Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo septiembre 26, 2021

Judíos en Irán. Revolución Islámica. Vivir bajo la opresión.


Judios Persas. Wikipedia

La presencia de judíos en Irán, hoy República Islámica de Irán, data de casi 2.700 años y se remonta a las épocas del exilio que sufrió el pueblo judío con la destrucción del primer Templo de Jerusalén, aproximadamente en el año 586 a.e.c. Luego de la destrucción del Primer Templo, a manos del Rey Nabucodonosor II, los judíos marchan al exilio a Babilonia en calidad de esclavos. Permanecen allí aproximadamente 70 años y el que era gobernante de Persia (actual Irán) Ciro El grande, emite un decreto permitiendo el retorno de los judíos a Israel. Pero una gran cantidad de judíos quedaron en Persia y ese es el origen histórico de la presencia de judíos en esas tierras. Recordemos que Babilonia era una provincia del Imperio Persa en aquella época, por eso cuando la historia relata el exilio a Babilonia, se refiere al Imperio Persa.  Las tumbas de Esther y Mordejai están en Persia, precisamente en Hamadan y el profeta Daniel está enterrado cerca de Samarcanda. Persia fue el lugar donde el malvado Hamán quiso exterminar al pueblo judío.

En el siglo VII de la era común, después de la aparición del Islam, los árabes conquistan ese territorio persa y los judíos dejan de tener los mismos derechos  que otros habitantes, en pocas palabras pasan a vivir como habitantes de segunda clase. Esto sucede en el año 642 de la era común aproximadamente. La historia sigue su curso y ese territorio pasa a ser conquistado por los mongoles de Genghis Khan en el siglo XIII que marca la conquista de Asia Central y Persia. La presencia de los mongoles en esos territorios mejoró la calidad de vida de los judíos en Persia y podían también practicar libremente su creencia. Pero en el año 1501 e.c., la dinastía Safávida toma el poder y cambian las reglas de juego en estas tierras ya que esta dinastía adopta el islam chiita como religión oficial y los judíos empiezan a ser discriminados. Esta dinastía dura desde el año 1501 hasta el año 1736 . Si bien en un primer momento esta dinastía Safávida era sunita, con el tiempo cambiaron hacia el islam chiita. Es importante señalar que Irán profesa el Islam chiita y  la mayor parte de sus habitantes son de origen persa, aunque también existen personas de origen azerí, kurdos, turcomanos, balochis, etc. El nombre de Persia fue cambiado a Irán en el año 1935.

En el año 1925 Reza Shah Pahlavi (padre) fue declarado el nuevo Shah y se instala la dinastía Pahlevi. Este Shah era simpatizante de la Alemania Nazi y es sucedido por su hijo Mohammad Reza Pahlavi, quien fue líder de Irán desde el 16/9/1941 hasta el 11/2/1979 cuando fue derrocado por la Revolución Islámica. La Revolución Islámica entroniza en el poder al nuevo líder Ruhollah Khomeini. El Shah Mohammad Reza Pahlavi emprendió la verdadera modernización de Irán y no era religioso, sino que tenía una tendencia laica y durante la Segunda Guerra Mundial colaboró con los aliados. Reconoció al Estado de Israel en el año 1960.

Se estima que hacia el inicio de la Revolución Islámica del año 1979, había aproximadamente 80.000 judíos viviendo en Irán en un estado de libertad y sin ningún impedimento para profesar su fe ni desarrollar sus tareas como ciudadanos iraníes judíos.

La Revolución Islámica cambia total y radicalmente la situación y se expresa con una ceguera de odio y violencia y la instalación de un estado teocrático islámico chiita en el cual empiezan las persecuciones y matanzas de los que ellos consideraban enemigos. Se instala un verdadero régimen de terror en el cual uno de los ejemplos que expresaba el odio del nuevo régimen hacia Occidente es la toma de la Embajada de los Estados Unidos de Norteamérica, manteniendo a  las 52 personas que se encontraban en dicha sede como rehenes durante 444 días.

Irán vive a partir de esa Revolución Islámica una época de persecuciones, odio, delaciones, encarcelamiento  y ejecución de disidentes y enemigos. Occidente pasa a ser el gran enemigo y Estados Unidos de Norteamérica el Gran Satán. Por supuesto que Israel pasa también a ser enemigo declarado de Irán por el solo hecho de ser aliado de Occidente y según los líderes islámicos “por estar ocupando una tierra que no les pertenece”. En pocas palabras, la ceguera total y la muerte empiezan a campear en Irán. La sola expresión de una idea contraria a la Revolución Islámica y al cercenamiento de las libertades acarreaba la prisión y la muerte de los que se expresaran en ese sentido.

