Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves abril 16, 2020
donativo

El Área del Triángulo en el «Acuerdo del Siglo»


Umm al Fahm. REUTERS/Ammar Awad

El «Acuerdo del Siglo» sugiere que un triángulo de comunidades árabes israelíes que fueron disputadas por Israel y Transjordania durante las negociaciones de armisticio de 1949 puede convertirse en parte del Estado de Palestina en el momento en que se establezca ese estado. Esta sugerencia ha aumentado la ira de los árabes y judíos israelíes que lo ven como un intento de «transferencia» de población, aunque no se requerirá que ningún residente que quede bajo la jurisdicción palestina abandone sus hogares. También es históricamente sospechoso, ya que depende de una lectura errónea de la historia de las negociaciones del armisticio.

El documento «Paz para la prosperidad», publicado por la Casa Blanca el 28 de enero de 2020, contiene una sugerencia para un área que denomina las «Comunidades del Triángulo»:

Las Comunidades del Triángulo consisten en Kafr Qara, Ar’ara, Baqa al-Gharbiyye, Umm al Fahm, Qalansawe, Tayibe, Kafr Qasim, Tira, Kafr Bara y Aquila. Estas comunidades, que en gran medida se autoidentifican como palestinas, fueron originalmente designadas para caer bajo el control jordano durante las negociaciones de la Línea del Armisticio de 1949, pero finalmente fueron retenidas por Israel por razones militares que desde entonces han sido mitigadas. La Visión contempla la posibilidad, sujeto al acuerdo de las partes, de que las fronteras de Israel se vuelvan a trazar de manera que las Comunidades del Triángulo se conviertan en parte del Estado de Palestina. En este acuerdo, los derechos civiles de los residentes de las Comunidades del Triángulo quedarían sujetos a las leyes y resoluciones judiciales aplicables de las autoridades pertinentes.

No es sorprendente que esta «visión» atrajera duras críticas, no solo de los árabes israelíes, sino también de judíos israelíes. La propuesta huele a un intento de «transferencia»; es decir, un intento de «deshacerse» de un número sustancial de árabes que poseen ciudadanía israelí.

Gran parte de la comunidad árabe-israelí se identifica como palestina, pero solo un porcentaje marginal de esa comunidad apoya activamente la lucha palestina en contraste con la retórica ardiente de sus representantes en la Knéset [Parlamento israelí].

Si la sugerencia estadounidense es o no bienvenida entre los árabes israelíes que viven en el «Triángulo», se basa en una lectura defectuosa de la historia.

Tan pronto como se firmó el acuerdo de armisticio con Egipto el 12 de enero de 1949, se hicieron arreglos para comenzar las negociaciones entre Israel y Transjordania. El proceso debía ser simple: cada país debía enviar una delegación a Rodas, donde las negociaciones se llevarían a cabo bajo la dirección de Ralph Bunche. El 1 de marzo, mientras el Ministerio de Exteriores y las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) estaban en proceso de negociación, el teniente coronel Moshe Dayan y Reuven Shiloah, uno de los asesores más experimentados y cercanos al ministro de Exteriores, Moshe Sharett, fueron enviados a Rodas.

Pocos días después del inicio de las negociaciones con Transjordania, el primer ministro israelí David Ben-Gurion recibió un mensaje personal del rey Abdullah diciendo que deseaba negociar los términos del armisticio con Israel en secreto y en persona. Insinuó que no podía confiar plenamente en su delegación en Rodas para negociar como quería.

El Rey le pidió al gobierno israelí que le enviara representantes a Shuneh, su palacio de invierno, no lejos de la costa oriental del Mar Muerto. Insistió en el secreto absoluto con respecto a la prensa, el público, los otros estados árabes y sus propios delegados en Rodas. Se acordó que las conversaciones en Rodas deberían continuar como una fachada.

Ben-Gurion instruyó al general Yigael Yadin (entonces Jefe de Operaciones en el Cuartel General de las FDI) y Walter Eytan, Director General del Ministerio de Exteriores, para reunirse con el Rey y llegar a un acuerdo directamente con él. Ambos habían estado involucrados en la negociación del armisticio con los egipcios en Rodas. (Se unió a ellos un joven oficial, Yehoshafat Harkabi, que se desempeñó como intérprete).

En el curso de los combates entre mayo y julio de 1948, la Legión Árabe cortó el camino de Wadi Ara, la conexión directa entre Tel Aviv y la Galilea, y se afianzó firmemente en las colinas que se alzaban al noroeste.

La delegación israelí tenía instrucciones de hacer todo lo posible para que la Legión Árabe se retirara al sureste de este camino y lo dejara en manos israelíes. Tal como estaba, la Legión tenía a las FDI en vilo en esa región, obligando al tráfico a moverse por rutas más largas e indirectas.

