Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 24, 2021
donativo

Mansour Abbas y la libanización de Israel


El Movimiento Islámico en Israel es una rama de la Hermandad Musulmana, el invernadero ideológico que generó organizaciones como Hamas, al-Qaeda, ISIS y varios otros grupos yihadistas sunitas que rechazan el derecho de Israel a existir. Darle al Movimiento Islámico un sello de aprobación kosher coloca a Israel en el mismo camino destructivo pisado por el Líbano desde que Hezbollah se convirtió en parte de ese país.

La lucha política en Israel ha llegado a un punto muerto porque los actores no se centran en cuestiones e ideología, sino en consideraciones personales, sectoriales, faccionales y partidistas. Los intereses nacionales han sido relegados al margen del discurso político en lugar de ocupar el lugar que les corresponde en las preocupaciones de los partidos. Un indicio de ello es la total ausencia del tema palestino en el discurso público y político que acompañó a las elecciones, como si el problema se hubiera resuelto hace mucho tiempo.

Este estado de cosas recuerda mucho el proceso vivido por el Líbano desde su independencia en 1943 hasta el presente. Lo que destruyó “la Suiza del Medio Oriente” y la hizo caer en los brazos de Hezbolá e Irán fue la elección de los políticos —cristianos, drusos y musulmanes sunitas— de subordinar el interés nacional a los intereses personales y sectoriales. Sacrificaron al país en el altar de sus propias carreras deslegitimando a los oponentes y cuidando a sus familiares y asociados. Lo peor de todo es que pasaron 40 años reconciliándose con la presencia de Hezbollah como organización militar, luego aceptaron su entrada en la arena política e incluso formaron coaliciones políticas con el grupo terrorista islamista.

Cualquiera que haya estado siguiendo la política israelí en los últimos años, y particularmente en los últimos meses, no puede escapar de la triste impresión que la experiencia libanesa se está repitiendo en Israel. Los partidos se establecen y dirigen a nivel personal, y los políticos se deslegitiman entre sí a nivel personal sin siquiera una mínima preocupación por el bienestar del país. Lo peor de todo es que todos, tanto de derecha como de izquierda, están ansiosos por recibir la ayuda del Movimiento Islámico, cuya ideología se centra en la eliminación de Israel como estado judío y democrático. La organización ni siquiera intenta disimular esta aspiración.

El Movimiento Islámico en Israel es una rama israelí de la Hermandad Musulmana, el invernadero ideológico que engendró a Hamas, al-Qaeda, ISIS y otros grupos yihadistas sunitas que ven a Israel como un país fundamentalmente ilegítimo que debería ser borrado del mapa. Incluso la Rama Sur, que ha estado representada en la Knesset desde 1996, se convirtió en parte de la legislatura israelí para poder influir en la política y la población de Israel en la dirección que desee. Lo que está sucediendo hoy, la transformación de los Hermanos Musulmanes en un partido legítimo, es la realización del sueño del Movimiento Islámico y una victoria de su estrategia: dominar el sistema político israelí mientras se explota sus debilidades, que se derivan de la influencia personal y sectorial. y conflictos de facciones entre sus actores principales.

La derecha y la izquierda israelíes tienen la misma culpa de este proceso. Están llevando a Israel por un camino similar al que puso fin al Líbano como país fundado como un refugio para la minoría cristiana en medio de la mayoría musulmana de Oriente Medio. La necesidad de tal refugio fue una conclusión a la que llegaron los cristianos después del genocidio armenio durante la Primera Guerra Mundial.

La similitud entre el caso libanés e Israel es escalofriante. El Estado de Israel fue fundado para renovar la soberanía del pueblo judío en su tierra ancestral. La guerra de supervivencia de Israel contra el mundo islámico tiene sus raíces en el hecho que el Islam no lo considera un estado legítimoEl Islam ve al judaísmo (como al cristianismo) como un din batal —una religión falsa— y a los judíos no como un pueblo, sino como un conjunto de comunidades religiosas pertenecientes a los muchos pueblos del mundo entre los que han vivido durante sus 1.900 años de exilio. El Islam también ha visto a la Tierra de Israel como una parte integral de la «Casa del Islam» desde la conquista musulmana.

El día en que escuchemos al diputado árabe Mansour Abbas renunciar a estas creencias islámicas y decir ante las cámaras, junto con todos los miembros de la Knesset de su partido, que cree que el judaísmo es un din hak  (una religión verdadera); que el pueblo judío existe y tiene derecho a un estado en su patria ancestral  y que Jerusalén es la capital histórica y eterna del pueblo judío, entonces, y solo entonces, seremos capaces de considerar al Movimiento Islámico como un grupo legítimo con el que se puede formar una coalición en el Estado judío. Pero las posibilidades que el Movimiento Islámico haga tal declaración, aunque sea falsamente, son nulas.

Todas las consignas endulzadas que se han transmitido a los medios de comunicación durante los últimos meses, como «se ha producido un profundo cambio interno en el sector árabe», «los jóvenes árabes piensan diferente», «son totalmente israelíes en su manera de la vida ”,“ quieren integrarse a la sociedad y al estado ”,“ quieren dejar de ser espectadores y entrar en la arena política ”, cada uno de ellos pretende cubrir la desnudez de los políticos y su desinterés en rescatar al sistema político de la crisis en la que lo ha sumido. Si quisieran, podrían solucionar el problema muy rápidamente: renunciando a las consideraciones personales y sectoriales que los orientan y actuando en nombre del interés nacional. Pero no: prefieren, en cambio, depositar sus esperanzas en un movimiento cuyo objetivo es erradicar a Israel como un estado judío y democrático.

Uno no debe quedar impresionado por los trajes y corbatas de los diputados del Movimiento Islámico, su impecable hebreo, sus títulos académicos y las consignas que expresan. El Movimiento Islámico en Israel no ha renunciado a su objetivo final, la destrucción de Israel como estado judío, y todo lo que ha hecho desde que ingresó a la Knesset se ha orientado hacia el momento en que los judíos sionistas cuyas ambiciones personales y disputas políticas lo conviertan en casher. han paralizado su capacidad para poner al país en primer lugar.

Esta es una versión editada de un artículo que apareció en Makor Rishon  el 30 de marzo de 2021.

***El teniente coronel (res.) Dr. Mordechai Kedar es investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Se desempeñó durante 25 años en la inteligencia militar de las FDI especializándose en Siria, el discurso político árabe, los medios de comunicación árabes, los grupos islámicos y los árabes israelíes, y es un experto en la Hermandad Musulmana y otros grupos islamistas.

Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni.com por Dori Lustron

https://besacenter.org/perspectives-papers/mansour-abbas-and-the-lebanonization-of-israel/#.YIKei-4zapo

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.