Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado septiembre 19, 2020
donativo

Agradecido por un rayo de luz


«Hay una grieta en todo», escribió Leonard Cohen en una de sus canciones. «Así es como entra la luz».

Durante la mayor parte de un siglo, un tema en particular se ha resistido obstinadamente a esa profecía poética: el tema de las relaciones entre Israel y las naciones árabes. En ese frente, lo que ha caído a través de las grietas es el resentimiento, la violencia y la oscuridad, no la luz.

Incluso los esfuerzos «exitosos», como los tratados de paz de Israel con Egipto y Jordania, han llevado, en el mejor de los casos, a una «paz fría» de conveniencia. El proceso de paz de Oslo de 1993, que se suponía que terminaría con el conflicto intratable entre Israel y los palestinos, hoy se siente como un recuerdo amargo y distante que solo hizo que el conflicto fuera aún más intratable.

En esta oscuridad entra un grupo de árabes prominentes que decidieron que ya tuvieron suficiente. Suficiente con la animosidad. Basta de boicots. Suficientes fracasos.

El 19 de noviembre, este grupo ingresó a un hotel de Londres para comenzar a reescribir la historia.

Esta no fue una de esas fotografías inventadas entre adversarios que pretenden sonreír en beneficio de patrocinadores poderosos, generalmente los Estados Unidos. Con los años, Dios sabe que hemos visto cientos de estas reuniones de paz falsas entre israelíes y palestinos, ¿Y qué nos han conseguido? No solo fracaso tras fracaso, sino cinismo y desesperación.

Esta conferencia de Londres fue diferente: no fue entre árabes y judíos, sino entre árabes y árabes. No era interreligioso sino  fe interna .

Los asistentes no estaban allí para negociar los derechos sobre la tierra y el agua; estaban allí para negociar amor, amistad e integración; para discutir cómo reparar las relaciones con el estado judío.

Tuvimos la suerte de encontrar una periodista independiente con experiencia en Londres, Jenni Frazer, que cubrió esta conferencia histórica para el Jewish Journal. Así es como ella comienza su historia:

“En un frío martes por la mañana, en un hotel relativamente anónimo en el oeste de Londres, se hizo un poco de historia.

“No es inusual ver mujeres veladas o con pañuelos en la cabeza en esta área, o hombres prósperos reunidos en el lobby del hotel Millennium Gloucester, todos obviamente de origen del Medio Oriente. Pero es casi seguro que es la primera vez que los hombres y las mujeres del mundo árabe, reunidos en este hotel, tienen cosas tan sorprendentes que decir sobre las relaciones fracturadas de sus países con Israel y los judíos, y no menos importante condenan el boicot, la desinversión y movimiento de sanciones (BDS) – y cómo reparar estos puentes rotos.

“Treinta personas de todos los ámbitos de la sociedad civil, de 15 países árabes, participaron en la creación de un nuevo organismo, el Consejo Árabe para la Integración Regional. Su misión es ‘paz, amor y amistad’, cuyo objetivo es reparar las relaciones con el estado judío ”.

Le animo a leer toda la historia para ver cómo surgió la conferencia, qué logró en Londres y qué espera lograr en el futuro. Si alguna vez se produce el milagro de la paz, la historia puede recordar ese frío martes por la mañana en Londres como el pequeño momento de verdad que lo inició todo.

Lo que encuentro especialmente conmovedor es que este rayo de luz está llegando en un momento de creciente oscuridad para los judíos del mundo. De hecho, el día después de la conferencia, la Liga Anti-Difamación lanzó su encuesta global que muestra que aproximadamente 1 de cada 4 europeos encuestados «albergan actitudes perniciosas y generalizadas hacia los judíos».

El día que cubríamos la historia de Londres, estaba en un almuerzo en Los Ángeles para donantes y activistas que luchaban contra BDS. La última cosa en la mente de todos fue que un rayo de luz puede venir del «otro lado». Desafortunadamente, especialmente en los últimos años y especialmente en los campus universitarios, los judíos han sido condicionados por la realidad para ver principalmente ira y odio provenientes del otro lado. .

El movimiento antiisraelí, en los Estados Unidos y en el extranjero, se ha multiplicado más allá de toda proporción. Ningún fracaso de las políticas israelíes puede justificar el nivel de animosidad y discriminación dirigida al estado judío desde todos los lados del espectro ideológico.

Durante décadas, la comunidad pro-Israel ha asumido que aquellos mejor posicionados para luchar contra el odio a los judíos y el BDS eran los propios judíos. La conferencia de Londres ha barajado las cartas. «No estás solo», parecen decirnos los fundadores del nuevo grupo. «Podemos estar del otro lado, pero también entendemos tu lado».

Es tentador ser cínico y decir que no hay forma que 30 figuras árabes prominentes puedan mover la roca de un conflicto centenario. Eso puede ser cierto, pero sería tomar el camino más transitado.

La forma judía es nunca renunciar a la esperanza. Ciertamente no cuando esa esperanza proviene de un grupo improbable de personas valientes que encontraron una pequeña grieta en la oscuridad y nos mostraron un rayo de luz.

Feliz día de acción de gracias.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

https://jewishjournal.com/columnist/307703/grateful-for-a-ray-of-light/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.