Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado junio 5, 2021

El antiguo y amargado liderazgo de Mahmoud Abbas


La decisión del líder de la Autoridad Palestina de cancelar efectivamente las elecciones, mientras se salva de una apuesta arriesgada, agrava una situación volátil que enfurece tanto a los palestinos como a Hamás.

En una grabación filtrada recientemente, se escuchó al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, lanzar una serie de insultos al mundo: “[obscenidad] China, [obscenidad] Rusia, [obscenidad] Estados Unidos y [obscenidad] todos los árabes”. Sorprendentemente, Israel estuvo ausente de la alineación inclusiva. También se informó a principios de abril que Abbas había rechazado una llamada del secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, pidiendo que tal llamada provenga de la Oficina Oval. Tales incidentes, junto con la creciente tensión en Jerusalén y el retraso indefinido de las elecciones palestinas, exponen una frustración latente entre los palestinos y son señales alarmantes de una tormenta que se avecina.

A lo largo del año pasado, una serie de acontecimientos regionales, junto con la falta de expectativas realistas y la intransigencia tradicional palestina, causaron una profunda frustración entre los políticos palestinos y la población en general. El plan de “Paz para la prosperidad” en Oriente Medio, los Acuerdos de Abraham y una profunda crisis financiera han creado más amargura y resentimiento. El anuncio mal concebido de las elecciones palestinas de enero pasado fue en gran parte un intento de eludir lo que parecía ser un estancamiento palestino nacional, regional e internacional.

Sin embargo, desde el principio, pesadas sombras de duda ya acechaban la promesa de elecciones palestinas. Los palestinos legítimamente cínicos y los observadores externos dudaban de que las elecciones palestinas tuvieran lugar realmente debido al conflicto no resuelto entre Fatah y Hamás. Además, con el agresivo esfuerzo regional encaminado a la inmovilización política completa de la Hermandad Musulmana encabezada por los Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Arabia Saudita, estaba claro que los principales patrocinadores regionales no veían con buenos ojos las elecciones que tenían una alta probabilidad de dar a Hamás con más poder. Esta seria consideración incluso fue comentada por la Casa Blanca, que también expresó su comprensión de antemano si la Autoridad Palestina decidió no celebrar elecciones. En otras palabras, poco después de que Abbas anunciara las elecciones y su objetivo de unir las filas palestinas, muchos estuvieron de acuerdo en que se estaba poniendo una trampa.

La decisión de Abbas de cancelar efectivamente las elecciones mientras se salva de una apuesta arriesgada solo agrava la situación, ya que una vez más la Autoridad Palestina establece expectativas que no tiene forma de cumplir. Hamás ya condenó la decisión y la declaró un “golpe”. La única forma en que la Autoridad Palestina puede evitar el descontento popular y la falta de apoyo es, una vez más, canalizando la ira acumulada contra Israel y afirmando que la negativa de Israel a permitir que los residentes árabes en el este de Jerusalén voten es el motivo de la cancelación. “¡No hay elecciones sin Jerusalén!” gritó Abbas. El hecho de que todo este episodio tenga lugar durante el mes sagrado del Ramadán, y su efecto amplificador de los sentimientos religiosos y nacionales, solo ha empeorado la situación, lo que ha provocado la ira y la violencia palestinas en Jerusalén.

Abbas cometió una serie de errores. Anunció elecciones en un momento imposible, no logró crear la atmósfera política necesaria para que tales elecciones ocurrieran, luego las canceló y se equivoca al no preparar a una nueva generación de jóvenes líderes palestinos para tomar el control. Al hacerlo, está arriesgando aún más lo que quede de la causa palestina que ya no es una prioridad árabe más amplia. Su manera de desafiar su enojo contra “China, Rusia, Estados Unidos y todos los árabes” muestra un liderazgo viejo y amargado que no tiene agenda política, visión ni herramientas, salvo la confianza en la ira y las protestas masivas inflamadas. Este riesgo se ve agravado por los devastadores efectos económicos de la pandemia de coronavirus. Desde el brote del año pasado, los ingresos por turismo, comercio y transformadores se desplomaron a sus niveles más bajos desde la Segunda Intifada. Las Naciones Unidas informaron que COVID-19 les ha costado a los palestinos entre el 7 y el 35% de su PIB y el desempleo ha aumentado alrededor del 30%. Los efectos económicos se sienten principalmente en la economía informal.

La creciente popularidad de la causa palestina y el aumento del sesgo antiisraelí en las organizaciones internacionales de derechos humanos, además del establecimiento de la política exterior en Washington, no mejora las cosas. Las crecientes voces occidentales que cantan odas al victimismo palestino solo pueden potenciar las tendencias más negativas y destructivas de la sociedad palestina. No se espera que ese comportamiento irresponsable de los supuestos guardianes del orden internacional cambie en el corto plazo; de hecho, es probable que empeore

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.