El gobierno israelí estaba preparado para pagar la recuperación de Wadi Ara, y se suponía que el precio sería alto. Sorprendentemente, el Rey acordó sin dudar en retirar sus tropas a varias millas al sureste.

Walter Eytan discutió ese notable desarrollo en su diario:

En ese momento me sorprendió que cediera tan fácilmente en un punto de tanta importancia para nosotros, cuando se debía dar cuenta de que podía exigir un alto precio a cambio, pero a medida que las conversaciones con él continuaron, comencé a entender (o creer que entendí) su enfoque. En toda el área de Wadi Ara no había una sola [ciudad] o aldea árabe importante. Había quizás seis u ocho aldeas, de las cuales la más grande era Umm-el-Fahm, y otras se llamaban Ara, Arara y nombres similares bastante desconocidos en el mundo exterior … Cuando regresamos a Jerusalén e informamos al Sr. Ben-Gurion y al Sr. Sharett, apenas podían creer lo que oían.

Para el Rey, que estaba ansioso por llegar a un acuerdo con Israel, el camino que su Legión había cortado conducía de la nada a la nada. En su opinión, en realidad no estaba perdiendo nada al concederlo, y podría valer la pena hacer un gesto hacia Israel.

Sin embargo, fue una historia completamente diferente cuando las dos partes llegaron a discutir el destino de tres ciudades árabes, Qalqilya, Tulkarem y Beit Guvrin, cuyos nombres eran bien conocidos en el mundo árabe.

El alto el fuego había dejado las dos primeras en manos de la Legión Árabe y la tercera en manos de Israel. Mientras que los israelíes estaban ansiosos por asegurarse la posesión de Tulkarem y Qalqilya; el Rey estaba igualmente ansioso por reclamar a Beit Guvrin.

El argumento israelí para tomar Tulkarem y Qalqilya era doble. Las ciudades estaban en manos de la Legión, pero las tropas de las FDI poseían sus alrededores inmediatos, incluidas sus estaciones de ferrocarril, que no estaban en el centro de las ciudades sino en sus límites occidentales. Las estaciones, que estaban en la línea ferroviaria principal de Israel desde Jerusalén y Tel Aviv a Haifa, estaban peligrosamente ubicadas a pocos metros de los puestos de la Legión Árabe.

El segundo argumento fue que los campos cultivados de las dos ciudades estaban en el lado israelí de la línea, entre las ciudades mismas y el mar. Bajo el armisticio, a nadie, militar o civil, se le permitía cruzar las líneas en ninguna dirección. Hacerlo provocaría enfrentamientos con las tropas israelíes y pondría en peligro el armisticio y las relaciones entre los dos países.

El Rey vio estos puntos y no discutió su validez, pero se mantuvo firme. Tenía una razón fundamental para no retirar la Legión Árabe de las dos ciudades. Eytan recordó su explicación de que «no podía permitir que se dijera en todo el mundo árabe que él, un rey árabe, había entregado a Tulkarem y Qalqilya a manos de los judíos». Entonces Tulkarem y Qalqilya permanecieron en el lado de Transjordania de la línea y Beit Guvrin en el lado de Israel.

Cuando llegó el momento de dibujar el mapa de las líneas del armisticio, el Rey llamó a un oficial británico, el teniente coronel Coade, quien completó esta tarea junto con Yadin. (Eytan relató que el grosor del lápiz azul que usaban para dibujar las líneas, incluso en un mapa grande, creó problemas más adelante).

El documento completo fue firmado por ambas partes y enviado a las delegaciones en Rodas, quienes lo incorporaron al acuerdo oficial de armisticio que se suponía que debían haber negociado.

El acuerdo se firmó el 3 de abril de 1949. Inmediatamente después, el rey Abdullah anexó Cisjordania y cambió el nombre de su país de Transjordania a Jordania.

Uno se pregunta si se examinó la historia del llamado «Triángulo» mientras se elaboraban los principios del «Acuerdo del Siglo». El documento afirma que «estas comunidades, que en gran medida se autoidentifican como palestinas, fueron designadas originalmente para estar bajo el control jordano durante las negociaciones de la Línea del Armisticio de 1949, pero finalmente fueron retenidas por Israel por razones militares que desde entonces han sido mitigadas».

De hecho, las líneas de armisticio con Jordania fueron el resultado de una intensa negociación con el rey Abdullah que condujo a un «acuerdo» territorial como un compromiso. Ese acuerdo dejó a Tulkarem y Qalqilya en manos árabes y el «Triángulo» en manos israelíes.

El paso del tiempo y las consideraciones demográficas podrían haber confundido un poco a los estadounidenses, aunque el Acuerdo del Siglo no está en ningún caso escrito en la piedra. Según Jared Kushner, el plan es un marco pragmático y está sujeto a modificaciones

Traducido por Aurora

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.