Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves octubre 21, 2021

Irán Es Más Agresivo Tras El Fiasco De Afganistán

El resultado de la humillante derrota de Estados Unidos en Afganistán ya está claro. La manera inepta y caótica de la retirada estadounidense consolidó la opinión de Teherán de que el presidente Joe Biden es un debilucho que puede ser ignorado sin peligro


Esta evaluación sobre Biden de parte de Irán ya estaba hecha antes de que asumiera el cargo. El régimen iraní lo prefería mucho a su predecesor Donald Trump, a quien temía. A principios de diciembre de 2019, los medios de comunicación asociados con el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), en particular el periódico Kayhan, la Agencia de Noticias Tasnim y la Agencia de Noticias Fars, concluyeron que Biden era un «fideo mojado». Una vez que Biden asumió el cargo, los medios de comunicación del IRGC enfatizaron que su administración estaba llena de funcionarios de inteligencia y política exterior ansiosos por regresar al Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA). Al comentar sobre Robert Malley, el representante de Biden en Irán, los medios de comunicación del IRGC concluyeron que «el gobierno de Estados Unidos necesita el JCPOA más que nosotros».

Los Guardias, que no tienen la intención de volver a unirse al acuerdo, han instado al ultra-duro Majlis (Parlamento), con el apoyo del líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei, a aprobar una ley que requiera que la Organización de Energía Atómica de Irán intensifique el trabajo de desarrollo nuclear. significativamente. La Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) señaló que Irán ya ha enriquecido uranio hasta en un 60% y ha iniciado el enriquecimiento de uranio metálico hasta en un 20%, los cuales están mucho más allá de los límites del JCPOA.

Base aérea de EEUU Al Asad en Irak, atacada por el IRGC el 13 de enero de 2020

Base aérea de EEUU Al Asad en Irak, atacada por el IRGC el 13 de enero de 2020

El régimen también ha puesto a prueba a Biden en otros ámbitos. Ha llevado a cabo operaciones navales contra los barcos de los aliados estadounidenses, ha aumentado los ataques hutíes a las instalaciones saudíes y emiratíes y ha ordenado el bombardeo de bases estadounidenses en Irak por parte de milicias pro iraníes. Como era de esperar, la administración de Biden apenas respondió a ninguna de estas provocaciones.

La incitación iraní a Estados Unidos se aceleró después de que el presidente Ebrahim Raisi asumiera el cargo. Conocido como el «Carnicero de Teherán» por su papel en el asesinato de miles de presos políticos en 1988, Raisi estaba estrechamente asociado con el ayatolá extremista Muhammad-Taqi Mesbah Yazdi. Como juez de alto rango, Raisi implementó fielmente la interpretación radical de Mesbah Yazdi de la ley sharia. Como su mentor, está muy cerca del IRGC. El gabinete de Raisi es una verdadera «lista A de personas sancionadas», en palabras de un comentarista. Por ejemplo, Ahmed Vahidi, el futuro ministro del Interior, fue sancionado por Estados Unidos y la UE y es buscado por Interpol por el atentado con bomba contra la AMIA de 1994 en Argentina. El propio Raisi fue sancionado por la masacre de 1988.

El ministro de Relaciones Exteriores designado, Hossein Amir-Abdollahian, es otro de los extremistas de línea dura. Se desempeñó como representante del IRGC en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Muhammad Javad Zarif y es muy cercano al líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah. También es cercano a Hamas, ya que se desempeñó como Secretario General de la Secretaría Permanente de la Conferencia Internacional de Apoyo a la Intifada Palestina y como director gerente de Palestine Strategic Discourse Quarterly. Publicado en varios idiomas, el Quarterly sugiere formas en las que los palestinos pueden atacar a Israel.

Cualquier pequeño rechazo estadounidense que pudiera haber habido alguna vez contra la línea dura de Raisi se evaporó después de la debacle de Biden en Afganistán. En medio de las celebraciones en Teherán, Raisi anunció que el ignominioso colapso estadounidense señala la llegada de un nuevo orden internacional, con Rusia y China formando un bloque creíble contra Estados Unidos. El presidente Raisi espera acelerar acuerdos multimillonarios con Moscú y Beijing y lograr la membresía de pleno derecho en la importantísima Organización de Cooperación de Shanghai. Raisi ha expresado su confianza en que el nuevo realineamiento ayudará a Irán a evadir las sanciones y también lo protegerá en las Naciones Unidas.

El mayor general Muhammad Reza Ashtiani, nominado por Raisi para el cargo de Ministro de Defensa, llegó a anunciar una nueva y audaz política exterior y de seguridad. Dijo: «Nuestro país tiene un papel importante que desempeñar en el fortalecimiento del frente de resistencia y expandir el radio de seguridad más allá de las fronteras del país», lo que implica el advenimiento de un uso más agresivo por parte de Teherán de sus poderes en el extranjero. También prometió seguir desarrollando el programa nuclear y dar una «respuesta decisiva a las sanciones».

Si bien Ashtiani no dio más detalles sobre lo que podría ser una «respuesta decisiva», la decisión de Hezbollah de comprar petróleo y diesel iraníes es un ejemplo de ello. El 19 de agosto de 2021, Hassan Nasrallah reveló que los empresarios libaneses habían pagado la compra y advirtió a Estados Unidos e Israel que «desde el momento en que el barco iraní zarpe, [Hezbollah] lo considerará territorio libanés». Para que nadie se pierda el simbolismo, las redes sociales vinculadas a Hezbollah publicaron una foto que mostraba un petrolero envuelto en una enorme bandera iraní ilustrando un «contorno de una bomba … rompiendo la palabra ‘Estados Unidos’».

El petróleo iraní ha sido contrabandeado en secreto al Líbano y Siria antes, lo que desencadenó una guerra en las sombras con Israel. Al hacer que Nasrallah revele abiertamente estos planes, el régimen iraní está desafiando a Biden a responder. En 2020, el presidente Trump confiscó combustible extraído de cuatro petroleros iraníes con destino a Venezuela. Evidentemente, el régimen no espera que “el debilucho Biden” haga lo mismo.

Fuente original: BESA Center

Fecha de publicación: 26-08-21

* Ofira Seliktar es profesora emérita en Gratz College, Pensilvania y Farhad Rezaei es investigador senior en el Proyecto Philos. Son autores y coautores de varios libros sobre Irán. Su último proyecto es un libro titulado La guerra de Irán contra Israel: derribando al «pequeño Satanás».

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.