Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes septiembre 21, 2021

El fracaso de Israel al no reconocer el genocidio armenio es indefendible


Muchos de los líderes de Israel han reconocido públicamente el genocidio armenio en varios momentos a lo largo de la historia de Israel. Pero como nación, el estado judío se ha negado a hacer esto.

Esta semana, israelíes y judíos de todo el mundo reconocen y recuerdan a los seis millones de judíos que fueron asesinados bárbara y cruelmente en el Holocausto a manos de los nazis. Pero solo unos días después del Día del Recuerdo del Holocausto (Yom HaShoah), cae otro día del recuerdo del genocidio: el Genocidio Armenio. El 24 de abril es el día oficial en memoria del genocidio armenio que conmemora a más de un millón de armenios asesinados a manos de los turcos otomanos. Sin embargo, en Israel, este día podría pasar sin que la mayor parte del país se dé cuenta.

A pesar de la historia de Israel y el trauma colectivo de la limpieza étnica y los pogromos contra los judíos de los estados árabes y, por supuesto, el Holocausto, Israel no ha reconocido el genocidio armenio , ni pone énfasis en educar sobre el genocidio armenio. De hecho, la Knesset no ha reconocido el genocidio armenio en repetidas ocasiones debido a varios intereses políticos, en una vergonzosa demostración nacional de fracaso moral.

Muchos de los líderes de Israel han reconocido públicamente el genocidio armenio en varios momentos a lo largo de la historia de Israel. Pero como nación, el estado judío se ha negado a reconocer el genocidio por temor a la reacción de Turquía, un estado que históricamente ha sido un aliado clave para la seguridad de Israel. Hoy, la relación con Turquía ha cambiado debido a la marcada hostilidad del presidente turco Tayyip Erdogan hacia Israel. Sin embargo, Israel aún no ha reconocido el genocidio armenio.

En 2018, la diputada Tamar Zandberg propuso un proyecto de ley para abordar esta brecha, pero el proyecto de ley fue cancelado debido a la oposición del gobierno. En 2019, muchos líderes gubernamentales pidieron a Israel que reconociera el genocidio armenio, incluido Yair Lapid de Blue and White y Gideon Saar del Likud, pero la votación se retrasó y finalmente se canceló, nuevamente, debido a la falta de apoyo del gobierno (coalición). Este fracaso político en 2020 en los temas más básicos es simplemente inconcebible.

El 24 de abril de 1915 es conocido internacionalmente como el comienzo del Genocidio Armenio. Pero la campaña asesina de los turcos comenzó muchos años antes, en la década de 1890, bajo el mando del sultán Abdul Hamid, cuyo liderazgo supervisó el asesinato de 100.000-300.000 armenios.

El 24 de abril, los turcos se redoblaron y lanzaron una campaña de limpieza étnica contra los cristianos armenios, más espantosa de lo que el mundo jamás había visto. Comenzaron arrestando y asesinando a 250 intelectuales armenios y continuaron con la Ley Tehcir. A los armenios les robaron sus propiedades y pertenencias y fueron deportados en masa. Fueron enviados a marchas de la muerte al desierto sirio en condiciones inhumanas, y mujeres y niñas fueron violadas y esclavizadas. Los que sobrevivieron fueron enviados a campos de concentración, ejecutados o abandonados para morir. Casi 50.000 armenios fueron arrojados al Mar Negro y abandonados para que se ahogaran. Entre 1914 y 1918, entre 1 y 1,5 millones de armenios fueron asesinados por los turcos otomanos, los predecesores directos de la Turquía moderna, en el mayor genocidio racial de la historia (en ese momento).

A diferencia de Alemania, Turquía y los líderes turcos se han negado rotundamente a reconocer el genocidio armenio en absoluto, incluso oprimiendo a los ciudadanos turcos que reconocen públicamente el crimen contra la humanidad. Hasta la fecha, no se ha reconocido ni se ha reparado al pueblo armenio por lo que muchos historiadores ven como un precursor del Holocausto. Se dice que incluso el propio Hitler dijo en 1939: “¿Quién, después de todo, habla hoy de la aniquilación de los armenios?”
Imagínese si los principales perpetradores del Holocausto nunca fueran capturados por sus crímenes, y eso, para colmo de males, el Estado de Alemania negara por completo que el Holocausto hubiera ocurrido. Imagínese si, en cambio, Alemania castigara a cualquiera que dijera lo contrario y amenazara con poner fin a las relaciones diplomáticas con las naciones que reconocieron el Holocausto.

Además de esto, supongamos que Alemania también tuviera un largo y rico historial de destrucción de evidencia concreta de que el Holocausto alguna vez ocurrió para sofocar la disidencia interna. Esto es exactamente lo que ha hecho el estado moderno de Turquía, y eso en sí mismo debería ser un crimen, al igual que la negación del Holocausto es un crimen en Alemania hoy.
LOS LÍDERES DE ISRAEL desde el momento de su fundación en 1948 han llevado consigo la solemne obligación y promesa de asegurar que “Nunca más” sea una realidad. Es una promesa que nosotros, como pueblo, reafirmamos esta semana con Yom HaShoah, recordando a los seis millones de judíos que fueron asesinados por los nazis. Pero parte de asegurar que nunca significa nunca es reconocer cómo es el genocidio.

Algunos de los líderes de Israel ya lo han hecho, como el presidente Reuven Rivlin, quien durante mucho tiempo ha pedido tal reconocimiento, declarando en 2015: “Fue … uno de mis hermanos mayores, quien dijo 25 años antes del Holocausto que si no advertimos contra qué está pasando con los armenios, ¿qué pasará después cuando intenten hacérnoslo…? Hay un dicho que dice que los nazis usaron el genocidio armenio como algo que les dio permiso para hacer realidad el Holocausto … ‘Nunca más’ pertenece a cada uno de ustedes, a todas las naciones “.
Es hora de que los líderes de Israel ejerzan un verdadero liderazgo y, como estado, reconozcan el genocidio armenio. Para el Estado de Israel, el Estado judío, no reconocer el genocidio armenio es uno de los mayores fracasos simbólicos del Israel de hoy.
Hay algunas líneas sobre las que ningún interés político debería estar arriba. Uno de ellos es sin duda el reconocimiento del Holocausto, que casi todas las naciones hacen hoy, pero otro es el reconocimiento del genocidio armenio, que muchos países no reconocen. Parte del desafío histórico de Israel al reconocer el genocidio armenio es la falta de claridad moral en el resto de la comunidad internacional sobre este tema, lo que le da a Turquía más poder para “castigar” a los estados que reconocen el genocidio.
En varios puntos de la historia de Israel, este puede no haber sido un botón que Israel pudiera presionar solo, sin un riesgo existencial. Pero la supervivencia de Israel no depende de lo que Turquía y su actual dictador Erdogan piensen de Israel hoy, y es hora de que las tácticas de intimidación de Turquía sean universal e inequívocamente rechazadas por todas las naciones. Por el mundo y por Israel: reconozcan ahora el genocidio armenio.

Emily Schrader es la directora ejecutiva de Social Lite Creative e investigadora del Instituto de Tel Aviv.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.