Quiero hacer una referencia a que en los años anteriores a la Revolución Islámica existía un líder importante de la Comunidad Judía de Irán, cuyo nombre era Habib Elghanian ( 5/4/1912 – 9/5/1979) y que era además, un importante empresario y filántropo. Era el propietario de “Plasco Car“, que era la compañía más importante de manufactura de plástico del Medio Oriente, además de las empresas  North Plastic, North Pipe, General Electric Refrigerator y Profile Aluminum,  además de ser accionista de otras empresas. Tenía en muchas empresas socios musulmanes con quienes tenía una excelente relación.  Construyó la Torre Teherán Home en la capital de Irán que fue la primera torre de ese tipo, un edificio de 17 pisos. Esta torre se incendió en Enero del año 2017 y mueren allí 75 personas. Después de la Revolución Islámica esas empresas fueron tomadas por el nuevo gobierno, o sea expropiadas,  y actualmente no subsiste ninguna de ellas. El Sr. Elghanian tenía constituido un fondo de ayuda a los estudiantes pobres  para que puedan seguir estudios universitarios, ya sean judíos o islámicos, etc. Además hacía donaciones semanales a clérigos islámicos que venían a sus oficinas para recibir las mismas.

Cuando estalló la Revolución Islámica, Elghanian se encontraba en EE.UU. por viajes de negocios y su familia le pide que no vuelva a Irán por las inseguridades que se estaban viviendo,  incluso desde el año 1978, pero no escucha el pedido de su familia porque no podía creer que él podía correr peligro y vuelve a Irán previa escala del vuelo en Tel Aviv. Al llegar a Teherán es encarcelado el 16/3/1979, juzgado el 8/5/1979, acusado de ser enemigo de la Revolución Islámica y espía de Occidente y fue finalmente fusilado el 9/5/1979. Demás está decir que el juicio fue una farsa total y duró solamente 20 minutos.

No fue el único judío asesinado por la Revolución Islámica. La historia registra al menos otros 14 judíos iraníes fusilados, cuyos nombres no fueron oficialmente comentados por los familiares por temor a que ellos mismos puedan sufrir cárcel y ejecuciones.

En el año 1999, 12 judíos iraníes fueron encarcelados acusados de ser espías israelíes.

La Revolución Islámica es en realidad un régimen no solamente oscurantista, sino asesino y enemigo declarado de Occidente y de Israel. Acerca de Israel proclama permanentemente que “Israel va a desaparecer de la faz de la tierra “ y ello expresa sus intenciones indudables de destruir ese Estado.

La Revolución Islámica siempre se encarga de decir que ellos no tienen nada contra los judíos, y que existe una libertad de culto y que los judíos pueden profesar su culto libremente. La Revolución Islámica está contra el sionismo y el Estado de Israel y no contra los judíos, eso es lo que expresan las autoridades de la Revolución Islámica. Realmente un régimen de asesinos  oscurantistas. Ya sabemos que cuando se hace una diferencia entre sionismo y judaísmo, en realidad se odia al judío, por mas que se diga otra cosa.

Es cierto que existen aproximadamente 20 sinagogas en Teherán y aproximadamente 6 carnicerías kosher, pero no menos cierto es que esa comunidad de judíos no expresan su simpatía hacia Israel ni hacia el sionismo porque ello implicaría su encarcelamiento u otro tipo de destino. Los judíos que viven en Irán están en buenos términos con sus vecinos islámicos pero se cuidan especialmente de no hablar de política. Además estar en contacto con países extranjeros puede ser sospechoso. Los judíos que están en Irán tienen “casi un discurso oficial” al manifestar que el problema entre Irán e Israel es un problema de gobiernos, no un problema de islámicos y judíos.  También las autoridades islámicas ponen en duda el “Holocausto”. Tal es el cuidado y temor que tienen los judíos en Irán, que cuando EE.UU mató a Qasem Soleimani, que era Comandante de la Fuerza Quds (fuerza de élite de la Guardia Revolucionaria) el 3/1/2020 una delegación de judíos presidida por el rabino Yehuda Gerami se dirigió al gobierno de Irán a presentar sus condolencias y también a los familiares de Soleimani. Este rabino incluso hizo una diferencia también entre judaísmo y sionismo. Así están las cosas en Irán con los judíos.

Actualmente la comunidad judía en Irán se estima en 7.000 personas. Viven con la elección de seguir su judaísmo y esconder cualquier simpatía hacia el sionismo y hacia Israel. Para salir del país hace falta una visa de las autoridades iraníes. En el parlamento iraní están representadas las religiones minoritarias. Tienen 5 representantes distribuídos así: 1 para cristianos asirios, 1 para cristianos caldeos, 1 para cristianos armenios ,1 para el zoroastrismo y 1 para los judíos. No deja de ser un circo que no significa otra cosa que vivir sometido a las autoridades islámicas, porque de lo contrario les espera un destino fatal.  Si llegara a estallar una guerra entre Irán e Israel, creo que el destino de los judíos en Irán sería totalmente incierto por decirlo delicadamente. La Revolución Islámica quiere lograr lo que el malvado Hamán quiso hacer, pero no logró. Tampoco lo logrará, porque AM ISRAEL JAI (El pueblo judío vive) y los que quieren exterminar al pueblo judío pasarán a ser una página más de la historia así como le pasó al malvado Hamán.

DR. ALBERTO RUSKOLEKIER

Periodista- Escritor-Analista Internacional.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.