Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles agosto 10, 2022

Implicaciones del acuerdo de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos


Si bien la normalización entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel probablemente no sea el cambio de juego que algunos creen que es, sí reafirma un entorno regional cambiante. El acuerdo creará una nueva dinámica en tres niveles: nacional, regional e internacional. Espere que más piezas encajen en su lugar pronto a medida que otros países se adapten.

El anuncio que Israel y los Emiratos Árabes Unidos están normalizando las relaciones es menos  terremoto de lo que podría parecer, ya que Israel y varios estados del Golfo se han estado moviendo en esa dirección. El avance parece ser el resultado lógico de la trayectoria seguida por el Primer Ministro Benjamin Netanyahu y el Príncipe Heredero de los Emiratos Árabes Unidos, Muhammad Bin Zayed, que han tenido contactos diplomáticos secretos durante algún tiempo. Su acuerdo es el tercer acuerdo de paz entre Israel y un país árabe, después de Egipto (1979) y Jordania (1994). Creará una nueva dinámica en tres niveles: nacional, regional e internacional.

A nivel nacional, los líderes de los dos estados optaron por describir el acuerdo de manera diferente para reflejar sus diferentes audiencias. Los emiratíes enfatizaron que el acuerdo pospondrá la aplicación planificada de soberanía de Israel a partes de Cisjordania, haciendo que la normalización sea consistente con el apoyo a los palestinos. Los israelíes utilizaron el avance para desviar la atención de los problemas económicos y políticos locales, e incluso como punto de partida para una campaña electoral. Ambas partes coincidieron en que el acercamiento es un paso histórico que puede dar esperanzas reales a la región.

Dentro de los EAU, el sentimiento público ha sido en gran medida de apoyo, como era de esperar. Mientras que una generación más antigua de emiratíes creció con una visión dura de Israel, la causa palestina ha sido menos que un grito de guerra para los que llegaron a la mayoría de edad en el  Siglo XXI, es un momento de gran agitación regional. Entre los emiratíes más jóvenes, una visión más pragmática de Israel parece ser la norma, especialmente porque el imperialismo iraní y el Islam militante han asumido un papel más importante en la percepción de amenaza regional en la era posterior a los levantamientos árabes.

Más allá del nivel nacional, el anuncio tiene importantes implicaciones regionales. Turquía e Irán reaccionaron como era de esperar. El canciller iraní Muhammad Javad Zarif criticó el acuerdo durante su reciente visita al Líbano y lo describió como una puñalada por la espalda para el Líbano y otros países árabes. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenazó con cortar las relaciones diplomáticas con los Emiratos Árabes Unidos y cerrar su embajada por el acuerdo. La nueva alineación amenaza tanto a Irán como a Turquía y desafía sus políticas regionales.

Las reacciones de otros gobiernos locales han sido más mesuradas. Egipto, Omán y Bahrein expresaron su apoyo . Se espera que Bahrein sea ​​el próximo estado árabe en reconocer a Israel, y Omán ha abogado durante mucho tiempo por relaciones más cálidas. En 2018, el ministro de Estado de Relaciones Exteriores de Omán, Yousef bin Alawi bin Abdulla, especuló que «tal vez es hora de que Israel sea tratado de la misma manera que otros estados y también tenga las mismas obligaciones». Arabia Saudita ha guardado silencio sobre su relación con Israel, aunque se especula que el acuerdo con los Emiratos Árabes Unidos podría abrir la puerta para que los sauditas sigan su ejemplo.

A nivel internacional, las respuestas han variado entre apoyo e indiferencia. Un desarrollo a tener en cuenta es la rivalidad entre Estados Unidos y China en el Medio Oriente. Los detalles filtrados el mes pasado de un supuesto acuerdo entre Pekín y Teherán intensificaron las tensiones entre Washington y Pekín y Oriente Medio parece cada vez más un posible escenario de competencia entre las dos superpotencias. El acuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel, ambos aliados de Estados Unidos, podría interpretarse como  contrario al acuerdo entre Irán y China. Sin embargo, ambos países también disfrutan de relaciones avanzadas con China, y es poco probable que los líderes de cualquiera de los estados quieran antagonizar a Beijing. Independientemente, cualquier desarrollo que altere el panorama estratégico de Oriente Medio tendrá implicaciones a un nivel internacional más amplio, y las respuestas de los líderes de Estados Unidos, China y Rusia estarán atentas

Jonathan Fulton es profesor asistente de ciencias políticas en la Universidad Zayed en Abu Dhabi y miembro principal no residente del Atlantic Council. 

Roie Yellinek es estudiante de doctorado en la Universidad de Bar-Ilan, investigadora de doctorado en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos y académica no residente en el Middle East Institute.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

BESA

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.