Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes octubre 22, 2021

El error de Occidente


Los judíos no pagaremos el error de Occidente al asumir una perturbadora tibieza en relación a Hamás y la Jihad. Ningún embargo de armas dictado por observadores parciales y malintencionados dejará a Israel desarmado ante las hordas que lo desprecian y amenazan. Simplemente eso no puede ocurrir, hay fabricantes de armas en muchas partes del mundo y si Hamás se puede armar veladamente, también nosotros, los judíos, si nos vemos forzados a ello, lo haremos. Por lo tanto esa no es la solución, el viejo desprecio resucitado no es la solución. Occidente teme por sus propios musulmanes, y ¡él   sí que ha sido colonialista y está pagando el precio por ello al albergar en sus entrañas a los descendientes de quienes antaño fueron parte del poder  francés o inglés de ultramar!  La historia antisemita de Francia llevó, recordemos, al affaire Dreyfuss, de modo que podemos considerar al país un pionero del odio.

            Occidente, exceptuando algunos países del Este que no dudan en admirar y hacerle costado a Israel, desvaría y cree que la balanza que se inclina hacia los musulmanes integristas es la que pesará el futuro. Una y otra vez los jihadistas perderán la batalla. De hecho no le conviene a nadie el triunfo de Hamás y sí, en cambio a todos nos haría un gran bien que por fin los palestinos aceptaran un compromiso realista. Mientras eso no ocurra deberemos prepararnos para la guerra, cada vez más sutil y tremenda, como se vio en la última contienda.  Se cierne sobre nosotros, cubriéndonos como una tormenta oscura, un mañana complejo. Pero estamos mejor pertrechados que nunca para defendernos y la determinación de Israel crecerá a medida que sus enemigos se tornen de más en más impacientes. Está prohibido el cansancio y el desánimo. Hay un viejo dicho hebreo que me enseñó un amigo en Jerusalén y que, si entonces consideré exagerado, hoy comprendo mejor: al taamin be-goim afilu tishim shaná ba-keber. ´´No creas a ciertos goim ( pueblos, que eso significa esa palabra) incluso noventa años después de que hayan entrado en su tumba.´´ Tiene razón  considerando  lo que algunos países de Europa,  que sufren el malestar de una falsa compasión ,  revelan a la luz de sus brotes antisemitas y antisonistas.

            Para ellos es fácil negar y despreciar, lo han hecho muchas veces antes. En cuanto al embargo de armas a Israel, que también promueve el señor Sanders, es una solución absurda.  A la cabeza de todos nuestros enemigos está Irán, y ya vemos lo difícil que es decirles a los iraníes que dejen de pensar en la bomba o en los misiles de largo alcance. Ahí también se equivoca Occidente y ahora, otra vez, América. Irán no aporta al mundo más que odio y discordia.¿ Por qué deberíamos facilitarle la vida a un régimen despótico? ¿Por qué tendríamos que soportar que una tribu de viejos fanáticos y locos alimente con dinero y armas a grupos de chiítas repartidos en el Oriente Medio? Por ganar no ganan ni ellos mismos. Pero el juego de lo siniestro no acaba nunca, sigue activo para recordarnos que no podemos dormirnos ni pecar de ingenuos. Pensemos en lo peor, en algún momento lo mejor llegará por sí mismo. Y estaremos allí para festejarlo.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.