Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo octubre 24, 2021

Heidegger. Nazi, fascista y antisemita ilustrado.


Escribir acerca de Martìn Heidegger (1889-1976) ,  filósofo alemán importante del siglo XX es abordar no solamente su filosofía que influyó  en el mundo entero, sino que es inevitable bucear en la oscuridad de su humanidad o mejor dicho , en su falta de humanidad . Creo que muchas veces es inexplicable como la inteligencia para pensar sobre temas profundos, puede convivir también con pensamientos oscuros y atroces  y una falta de ética y humanidad en ese mismo ser humano.

 

Heidegger, escribió  “Ser y Tiempo “ (Sein und Zeit) en el año 1927 , y es un  libro que influyó sin dudas en el pensamientos de otros filósofos, como ser los existencialistas en el cual hace una indagación acerca del sentido del Ser. Me permito en este artículo, entrar en el verdadero ser de Heidegger y su oscuridad que muchos pensadores heideggerianos trataron de ignorar o incluso de ocultar a pesar las innumerables pruebas al respecto. Me refiero concretamente que Heidegger era un nazi fascista, antisemita y admirador de Hitler y negacionista del genocidio judío del holocausto.  Voy a referirme con pruebas históricasy probar  que Heidegger era fascista incluso antes de la llegada de Hitler al poder el 30/1/1933 en Alemania. Heidegger fue designado Rector de la Universidad de Friburgo en el año 1933 (cargo que ocupó 12 meses aproximadamente)  donde pronuncia un discurso que revela su postura fascista y se afilió al partido nazi al poco tiempo de la  llegada de Hitler al poder.

Heidegger nunca se desafilió del partido nazi ni tampoco hizo un mea culpa por dicha afiliación ni siquiera después de la finalización de la Segunda Guerra Mundial ni se pronunció tampoco condenando  el Holocausto ni los campos de exterminio nazis.

Quiero dejar establecido para los lectores que Hitler llega al poder en Alemania en Enero de 1933, y el primer campo de concentración fue establecido en Dachau (16km. al noroeste de Munich) en Marzo de 1933 y cerrado en Abril de 1945. O sea, que admirar a Hitler era no solamente estar de acuerdo con sus pensamientos, sino también con sus acciones. Nadie,   ni siquiera Heidegger podía desconocer la existencia de ese Campo de Concentración en Dachau, que fuera abierto 6 años antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial  (1/9/1939) .

El 2/10/1929, en Friburgo, Alemania, Heidegger escribe una carta dirigida a Víctor Schwoerer, uno de los directores de la Notgemeinschaft der deutschen Wissenschaft (el mayor organismo para la organización de la investigación científica alemana de la época), a fin de conseguir una beca para el entonces alumno suyo Eduard Baurngarten. Esta carta fue encontrada por el invesigador alemán Ulrich Sieg en el archivo de Karlsruhe  (Generallandesarchiv Karlsruhe)  y es una revelación formidable acerca del antisemitismo y antijudaísmo que animaba a Heidegger. Esta carta fue escrita cuatro años  antes de la llegada de Hitler al poder en Alemania. En uno de sus párrafos dice textualmente…..

”…………….o que yo podía sugerir sólo indirectamente en mi informe quisiera expresarlo aquí de modo más claro: se trata en todo esto nada menos que de la inaplazable reflexión acerca del hecho de que estamos puestos ante la alternativa de o bien dar a nuestra vida espiritual alemana fuerzas y educadores verdaderamente enraizados en nuestro suelo o dejarla abandonada a la CRECIENTE JUDAIZACION  en el sentido amplio y estricto del término.”

No cabe ninguna duda acerca del pensamiento antisemita de Heidegger expresado más que claramente en esta carta,  y que para él, dicho  pensamiento y cultura  judía eran un cuerpo extraño que podía contaminar el pensamiento alemán, alejándolo de su esencia. En pocas palabras, la creciente judaización era un problema para Alemania , según Heidegger.

