Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 24, 2021

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU no es humano ni correcto

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU reemplazó a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en 2006. Desafortunadamente, el cambio de nombre no fue seguido por un cambio de actitud


Consejo de Derechos Humanos en Ginebra. Wikipedia

El nombramiento por parte del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas de una comisión especial para investigar las acciones israelíes durante la última guerra en la Franja de Gaza parece confirmar el escepticismo con el que esa organización es sostenida por muchas personas en América del Norte y Europa.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU reemplazó a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en 2006. Desafortunadamente, el cambio de nombre no fue seguido por un cambio de actitud.
La concentración obsesiva en Israel a expensas de muchos otros países donde los derechos humanos son realmente violados de manera flagrante no es competencia exclusiva del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, sin duda. La ONU en general tiende a dedicar más tiempo a Israel que a cualquier otro país. El Consejo de Derechos Humanos (y su predecesor, la Comisión de Derechos Humanos) han dedicado más tiempo a Israel que a Siria, Irán y Corea del Norte juntos. 
Una mirada superficial a la lista de países que votaron a favor del nombramiento de una comisión tan especial provocaría carcajadas en cualquier individuo decente. Entre ellos se encuentran campeones mundialmente conocidos de los derechos humanos como China, Cuba, Rusia, Bolivia, Pakistán, Bangladesh, Libia y Venezuela. De hecho, la abrumadora mayoría de los países que votaron a favor de la resolución son países autoritarios o estados con un sistema democrático parlamentario deficiente.
Lo absurdo  que un Consejo de Derechos Humanos vote a favor de una resolución contra una democracia parlamentaria que se defiende de una organización terrorista totalitaria que pide su destrucción es alucinante. El hecho que tal democracia parlamentaria sea un estado miembro de la Organización de las Naciones Unidas solo agrava el absurdo.
Israel es el único país del mundo cuya legítima existencia soberana es cuestionada, entre otros por Hamas, que pide abierta y explícitamente su total eliminación. En lugar de condenar sin reservas un llamamiento tan flagrante a la destrucción de un estado miembro de la Organización de las Naciones Unidas, el Consejo de Derechos Humanos decide investigar qué hizo Israel para defenderse de los ataques masivos con cohetes desde centros civiles de Gaza dirigidos intencionalmente a su poblacion civil. . Además, según la resolución en cuestión, Israel debería ser investigado más ampliamente, incluso por sus acciones dentro del propio Israel.
El giro orwelliano en esta historia es bastante notable: una combinación de estados autoritarios y democracias deficientes han resuelto investigar la única democracia parlamentaria en el Medio Oriente, un país dotado de un poder judicial independiente y una prensa libre.
La redacción de la resolución está tan descaradamente sesgada en contra de Israel que uno se pregunta por qué se debería nombrar una comisión especial cuando Israel ya es declarado culpable. Incluso para el Consejo de Derechos Humanos, una resolución tan sesgada parece extraordinaria.
El hecho  que haya sido presentado por Pakistán y la Delegación Palestina ante las Naciones Unidas solo muestra la intención que hay detrás: no investigar, sino castigar.
El legendario ministro de Relaciones Exteriores de Israel, el difunto Abba Eban, dijo una vez que si países hostiles a Israel presentaban una resolución ante la ONU que estipulaba que la Tierra era plana, solo una minoría de países se opondría.
El derecho internacional es demasiado importante para dejarlo en manos de instituciones que se burlan de él. Para que el derecho internacional se tome en serio, debe formularse, interpretarse y aplicarse con seriedad. 
El Consejo de Derechos Humanos no es un ser humano ni un derecho. Ha hecho una parodia del derecho internacional. En lugar de concentrarse en los violadores de los derechos humanos, ha decidido llamar su atención obsesiva a Israel. Esta vez, se ha superado a sí mismo. Suficiente es suficiente. Ha llegado el momento en que el Consejo de Derechos Humanos deje de existir, en beneficio de los derechos humanos y el derecho internacional.
El escritor es profesor en la Facultad de Ciencias Políticas, Gobierno y Asuntos Internacionales de la Universidad de Tel Aviv.
Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni.com por Dori Lustron
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.