Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes junio 7, 2021

Hamas está socavando la soberanía de Israel en Jerusalén


El líder de Hamas, Ismail Haniyeh. (Fuente de la imagen: Consejo de la Federación de la Asamblea Federal de la Federación de Rusia)

Hamas ha ampliado el alcance de su «chantaje de extorsión» desde Gaza para incluir la política israelí en Jerusalén. Esta peligrosa tendencia es tristemente instigada por la oficialidad israelí y gran parte de los medios de comunicación.

Érase una vez (aunque no hace tanto tiempo), Hamas se contentó con amenazar a Israel por sus incursiones militares en Gaza.

Ya no.

Frente a la debilidad crónica de Israel, ha vinculado cada vez más el ejercicio de la soberanía israelí en Jerusalén a su amenaza de «represalia». El jefe de Hamas, Ismail Haniyeh, el exjefe Khaled Mash’al, y el comandante militar de la organización, Muhammad Deif, han amenazado con un alboroto si Israel lleva a cabo un desalojo por mandato judicial de familias árabes en el barrio de Sheikh Jarrah en Jerusalén o permite la marcha del desfile del Día de Jerusalén en la ciudad vieja. Los diputados árabes israelíes Ahmad Tibi y Esawi Freij han seguido su ejemplo.

El “fraude de extorsión” de Hamas se extiende ahora a los asuntos de Jerusalén, al igual que los “fraudes de protección” árabes beduinos en Israel se extendieron hace muchos años a otras partes del país.

Este peligroso desarrollo no es de extrañar. Los enemigos tienden a explotar las debilidades y divisiones de sus enemigos y Hamas (y Fatah) no son excepciones a esta regla. Después de años de ataques aéreos deliberadamente inofensivos contra objetivos terroristas en Gaza en respuesta al lanzamiento de cohetes y al lanzamiento de globos incendiarios contra centros de población israelíes, estos grupos terroristas difícilmente podrían actuar de otra manera.

Lo que es particularmente inquietante, si no francamente peligroso, es la forma en que la burocracia israelí y la mayoría de los medios de comunicación incitan a la expansión de esta extorsión al ejercicio de la soberanía israelí en Jerusalén.

En una noticia publicada por el Jerusalem Post , se nos dice que «el jefe del distrito de Jerusalén de la policía de Israel, Doron Turgeman, suplicó que la ruta del desfile de banderas, que generalmente pasa por la Ciudad Vieja de Jerusalén, se desvíe en medio de las recientes tensiones en aumento». ¿Qué mejor evidencia podría haber de que las amenazas de Hamas están funcionando cuando el jefe de policía a cargo de hacer cumplir el estado de derecho de Israel en Jerusalén admite estar acobardado?

Si había alguna duda que Hamas estaba ganando, tres días después el comandante Eli Levi, portavoz de la policía de Israel, dijo a Radio del Ejército que “si la policía identificara un aumento en la probabilidad que transeúntes inocentes resulten heridos como resultado de los judíos subiendo al Monte del Templo, por supuesto, reevaluaremos nuestros planes «.

Al escuchar a Turgeman y Levi, los matones de Hamas (y Fatah) saben muy bien qué hacer para arruinar las celebraciones del Día de Jerusalén: herir a «transeúntes inocentes» atacando, por ejemplo, a los judíos que rezan diariamente en el Muro de los Lamentos (Muro Occidental). Un brazo de la policía intenta sofocar la violencia mientras que el otro la fomenta.

Hamás también puede contar con el apoyo de la clase dirigente legal para su estafa extorsionista. Según la radio pública de Israel, el fiscal general Avichai Mandelblit pedirá personalmente al tribunal que posponga su próxima sesión sobre el desalojo de los inquilinos árabes de las tierras de propiedad judía en Sheikh Jarrah, programada para el Día de Jerusalén, debido a las tensiones actuales en la ciudad. Tal intervención es muy inusual en un caso civil en el que el gobierno no es parte, y Mandelblit debe darse cuenta que su desviación del procedimiento legal correcto no solo indica la politización de la rama legal de Israel, sino que también ofrece a Hamas (y Fatah) una clara victoria.

Por ahora, tampoco es sorprendente que ex miembros de alto rango del establishment de seguridad de Israel, que probablemente reflejan gran parte del pensamiento actual de las FDI, se encuentren entre los principales defensores de la rendición a la extorsión palestina y al gobierno de la mafia. David Tzur, un ex Comandante de la Unidad de Contraterrorismo, instó a «cambiar la ruta del desfile de su plan actual», mientras que el General de División. (res.) Amos Gilad sugirió «reevaluar el Desfile de Banderas; eliminaría cualquier cosa [del programa] que pudiera provocar algún tipo de fricción», advirtiendo que «podría encender un barril de pólvora», una metáfora trivial que se suele evocar pero rara vez se materializa.

La mayoría de los medios de comunicación israelíes están encantados de asegurarse  que esta pronunciada disposición a acobardarse ante la violencia, algo que el movimiento sionista, especialmente el laborista, ha ridiculizado durante mucho tiempo como un comportamiento del galut (Diaspora)  clásico , pero que se refleja cada vez más en los funcionarios israelíes y las instituciones que controla —Se transmite alto y claro tanto al público israelí como a sus enemigos mortales, Hamas y Fatah. (Se puede suponer con seguridad que hay voces que instan a la aplicación de la soberanía israelí incluso a un costo, pero apenas se transmiten en la mayoría de los medios de comunicación).

El gobierno tampoco debe ser absuelto de responsabilidad por esta peligrosa tendencia. Sin duda, las burocracias generalmente tienden a asegurar la tranquilidad actual mientras ignoran las implicaciones adversas a largo plazo de este apaciguamiento; y esto incluye a los líderes de las FDI, cuya voluntad de luchar ya no puede darse por sentada. Sin embargo, esto difícilmente puede exonerar al liderazgo político de deshacerse de su política de apaciguamiento de larga data y declarar clara y fuerte que así como Israel ha preservado el derecho a la oración y la congregación de los residentes musulmanes de Jerusalén, debe garantizar el derecho de otros residentes a participar en sus rituales. el día de Jerusalén.

Y, por supuesto, el gobierno debe reunir la voluntad, y la fuerza si es necesario, para actuar sobre esta afirmación. Porque la aplicación de la soberanía de Israel en Jerusalén es un bien público que ciertamente es reconocido por la población judía de la ciudad, y probablemente (a juzgar por el verdadero alcance de la violencia árabe) también por la mayoría silenciosa de sus residentes árabes.

El Prof. Hillel Frisch es profesor de estudios políticos y estudios de Oriente Medio en la Universidad de Bar-Ilan e investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos.

 

Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni.com por Dori Lustron

BESA

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.