Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles abril 21, 2021
donativo

Arabia Saudita contra la Hermandad Musulmana


Una disputa sobre el papel de la religión en el gobierno constituye la principal brecha en el mundo del Islam sunita. Esta controversia también define los dos campos principales en ese mundo con respecto a los países occidentales en general e Israel en particular.

La Hermandad Musulmana se estableció en Egipto en 1928 para dedicarse a tres objetivos: luchar contra la ocupación británica de Egipto, luchar contra la influencia de la cultura occidental en las sociedades islámicas (especialmente en lo que respecta al estatus de la mujer) y trabajar por la implementación de ley de la sharia en los países islámicos.

Hassan Banna, el fundador del movimiento, difundió sus ideas en los países islámicos a través de conferencias que organizó en las que el Mufti de Jerusalén, Hajj Amin Husseini, era un orador habitual. Dondequiera que se adoptaron las ideas de la organización, sus miembros comenzaron a luchar contra los ocupantes extranjeros. Más tarde, sus propagandistas comenzaron a referirse a los propios líderes musulmanes como miembros de una «ocupación extranjera» si no guardaban los mandamientos del Islam o aplicaban la ley sharia. La doctrina de la Hermandad Musulmana dice que es permisible, incluso obligatorio, emprender la yihad contra tales líderes, incluso si son musulmanes de nacimiento. Se insta a los creyentes a rebelarse contra los gobiernos y sus funcionarios si no respetan los preceptos del Islam.

En 1932, cuatro años después de la fundación de los Hermanos Musulmanes, el reino saudí fue establecido en la Península Arábiga por su primer monarca, Abdul Aziz ibn Saud. Desde el principio, este reino se basó en una alianza entre la familia real y varias familias de eruditos religiosos que sostuvieron sobre bases islámicas que debido a que los gobernantes gobiernan por la gracia de Dios, está prohibido que los ciudadanos se opongan a ellos. Como los eruditos religiosos sauditas afirman que continúan el camino de al-salaf al-salih ( «los justos padres fundadores del Islam»), su perspectiva religiosa se conoce como salafiyah .

El apoyo de los eruditos religiosos al gobierno a veces llega a extremos asombrosos. Por ejemplo, un libro saudí titulado La relación entre el gobernante y el súbdito  establece que si un gobernante hace sufrir a un ciudadano, ese sufrimiento proviene de los pecados del ciudadano contra Dios, y depende del ciudadano arrepentirse y liberarse de la sufrimiento que el gobernante ha impuesto. En otras palabras, el gobernante es el brazo largo de Alá, y la visión de Alá del ciudadano se manifiesta en el trato que el gobernante da a ese ciudadano. Esta noción refleja la fuerte alianza en el reino saudí entre el gobierno y los eruditos religiosos que han puesto la religión al servicio del gobierno.

Mientras que el pensamiento islámico de los Hermanos Musulmanes es revolucionario, el pensamiento religioso saudí sirve y afianza el orden político existente. Debido a que no hay forma de tender un puente entre estos modos de pensar, siempre están en tensión aguda.

Los siguientes hechos reflejan la lucha entre las dos partes en los últimos años:

  • A mediados de 2012, Muhammad Morsi, de los Hermanos Musulmanes, fue elegido presidente de Egipto. Un año después fue depuesto por su ministro de Defensa, Abdel Fattah Sisi, quien más tarde fue elegido presidente y permanece en ese cargo hoy. El gobierno de Sisi ilegalizó a los Hermanos Musulmanes y lanzó una lucha total contra sus activistas. Cuando Sisi derrocó a Morsi en 2013, Riad lo respaldó y canalizó miles de millones de dólares a sus agotadas arcas como compensación por el corte de la ayuda estadounidense por parte del presidente Barack Obama, cuya administración apoyó a la Hermandad.
  • El liderazgo de Qatar apoya a organizaciones vinculadas a la Hermandad como Hamas, tanto financieramente como a través de la propaganda (especialmente a través de Aljazeera). Esta es la razón principal por la que Arabia Saudita, y los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein a su paso, rompieron los lazos con Qatar. La brecha ha continuado durante tres años.
  • Los lazos de Arabia Saudita con Israel, que han existido durante un tiempo considerable, se basan (entre otras cosas) en su apoyo a la lucha de Israel contra Hamas y la Jihad Islámica, ambos engendrados por la Hermandad Musulmana.
  • El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, defiende el enfoque revolucionario de los Hermanos Musulmanes y, por lo tanto, apoya a Hamas en Gaza, la Hermandad en Egipto y el gobierno islamista en Libia. Erdogan causó un gran daño a la imagen de Riad al revelar lo que le sucedió al periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul en octubre de 2018.

El 10 de noviembre, el Consejo Saudita de Investigadores Mayores emitió un fallo religioso ( fatwa ) que decía:

Cualquier cosa que socave el apoyo a los líderes musulmanes, como difundir dudas y pensamientos [malvados] o establecer grupos organizados que expresen lealtad [a entidades distintas al gobernante] o cosas similares, está prohibido según el Corán y la tradición. A la cabeza de estos grupos, de los que advertimos, está la Hermandad Musulmana, una organización desviada que se basa en la lucha y la guerra contra los líderes, sembrando conflictos en los países, alterando la armonía social en ellos y retratando a las sociedades islámicas como heréticas. Desde la fundación de esta organización, no ha estado interesada en la fe islámica ni en el estudio del Corán y la tradición; sólo se ocupa de tomar el poder. Por lo tanto, la historia de esta organización está llena de maldad y contienda, y ha engendrado grupos terroristas radicales que han propagado la corrupción en países y poblaciones, incluidos crímenes de violencia y terror bien conocidos en todo el mundo. Todo esto deja en claro que la Hermandad Musulmana es una organización terrorista que no representa al Islam pero persigue sus propios fines partidistas que chocan con nuestra elegante religión. Se esconde detrás de la religión y trabaja en su contra a través del faccionalismo, la incitación, la violencia y el terror. Se debe advertir a todos que no se unan a las filas de esta organización y que no se identifiquen con ella. incitación, violencia y terror. Se debe advertir a todos que no se unan a las filas de esta organización y que no se identifiquen con ella por la incitación, violencia y terror. Se debe advertir a todos que no se unan a las filas de esta organización y que no se identifiquen con ella.

Este documento articula claramente la profundidad de la enemistad y el odio entre el gobierno saudí y las organizaciones de los Hermanos Musulmanes y sus partidarios, en particular Turquía y Qatar, a pesar  que ambas partes son musulmanes sunitas. Ese odio explica por qué los grupos de la Hermandad como Hamas y la Jihad Islámica recurren al Irán chiíta para ayudarlos en su lucha contra Riad y sus aliados. Teherán es muy consciente de la ruptura en el Islam sunita y se complace en ayudar a estos grupos, fortaleciendo así la coalición contra su némesis común, Arabia Saudita. Por eso Irán da refugio a los líderes de al-Qaeda, que también tuvo sus orígenes en la Hermandad Musulmana.

Esta es una versión editada de un artículo publicado en Makor Rishon el 1 de diciembre de 2020.

El teniente coronel (res.) Dr. Mordechai Kedar es investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Se desempeñó durante 25 años en inteligencia militar de las FDI especializándose en Siria, discurso político árabe, medios de comunicación árabes, grupos islámicos y árabes israelíes, y es un experto en la Hermandad Musulmana y otros grupos islamistas.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.