los mármoles de Elgin desde Grecia, o Napoleón podía saquear los antiguos obeliscos egipcios como «botín de guerra».

En Egipto, los registros de nacimientos, matrimonios y muertes de judíos de Alejandría y El Cairo que datan de mediados del siglo XIX se mantuvieron en las dos sinagogas principales de cada ciudad. Pero en 2016, los funcionarios del gobierno quitaron los registros para almacenarlos en los Archivos Nacionales de Egipto.

Los judíos egipcios que viven en el extranjero ni siquiera pueden obtener fotocopias de los certificados, a menudo la única identificación judía formal que los judíos egipcios tienen para probar el linaje o la identidad para su entierro o matrimonio. Los repetidos esfuerzos desde 2005 para interceder ante las autoridades egipcias han quedado en nada.

La política del gobierno egipcio ha sido respaldada por el pequeño remanente de la comunidad judía del país. Su líder, Magda Haroun, tiene la intención de dejar los activos de la comunidad al gobierno. Incluso ha sugerido que dos pinturas en el Louvre, una vez propiedad de un judío egipcio, deberían encontrar su camino de regreso a Egipto.

Bajo el dictador iraquí Saddam Hussein, miles de libros, manuscritos y otros documentos fueron incautados de hogares, escuelas y sinagogas judías y almacenados en la sede del servicio secreto de Iraq en Bagdad. En 2003, el archivo fue descubierto en el sótano inundado después de que Estados Unidos bombardeara el edificio.

Los estadounidenses enviaron el archivo a Washington, DC, para su restauración y rápidamente firmaron un acuerdo diplomático prometiendo devolver el material al gobierno iraquí. Estados Unidos gastó más de $ 3 millones para restaurar y digitalizar el archivo, que desde entonces se ha exhibido en todo el país. La colección incluye una Biblia hebrea con comentarios de 1568, un Talmud de Babilonia de 1793 y una versión de 1815 del texto místico judío Zohar, así como objetos más mundanos como informes escolares y una guía telefónica de Bagdad.

Aunque se enviaron decenas de miles de documentos iraquíes a los Estados Unidos, el gobierno iraquí solo ha formalizado su reclamo de los 2.700 libros y 30.000 documentos del archivo manchado de agua, que según afirma es el «patrimonio cultural precioso» del país, un último vínculo emocional con su antigua comunidad judía y un recordatorio de la antigua diversidad de Iraq.

La comunidad judía iraquí en el exilio ha estado librando una dura batalla para recuperar la colección y evitar que sea enviada de regreso a Irak. Dicen que devolver el archivo, que fue incautado de las oficinas de la comunidad judía, las escuelas y las sinagogas, sería como devolver la propiedad saqueada por los nazis a Alemania.

Los casos iraquí y egipcio son sintomáticos de un problema mayor. Desde 2004, los Estados Unidos están obligados por ley a imponer restricciones a la importación de material arqueológico y etnológico que constituye el patrimonio cultural de un país y han firmado Memorandos de Entendimiento (MOU) a tal efecto con Argelia, Egipto, Siria y Libia. En enero de 2018, el Consejo Internacional de Museos publicó una «Lista Roja» para Yemen destinada a proteger los manuscritos hebreos y los rollos de la Torá para que no abandonen el país. Todos menos 50 judíos han huido del país, tomando todas las posesiones que pudieron, pero incluso estos finalmente podrían ser devueltos a Yemen.

“Estos memorandos de entendimiento afirman que se trata de [detener] el saqueo, pero su amplio alcance y evidencia limitada de éxito sugiere que su impacto real es proporcionar un vehículo legal para legitimar confiscaciones extranjeras y reclamos de propiedad ilícita. … Los MOU se basan en una premisa errónea. Es la herencia y el patrimonio de 850,000 judíos indígenas que huyeron de sus hogares y propiedades bajo coacción ”, dijo Sarah Levin, de los judíos indígenas con sede en California para el Medio Oriente y África del Norte (JIMENA).

Es comprensible que la comunidad internacional desee evitar el saqueo y el contrabando de artefactos antiguos y su venta en el mercado internacional del arte. Así es como el Estado Islámico financió gran parte de su conquista del norte de Irak y Siria. Pero hay una distinción entre el robo para obtener ganancias financieras y el rescate legítimo de rollos de la Torá o libros tomados por judíos que huyen para ser usados ​​para la oración.

Ocho artefactos sumerios vendidos al Museo Británico fueron enviados recientemente a Bagdad. Pero el archivo judío iraquí no pertenece a una civilización extinta hace mucho tiempo, algunos de los propietarios todavía están vivos.

El derecho internacional se basa en el supuesto pasado de soberanía territorial. Necesita actualización, específicamente para resolver el tira y afloja entre la minoría y el patrimonio nacional, donde la minoría ha sido perseguida y desplazada.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.israelhayom.com/opinions/arab-states-are-claiming-the-heritage-of-their-expelled-jews/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.