Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes diciembre 7, 2021

El gobierno del ‘cambio’ de Teherán


A diferencia de su predecesor, Ebrahim Raisi es un incondicional del campo radical, está en un vínculo absoluto con el ayatolá Ali Khamenei y está dispuesto a sacrificar a su propia gente para lograr sus objetivos expansionistas.

Los ciudadanos iraníes no contuvieron la respiración colectiva la semana pasada cuando el nuevo presidente, Ebrahim Raisi, hizo su juramento de lealtad y asumió el cargo. Independientemente, ninguno de ellos tenía ninguna expectativa del “carnicero de Teherán”, quien como fiscal jefe de Teherán hace muchos años, y luego como ministro de Justicia, ya había demostrado su influencia enviando a miles de jóvenes iraníes a la muerte por expresar su disensión contra el régimen.

Los iraníes están desesperados, pero su desaliento, por ahora, simplemente los ha llevado a aceptar su situación y aún no ha provocado protestas masivas o rebelión contra el régimen del ayatolá que gobierna el país con mano de hierro. La mayoría de ellos simplemente están tratando de sobrevivir el día en un esfuerzo desesperado por proporcionar una existencia básica para ellos y sus familias. Ha habido una grave escasez de alimentos y otros productos básicos en el país desde hace bastante tiempo. El coronavirus ha vuelto a asomar la cabeza, y en los últimos días han enfermado un récord de 37.000 personas.

Para empeorar aún más, el país también está lidiando con cortes de energía generalizados e interrupciones en el suministro de agua. Es increíble presenciar un país rico en petróleo y que quiere convertirse en una potencia nuclear, incapaz de proporcionar electricidad y agua a su gente. Este, sin embargo, es el resultado obvio en un país gobernado por un régimen dictatorial, corrupto y violento, que solo se preocupa por construir una bomba nuclear y expandir su esfera de influencia en todo el Medio Oriente.

No es sorprendente que a la toma de posesión de Raisi asistieran representantes del régimen del ayatolá de toda la región, entre ellos el líder de Hamás, Ismail Haniyeh, el líder adjunto de Hezbolá, y representantes de la Yihad Islámica Palestina. Todos esperan grandes cosas del nuevo presidente y esperan que aumente el apoyo de su país para ellos. Pero a la ceremonia también asistió un representante de la Unión Europea, con la esperanza de que apaciguar a los ayatolás les otorgue algunos puntos de crédito a los europeos y tal vez incluso la vía interna en algunos acuerdos comerciales una vez que se levanten las sanciones impuestas a Irán.

Pero la verdad es que todo esto es bastante discutible de todos modos, ya que todas las decisiones en Irán las toma el líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei, junto con los comandantes de su Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica. Todo lo que el presidente iraní debe hacer es “vender” sus políticas y acciones al mundo exterior y ocuparse de los problemas de agua y alcantarillado de la gente en sus casas.

A diferencia de su predecesor, Hassan Rouhani, Raisi no proviene del campo reformista que busca un cambio en Irán, por limitado que sea. Todo lo contrario, Raisi es un incondicional del campo radical, está absolutamente en sincronía con Khamenei y el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica en términos de los objetivos de Irán, y está dispuesto a pagar cualquier precio, o más precisamente, está dispuesto a que paguen los ciudadanos iraníes. cualquier precio, para hacer realidad esos objetivos.

En su discurso de inauguración, Raisi repitió los mantras habituales de los iraníes: “El país no estaba interesado en adquirir armas nucleares”. Sin embargo, nadie se está tomando en serio sus palabras. En la víspera de su primer día en el cargo, los iraníes atacaron un barco de propiedad israelí en el Golfo de Omán y mataron a dos de su tripulación. También intentaron secuestrar varias embarcaciones que pasaban por el Estrecho de Ormuz. Mientras tanto, sus representantes en el Líbano han aumentado las tensiones en la frontera con Israel. El mensaje iraní es claro: cualquier retraso en la firma del acuerdo nuclear mejorado que se está negociando con la administración Biden actualmente, más aún si se enfrentan militarmente a ellos, provocará una conflagración.

Eyal Zisser es profesor en el Departamento de Historia de Oriente Medio de la Universidad de Tel Aviv.

Traducido por hatzad hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.