Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves junio 11, 2020
donativo

VAIETZÉ 5780


B’H

Iaakov deja su lugar de nacimiento en Beer Sheva y viaja a Jarán. En el camino se encuentra con “el lugar” y duerme allí, soñando con una escalera que conecta el cielo con la tierra, y con ángeles subiendo y descendiendo por ella; Di-s se le aparece y promete que la tierra sobre la cual está acostado será dada a sus descendientes. Por la mañana, Iaakov eleva la piedra sobre la cual apoyó su cabeza como un altar y un monumento, prometiendo que será la casa de Di-s.

Iaakov se queda en Jarán, donde trabaja para su tío Laban, cuidando sus ovejas. Laban concuerda en darle su hija menor, Rajel, a quien Iaakov ama, para casarse con ella, como paga por siete años de trabajo. Pero en la noche del casamiento, Laban le entrega a la hija mayor, Lea, un engaño que Iaakov sólo descubre a la mañana. Iaakov se casa con Rajel también, una semana más tarde, luego de aceptar trabajar siete años más para Laban.

Lea tiene seis hijos, Rubén, Shimón, Levi, Iehudá, Isajar y Zvulún, y una hija, Dina, mientras que Rajel es estéril. Rajel le da a Iaakov su sirvienta, Bilhá, para tener hijos con ella para Rajel, y dos hijos más, Dan y Naftalí, nacen. Lea hace lo mismo con su sirvienta, Zilpá, de quien nacen Gad y Asher. Finalmente, las plegarias de Rajel son respondidas y nace Iosef.

Iaakov ya estuvo en Jarán por catorce años y desea retornar a su casa, pero Laban lo convence de quedarse, ofreciéndole sus ovejas como paga por el trabajo. Iaakov prospera, a pesar de los repetidos intentos de Laban por arruinarlo. Luego de seis años, Iaakov deja Jarán a escondidas, temiendo que Laban no le permitiría irse con la familia y riquezas por las cuales había trabajado. Laban y Iaakov hacen un pacto en el Monte Gal-Ed, y Iaakov continúa viaje hacia la Tierra Santa, donde es encontrado por ángeles.

 

EL MUNDO DE LOS LABANES

Vivimos en un mundo en que el engaño y la mentira son una constante, un mundo en el que no es estafador, es el estafado. Es un mundo de Labanes. Y nosotros debemos combatir contra la realidad que nos rodea para mantenernos íntegros. Y es aquí donde enfrentamos al peor de todos los Labanes, el que llevamos en nuestro interior, el que nos susurra: “¿Para qué vas a ir contra la corriente? Este mundo pertenece a aquellos que son más ligeros que los demás. Miente antes que te mientan, estafa antes que te estafen, vive como los demás”. Para contrarrestar estas insinuaciones debemos aprender de nuestro padre Iaakov, quien llegó pobre y humilde a Jarán, vivió con su suegro, conocido por ser un estafador y un mentiroso, y, sin embargo siguió siendo íntegro, volviendo al hogar paterno cargado de riquezas ganadas honestamente.

 

“Un jasid debe comportarse con Di-s como la cabra con su dueño: la cabra sabe que tiene que dar leche, pero la preocupación por su alimento y bebida, además del establo para dormir- corresponde a su dueño; ella debe sólo cumplir con su misión…”

 

Ángeles en el camino

Por Elisha Greenbaum

¿Recuerdas aquel sentimiento de temor al llevar a tu hijo a la escuela en su primer día de clases? ¿La sensación de pérdida y de pánico al confiarles a unos extraños el cuidado de tu tesoro más preciado? ¡Quién sabe qué humillaciones va a sufrir, con qué dificultades se va a enfrentar, a lo largo de la década y media que durará su educación formal! ¿No tendría más sentido pedir que te devuelvan la matrícula de la escuela y mantener a tu retoño a salvo en casa?

Nadie hace eso. No sólo porque los directores de la escuela se niegan a hacer reembolsos, sino también porque reconocemos que los beneficios y logros de nuestros hijos durante el tiempo que pasen en la escuela compensarán las preocupaciones y los peligros que implica dejar la zona de confort del hogar.

Nuestra única esperanza es que la calidez y la comodidad que el niño ha disfrutado hasta el momento, la compasión y el cuidado que tuvo durante sus primeros años de formación, le sirvan de apoyo para atravesar las dificultades ocasionales con las que, inevitablemente, se va a encontrar.

La lectura de la Torá de esta semana (Génesis 28-32) cuenta la historia del viaje de 2 años de Iaakov desde la Tierra de Israel hasta Jarán, ida y vuelta. Iaakov es forzado a dejar las comodidades del hogar y a viajar por el ancho mundo. En el camino, se detiene para rezar en el sitio donde estaría luego el Templo, y ahí duerme y sueña con algo fascinante: había una escalera apoyada en la tierra cuyo extremo superior alcanzaba el cielo; y he aquí, los ángeles de Di-s subían y bajaban por ella (Génesis 28:12).

Nuestros sabios explican que los ángeles que subían la escalera eran “ángeles de la Tierra de Israel” que habían acompañado a Iaakov en el viaje de su vida hasta ese momento. Ahora, que se preparaba para dejar la Tierra Santa y cruzar los límites para enfrentarse a lo extraño, un segundo grupo de ángeles bajaba la escalera, enviado desde el cielo para escoltarlo en sus viajes.

Este “cambio de guardia” fue consecuencia de las diferentes metas que se les habían encargado a los dos grupos de ángeles. El elenco local, cargado de toda la historia y la espiritualidad que invoca la Tierra Santa, le había infundido a Iaakov sus primeras enseñanzas de grandeza. Sin embargo, ahora, en la medida en que cruzaba hacia lo desconocido, su misión había cambiado.

También en nuestro propio viaje a lo largo de la vida hay un juego de equilibrio entre permanecer fieles al propio pasado y estar abiertos a nuevas experiencias.

Cuando junto con un amigo viajábamos por Europa con la mochila al hombro, solíamos maravillarnos ante los grupos homogéneos que paseaban todos juntos en autobuses con aire acondicionado. Se quedaban en hoteles de estilo americano e insistían en comer en las mismas cadenas de comida rápida que existían en Estados Unidos. Uno se pregunta por qué molestarse en viajar, cuando es posible disfrutar de una “experiencia” idéntica en casa, con la tele encendida en un canal de viajes.

Para desarrollarse de verdad como un ciudadano del mundo, uno tiene que salir a mezclarse entre la gente, chocarse los hombros con los locales y aprender y disfrutar de cada nuevo hallazgo. Sin embargo, también es importante asegurarse de que la esencia de uno, su núcleo de identidad, no sufra el impacto del cinismo de los extraños.

Por eso es que hubo dos grupos de ángeles que acompañaron a Iaakov en las diferentes etapas de su viaje, y cada uno tenía roles distintos. Los “ángeles de la Tierra Santa” fueron los guardianes morales que nutrieron al niño durante sus años de formación, mientras que el grupo de ángeles que acompañó a Iaakov al mundo lo rodeó y lo protegió mientras él se sometía a nuevas influencias y experiencias, y lo vieron volverse el patriarca seguro de sí mismo en el que se convirtió luego de los desafíos de su viaje. (www.es.chabad.org)

 

http://bit.ly/2NPF3YF

https://www.youtube.com/channel/UC7EZyBi-bfwLQHgzXUHLKOw?view_as=subscriber

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.