Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes noviembre 29, 2021

El avance entre Marruecos e Israel: ¡Que empiece el cambio!

Con una relación que llega hasta el nivel de la civilización, este acuerdo es nada menos que trascendental


Una vista interior de la Sinagoga Lazama, la sinagoga más antigua de la mellah de Marrakech. (Michael Shmulevich)

El anuncio del rey Mohammed VI que Marruecos establecería relaciones diplomáticas con Israel, la cuarta decisión de un gobierno árabe en la misma cantidad de meses para normalizar los lazos con el estado judío, es más que una victoria en política exterior para la administración saliente de Trump, aunque es, de seguro, eso.

Es un avance de importancia histórica en múltiples niveles.

El país árabe con la comunidad judía más antigua y más grande – así como la diáspora judía más grande – ha optado por lazos políticos y económicos con el estado judío, hogar de alrededor de 1 millón de judíos de ascendencia marroquí.

El aliado más antiguo de Estados Unidos en la región está reabriendo relaciones con el aliado más cercano de Estados Unidos.

La monarquía continua más antigua del mundo árabe, la dinastía alauí, está vinculando su destino con la única democracia parlamentaria de Oriente Medio.

Y el rey Mohammed VI, presidente del Comité Al-Quds de la Organización de Cooperación Islámica, se está acercando en un gesto de paz a Israel, durante mucho tiempo el objetivo de la defensa política de ese comité.

En esta época de cambios en Oriente Medio, hay algo especialmente satisfactorio en la noticia de que Marruecos e Israel, que disfrutaron de relaciones públicas, pero de bajo nivel a mediados y finales de la década de 1990, volverán a y luego superarán esos lazos.

Ese algo se relaciona con la civilización, porque Marruecos y el pueblo judío han estado unidos y se han dado forma mutuamente durante milenios. Para reconocer ese hecho central de la identidad marroquí, los redactores de la nueva constitución del reino en 2011 incluyeron una referencia a las raíces judías (literalmente, «hebraicas») del país –  la única cita de este tipo en el mundo árabe. De hecho, es probable que sea la única referencia de este tipo en cualquier constitución nacional.

Viajar por Marruecos es navegar y volver a visitar la historia judía.

Es entrar en el mundo de los judíos bereberes, que prosperaron en las montañas del Atlas en los siglos antes de que el cristianismo y el islam llegaran al norte de África. Es maravillarse con la antigua sinagoga Ibn Danan en Fez y la sinagoga Slat al-Fassiyin bellamente restaurada en la misma ciudad; sentir la dolorosa pérdida de una comunidad que alguna vez fue vibrante al visitar Meknes; ver revivir la fe en la perseverancia de la comunidad en museos y sinagogas activas en Tánger, el animado mellah en Marrakech y, por supuesto, en Casablanca, donde ahora reside la mayoría de los judíos del país.

Es pasar un fin de semana en el Festival de Andalucía Atlántica en Essaouira, celebrando las tradiciones musicales judeo-árabes con artistas de Israel y de toda la cuenca mediterránea, estudiando la orgullosa historia judía de esta ciudad costera en la Casa de la Memoria, Bayt Dakira, y viendo cómo cobran vida la cooperación y el diálogo interreligiosos en el hijo nativo judío de Essaouira, André Azoulay, consejero del rey y del difunto rey Hassan II antes que él.

Es recorrer los pasillos uniformes de los renovados cementerios judíos de docenas de ciudades marroquíes, un proyecto gigantesco financiado por el Palacio y gestionado por el Secretario General del Conseil de la Communauté Israelite du Maroc, el Embajador Serge Berdugo, ex Ministro de Turismo – y conocer del Embajador Berdugo sobre el apoyo del Rey a restauraciones aún más ambiciosas de sinagogas y otros sitios, muchos de ellos ya no útiles para la disminuida población judía del país.

Es escuchar cómo durante la Segunda Guerra Mundial el entonces sultán Mohammed V, abuelo del actual monarca, protegió a los cientos de miles de judíos del país de las leyes antisemitas de la ocupación francesa de Vichy. “No hay judíos en Marruecos”, dijo a los colaboradores nazis. “Solo hay personas marroquíes”.

También es, por supuesto, escuchar sobre los disturbios mortales en varias ciudades marroquíes después del establecimiento de Israel, y los miles de judíos que huyeron en 1948-49, y luego nuevamente en respuesta a otras guerras árabe-israelíes en las décadas siguientes.

Es auditar una clase de hebreo en la bien equipada Narcisse Leven, una escuela diurna judía en Casablanca, para estudiantes que son en su mayoría musulmanes, o tener la oportunidad de dar una conferencia a los futuros líderes religiosos en la Academia Imam de Rabat sobre las similitudes entre el judaísmo y el islam.

Colegas del Comité Judío Estadounidense y yo hemos tenido el privilegio de tener todas estas experiencias en repetidas visitas a Marruecos durante los últimos 25 años. Una y otra vez, nos ha impresionado la vitalidad y la resistencia del país; una y otra vez hemos visto y alentado la comprensión del potencial de la cooperación marroquí-israelí.

Al anunciar su trascendental decisión al pueblo marroquí, el rey Mohammed enfatizó su compromiso con “la justa causa palestina”, una solución negociada de dos estados al conflicto israelí-palestino y la preservación del “estatus especial” de Jerusalén. También habló de “los lazos especiales que unen a la comunidad judía de origen marroquí, incluso en Israel”, con el soberano marroquí. Lo que no dijo directamente, pero lo que se entiende ampliamente, es que este monarca – el llamado Comandante de los Fieles, responsable del bienestar de todos los creyentes en su reino – ahora, al interactuar con Israel, se ha otorgado una influencia única para promover las causas que él defiende.

Si asume esta responsabilidad con la misma sensibilidad que ha caracterizado su cuidado de la comunidad judía y el patrimonio de su país, toda la gente de la región le debe su gratitud. Es posible que la época de cambios apenas esté comenzando.

SOBRE EL AUTOR

Jason Isaacson es el director de política y asuntos políticos del Comité Judío Estadounidense.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://blogs.timesofisrael.com/the-moroccan-israeli-breakthrough-let-the-game-changing-begin/

 
Comentarios

Conviene no perder de vista, que el establecimiento de relaciones diplomaticas entre el reino de Marruecos y el Estable de Israel, es futo de un «cange» y no de una iniciativa emprendida por las autoridades (lease el rey) marroquies , lo cual nos tiene que inducir, a atemperar las espectativas que algunos euforicamente se atreven ya a hacer …EE UU reconoce la soberania marroqui sobre el Sahara occidental ¿¿?? (la cual no obedece a ninguna razon de carater histórico ni consiguientemente de legitimidad aquirida) y en cambio, Marruecos accede a entablar relaciones plenas con Israel …un simple intercambio de intereses «trueque» entre una potencia dominante, y un socio prioritario para ella, por razones estratégicas …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.