Quiero destacar además,  un  párrafo del discurso que Heidegger pronuncia el 27/4/1933 cuando asume como Rector en la Universidad de Friburgo que dice así :

“…………….el mundo espiritual de un pueblo no es una superestructura cultural como tampoco un arsenal de conocimientos y valores utilizables sino que es el poder que más profundamente conserva las fuerzas de su raza y de su tierra………………”

El concepto, raza, tierra y pueblo son los  valores de esa “alemanidad “ que Heidegger considera divina, a punto tal que el filósofo opina que es Alemania la heredera espiritual en Occidente de la cultura de la Grecia antigua, y que el idioma alemán es el adecuado para la transmisión de dicha cultura .¿ Que otra cosa es este pensamiento, sino el fascismo de la raza superior elevada hacia el destino que espera a  Alemania y que está llamada a forjar?. Heidegger se afilia al partido Nacional Socialista cuatro días mas tarde de la pronunciación de este discurso en la Universidad de Friburgo.

Es cierto que Heidegger no fue el único intelectual alemán nazi y fascista, sino que estaba inscripto en una corriente en la cual también estuvieron Kant, Hegel, Fichte, Schopenhauer, Marx, Nietzsche,etc.,  incluso Martín Lutero  (padre del Protestantismo en el siglo XVI) era un monte agustino  antisemita aberrante, pero ello no  exculpa a Heidegger en absoluto . En definitiva era muy importante el compromiso intelectual de Heidegger con el nazismo.

Heidegger también escribió 34 apuntes llamados Cuadernos Negros o Schwartze Hefte (en alemán) o Black Notebooks (en inglés). Estos cuadernos negros debían su nombre al color negro de sus tapas enceradas y fueron escritos entre el año 1931 y 1976. Los primeros 14 Cuadernos Negros fueron publicados en el año 2014 y abarcan desde los años 1931 hasta 1941. En los Cuadernos Negros se revelan una vez más cometarios antisemitas que confirman lo antedicho por el que escribe este artículo.

Peter Trawny (Gelsenkirchen, 1964) profesor en la Universidad de Wuppertal y fundador y director del Instituto Martin Heidegger, perteneciente a la misma institución es especialista en la obra de Heidegger  y ha sido editor de diversos volúmenes de la Obra Completa de este autor, entre ellos los Cuadernos negros. También es autor de estudios sobre la obra de Ernst Jünger y Hannah Arendt, entre otros. El Sr. Peter Trawny publicó en el año 2016 el libro “El Heidegger Secreto y los Judíos”. En entrevistas que le fueron realizadas manifiesta públicamente que es innegable la manifestación del antijudaísmo y antisemitismo de Heidegger en los Cuadernos Negros.

Heidegger en el año 1941 escribe acusando a los judíos de “calculadores” y que ellos conspiran para dominar el mundo. Casi una réplica de los Protocolos de los Sabios de Sión. La verdad  es que a pesar de su lenguaje encriptado y muchas veces complejo para descifrar,  Heidegger era un antisemita  filosófico, o sea un antisemita que llevó el antijudaísmo a extremos filosóficos. Podríamos decir que no era cualquier antisemita, sino un antisemita ilustrado filosófico.

Cuando termina la Segunda Guerra Mundial, Heidegger fue sometido a un período de “desnazificación “ por los aliados y  no tiene ninguna palabra acerca del holocausto , de los campos de exterminio ninguna palabra de arrepentimiento de sus pensamientos ni su afiliación al partido Nacional Socialista. No tener una sola palabra de condena al Holocausto del pueblo judío es una manera de negar el genocidio y hacer invisibles a los responsables. Más aún, manifiesta que él no tiene nada que reprocharse. Solamente manifiesta su dolor por la derrota de Alemania a manos de los rusos y los americanos y expresa  que si bien los judíos murieron, también lo hicieron los alemanes. Esas declaraciones infames  confirman una vez  más sus posturas nazis y antisemitas sin ningún lugar a dudas y  demuestran que no era un antisemita coyuntural o de ocasión sino un antisemita concientizado y convencido de ello. Basta de tratar de exculparlo y justificar su antisemitismo y nazismo como un pecado de juventud, ya que  cuando Heiddeger se afilia al partido Nacional Socialista,  tenía 44 años y no era un joven adolescente. Basta de mentiras, Heidegger  era un nazi con todas las letras y totalmente convencido de su pensamiento.

