Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes octubre 22, 2021

Ataca a Hamas donde realmente duele

El gobierno no debe seguir engañándose a sí mismo acerca de su capacidad para negociar acuerdos que pasan por encima de la cabeza de Hamas. Es hora de trasladar la guerra contra los gobernantes de Gaza al campo de batalla económico.


El polvo sobre las ruinas de Gaza no ha tenido la oportunidad de asentarse y los medios israelíes ya están hablando sobre el «mecanismo», no el que destruirá a Hamas, el grupo terrorista que controla la Franja de Gaza, sino el que permitirá la transferencia continua de fondos al enclave costero sin que caiga en manos de Hamas.

Los fondos asignados por los gobernantes de Gaza se han destinado a la fabricación de los 4.360 cohetes disparados contra Israel durante la Operación Guardián de los Muros y los 100 kilómetros (62 millas) de túneles subterráneos destruidos por las FDI durante los combates, y parece que no hemos aprendido nada.

La verdad es simple: el dinero transferido a la Franja de Gaza no se puede controlar. No por organizaciones internacionales cuyos funcionarios responden a Hamas, no por organizaciones benéficas, ya que su infraestructura es una parte integral de Hamas y la simpatía del público por él, y ciertamente no por la Autoridad Palestina, que no tiene ningún poder sobre la Franja.

¿Cuándo entenderemos que todo el dinero que entre en Gaza llegue a los objetivos militares de Hamas?

Israel ahora debe informar a Qatar y a los países europeos que si quieren apoyar a los palestinos empobrecidos en Gaza, son más que bienvenidos a enviar tantos contenedores de comida, medicinas, ropa, juguetes, libros de texto, muebles, etc. como quieran. ¿Quiere pagar el combustible y la electricidad? Excelente. Pero quédate con el dinero en efectivo. Los dólares en efectivo solo compran municiones e Israel ya no lo permitirá en Gaza.

Una organización terrorista tiene un talón de Aquiles: una pierna está arraigada en el mundo de los ataques terroristas, pero la otra pierna está arraigada en el mundo legítimo. Un grupo terrorista no puede pagar a operativos sin bancos, comunicarse sin medios tecnológicos u operar en general sin abogados y contadores.

Cuando Israel destruye los depósitos de armas de Hamas y demuele edificios enteros que sirven como cuarteles generales, se ve expuesto a constantes críticas y presiones internacionales para detener los combates. Pero sigue perdiendo las opciones legítimas de acción, a saber, sofocar financieramente a la organización.

El público israelí espera que el gobierno libere una campaña financiera contra el terrorismo y agote sus recursos, pero 360 millones de dólares en efectivo qatarí cada año demuestran que el gobierno israelí no está sincronizado consigo mismo.

Hamás es ante todo una empresa financieraLos miles de cohetes que ha desarrollado, los misiles que compró, la ciudad subterránea que excavó, los estipendios pagados a los terroristas y sus familias, todo cuesta más de mil millones de dólares. El soborno pagado a Hamas por fingir calma va más allá de la pérdida de la dignidad nacional pero, como ha demostrado la Operación Guardián de los Muros, es un suicidio de seguridad fronterizo.

El gobierno no debe seguir errando en ilusiones sobre arreglos sobre la cabeza de Hamas. Una vez finalizada la operación, debemos iniciar y trasladar la guerra a líneas económicas. Sí a las donaciones, pero no en efectivo. No debemos disolver los logros militares de la operación. Si no secamos el huevo del terrorismo ahora, perderemos la próxima guerra.

El gobierno no debe seguir engañándose a sí mismo acerca de su capacidad para negociar acuerdos que pasan por encima de la cabeza de Hamas. Ahora que la lucha sobre el terreno ha concluido, debemos trasladar la guerra al campo de batalla económico. Las donaciones a Gaza son bienvenidas, pero no en efectivo. No debemos perder la oportunidad de aprovechar al máximo los logros militares. Si no conseguimos secar ahora el pantano del terrorismo, perderemos la próxima guerra

Nitsana Darshan-Leitner
Nitsana Darshan-Leitner es la fundadora del Centro de Derecho Israelí Shurat Hadin, que lidera la lucha legal contra el financiamiento del terrorismo.

Israel Hayom

Traducido para Porisrael.org  y Hatza

 

dhasheni.com por Dori Lustron

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.