Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo septiembre 27, 2020
donativo

No me confundas con hechos. Siempre se trata de la «ocupación»

Los izquierdistas judíos estadounidenses unieron fuerzas con el movimiento BDS, que considera que todo Israel está "ocupado". No se trata de la llamada "ocupación" sino de si Israel tiene derecho a existir. Los grupos pro-BDS, incluidos los "judíos", están hablando de la ilegitimidad de las líneas de armisticio de 1949, no de las de 1967.


La Izquierda judía estadounidense ha vuelto a alinearse con la demanda palestina  que el conflicto israelí-palestino siempre se combine con un problema de «ocupación», independientemente de los hechos o la historia. Al saltar para condenar la afirmación fáctica de Mike Pompeo  que los «asentamientos» israelíes en Cisjordania no violan el derecho internacional, los izquierdistas judíos estadounidenses unieron fuerzas con el movimiento BDS, que considera que todo Israel está «ocupado».

Al igual que un reloj, la observación reciente del Secretario de Estado Mike Pompeo  que «el establecimiento de asentamientos civiles israelíes en Cisjordania no es, per se , incompatible con el derecho internacional» fue denunciado de inmediato por la izquierda judía.

El jefe del movimiento de Reforma en América del Norte, el rabino Rick Jacobs, dijo que la nueva posición del gobierno de los Estados Unidos sobre los asentamientos israelíes socavará la lucha contra el BDS y la deslegitimación de Israel en los Estados Unidos, específicamente en los campus universitarios.

No está claro cuándo estuvo por ultima vez el  rabino Jacobs en un campus, pero el debate sobre los campus universitarios de América del Norte no se trata de la llamada «ocupación» sino de si Israel tiene derecho a existir. Los grupos pro-BDS, incluidos los «judíos», están hablando de la ilegitimidad de las líneas de armisticio de 1949, no de las de 1967.

Además, una encuesta reciente realizada por Ron Hassner en la Universidad de California, Berkeley, muestra que la mayoría de los estudiantes que se preocupan mucho por la «ocupación israelí de los territorios palestinos» no tienen conocimiento de los hechos básicos sobre el tema.

La falta de comprensión de Jacobs habla del léxico divergente del conflicto, y más específicamente de la creciente división entre judíos estadounidenses e israelíes. En muchos círculos «progresivos» hay poca o ninguna comprensión de cuales áreas están en disputa; atestigüe las continuas afirmaciones  que Gaza está «ocupada» por Israel. Para el movimiento BDS, todo lo israelí, incluidos Haifa y Tel Aviv, es un «asentamiento» y, por lo tanto, «ilegal».

Mucho más que la política estadounidense, es el lenguaje de la «ocupación» que juega un papel clave en lo que se ha convertido en la religión del conflicto israelí-palestino. La característica principal de esa religión es la afirmación palestina  que sus (supuestos) territorios están «ocupados» por Israel, independientemente de dónde se encuentren en el mapa, mucho menos en cualquier sentido legal según el derecho internacional. El mantra de la «ocupación» y la demanda  que se evite a Israel hasta que termine la «ocupación», es decir, el momento en que Israel se disuelve por la implementación del «derecho de retorno» palestino, es la demanda clave de los palestinos y el Movimiento BDS.

Parte del problema es la confusión deliberada sobre la semántica. Históricamente, la palabra yishuv generalmente se define como «la comunidad judía en la Palestina pre-estatal». Se refiere a aquellos judíos que aspiraban al renacimiento nacional del pueblo judío en Palestina bajo el Imperio Otomano y el Mandato Británico o, como lo llamaron la tierra de IsraelMoshav, que proviene de la misma raíz, connota un lugar de residencia. A lo largo de los años, los israelíes han usado la palabra hityashvut ( residente ) y hitnahlut ( asentamiento ) indistintamente, todo se refiere a la construcción de la tierra de Israel en términos del estado nación. Bíblicamente, el término nahala, que proviene de la misma raíz que Hitnahlut, se refiere a la ubicación geográfica de cada una de las 12 tribus de Israel.

La militarización del término hitnahlut (asentamiento) comenzó después de 1967 por la OLP y el mundo árabe. Para el gobierno de Israel bajo Levi Eshkol, las comunidades recién establecidas fueron una consecuencia de puestos de avanzada militares que se habían creado con el claro entendimiento de que eran la primera línea de defensa entre Israel y sus enemigos. Pero 52 años después, nadie recuerda que Eshkol encabezó el gobierno laborista o que Israel hizo gestiones para la reconciliación inmediatamente después de la Guerra de los Seis Días. El único legado predicado por rabinos como el rabino Jacobs son las condenas a la «ocupación».

Naturalmente, el rabino Jacobs continúa haciendo eco del mantra de la izquierda que dice que «Estados Unidos está dando luz verde a los asentamientos y la expansión de los asentamientos». Esto también podría interpretarse como un primer paso para apoyar cualquier esfuerzo de anexión israelí «.

La interpretación de Jacobs caracteriza todo el conflicto árabe-israelí como territorial, ignorando sus fundamentos religiosos y, por lo tanto, todos los muchos ingredientes necesarios para que la paz se produzca. La relegación del conflicto solo a una cuestión de tierra es la razón por la cual todas las propuestas de paz del siglo pasado han sido rechazadas por los palestinos. La esencia del placebo de dos estados es la creencia que la paz llegará cuando haya dos estados viviendo uno al lado del otro. Pero la realidad es que la resistencia de la supervivencia judía-israelí se ha visto ensombrecida por la falsa noción árabe-palestina de estar «ocupados» y «despojados» de su verdadero destino por la supremacía ordenada religiosamente.

En consecuencia, Israel es el «opresor». El concepto palestino exige que la «ocupación» siga siendo la causa raíz de todos los problemas de la sociedad, autoimpuestos y de otro tipo, desde los problemas sociales y económicos hasta el terrorismo. El hecho de que la administración Trump decidió reconocer hechos históricos, que los límites de 1949 no eran ni sagrados ni una frontera permanente y siempre estaban sujetos a ajustes, se conoce desde hace más de cinco décadas. Esta realidad no cambiará sin importar cuán falsamente se describan los hechos en el campus o por el movimiento de Reforma.

Asaf Romirowsky es director ejecutivo de Scholars for Peace in the Middle East (SPME), miembro senior no residente del Centro BESA y miembro del Foro de Oriente Medio.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://besacenter.org/perspectives-papers/occupation-jewish-left/

 
Comentarios

El caracter mayoritariamente laico de los judios norteamericanos, les induce a no tener en cuenta otros factores que los estrictamente territoriales como bien recoge este artículo, a la hora de analizar las causas del conflicto arabo-israeli, dando asi lugar a conclusiones sesgadas y por ende a un diagnóstico equivocado en relacion a él . Triste resulta comprobar, como los enemigos de Israel se valen y se aprovechan de esa linea argumental, para llevar a cabo sus acusaciones difamátorias contra Israel, y justificar de paso, el boicot impuesto a es pais …de cierto, en ninguno otro colectivo mejor que en el conforman los judios estadounidenses, hallaran éstos elementos para mas «autorizados» y «convincentes»para sostener sus tésis , y amparar sus iniciativas inculpatórias respecto a Israel …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.