Fue discípulo de un filósofo judío, Edmund Husserl (1859-1938) a quien cita en la dedicatoria de su libro “Ser y Tiempo” en el año 1927 en   la primera edición, pero luego en la segunda edición oculta esa dedicatoria. Husserl se encuentra desolado cuando  observa a través del tiempo como Heidegger ignora la amistad que los había unido en años anteriores. Husserl incluso fue echado de la Universidad  de Friburgo por un decreto antisemita del 14/4/1933 a pesar que cuando fue expulsado ya estaba jubilado desde el año 1928, o sea 5 años antes de su expulsión. Lo que expone una vez mas la brutalidad nazi y fascista que se ensañaba con los judíos también en dicha Universidad de Friburgo.

De lectura importante es la obra del filósofo chileno Victor Farías autor del libro “Heidedgger y el Nazismo “ ) quien  también describe a Heidegger en un artículo del 10/9/1989 de El País,  como un antisemita y antijudío sin ninguna duda. Farías estudió en la Universidad de Friburgo y fue discípulo de Heidegger. En el  artículo del 10/9/1989  de Victor Farías, él manifiesta textualmente acerca de Heidegger¨    “él no era un nazi biologista pero sí un nazi de espíritu….”.

Defensores a ultranza de Heidegger esgrimen en su defensa tratando de demostrar que no era antisemita, con el hecho que la filósofa judía Hanna Arendt fue su amante . Es verdad que Hanna Arendt cuando era estudiante de filosofía y tenía 17 años conoció a su profesor Heidegger que tenía 35 años y fueron amantes desde el año 1924 hasta el año 1926 y que Heidegger estaba casado. También es cierto que si bien Hanna Arendt se va de Alemania , sigue escribiéndose con Heidegger hasta un año antes de su muerte, o sea hasta el año 1976. Hanna Arendt estuvo detenida por la Gestapo, pero no se conoce ninguna acción de Heidegger para evitarlo.  De hecho, cuando Hanna Arendt se marcha hacia Heidelberg, el filósofo tiene una relación amorosa fugaz de amante con otra mujer judía llamada Elisabeth Blochmann. Pero ¿La relación de amante con una mujer judía, puede ser la excusa para exonerar a Heidegger de su antisemitismo? Evidentemente que ello no es posible. Acaso ¿Pueden los impulsos  emocionales ser racionales? Mi respuesta es que no . O sea, pudo convivir en Heidegger ese nazifascismo y ello no era obstáculo para tener una mujer judía como Hanna Arendt u otra  como amante. Para Arendt, Heidegger fue el amor de su vida, pero para Heidegger , Hanna Arendt era una mujer más en su vida.

La búsqueda primordial que los seres humanos deben realizar es encontrar la humanidad que debe vivir dentro del ser humano. Evidentemente, Heidegger no encontró ni  buscó ese humanismo dentro de su ser. Heidegger estaba lleno de oscuridad.  Los narcisistas y los que se creen superiores, suponen que están más allá de su humanidad y no tienen que arrepentirse de nada. Precisamente Heidegger fue el prototipo de esas personas. Es cierto que su legado filosófico continúa para muchas personas, pero el legado fundamental que la humanidad debe conocer que su legado real , fue uno de oprobio que oscurece y mancilla cualquier destello de brillo filosófico que pudo haber albergado. Como sabiamente escribió Elie Wiesel, sobreviviente de los campos de concentración, “nos dejaron sin dejar rastro, y nosotros somos ese rastro”. El autor de este artículo es   parte también ese rastro,  que quiere dejar no solamente rastro del pueblo judío, sino alumbrar el pasado ominoso de Martín Heidegger. Quise develar estas realidades para que no exista indiferencia ante los horrores que con su postura o su silencio cometen ciertos intelectuales, porque la indiferencia nunca puede ser una respuesta adecuada para edificar un mundo más humano para todos.

 

Dr. ALBERTO RUSKOLEKIER

Periodista-Escritor-Analista Internacional

Julio 30, 2021

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.