Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes octubre 19, 2021

La inmoralidad de los ‘progresistas’ demócratas que apuntan a Iron Dome

Aquellos legisladores estadounidenses que hacen todo lo posible para privar a Israel de su primera línea de defensa antimisiles se oponen al derecho de nuestros civiles a un escudo contra el terrorismo asesino.


Foto: FDI

Si no fuera por el asombroso sistema de defensa antimisiles Iron Dome (Cupula de Hierro/ Kipat Barzel), el grupo terrorista Hamas, que gobierna Gaza, habría podido reducir las áreas residenciales de Israel a escombros en los últimos años, dejando una gran parte del país inhabitable. También habría condenado a Israel al aislamiento internacional: un solo cohete procedente de Gaza que evadió la Cúpula de Hierro y cayó cerca del aeropuerto Ben Gurion en 2014 llevó a la mayoría de las aerolíneas extranjeras a suspender sus vuelos a Israel.

Solo en el conflicto de 11 días de mayo pasado, se estima que 4.500 cohetes disparados desde Gaza se dirigían directamente a vecindarios civiles israelíes. Más de 1.400 de ellos fueron derribados del cielo por los interceptores Iron Dome. En poco más de una década desde que el sistema entró en servicio por primera vez, ha impedido que miles de lanzamientos indiscriminados de cohetes de los grupos terroristas maten y mutilen a israelíes, con una tasa de interceptación entre el 85 y el 90 %.

Mientras simultáneamente protesta ante un mundo crédulo por el bloqueo de seguridad israelí en Gaza que impide un desarrollo más rápido de su capacidad de causar destrucción en Israel, Hamás trabaja febrilmente para burlar a la Cúpula de Hierro, alterando el alcance de sus cohetes, modificando sus ojivas, intentando abrumar el sistema con múltiples lanzamientos y, más recientemente, utilizando drones para llevar sus ojivas a través de la frontera.

Muy conscientes de las vidas en juego, los desarrolladores de Iron Dome lo actualizan continuamente, corriendo desesperadamente para mantenerse un paso por delante de los terroristas.

Estados Unidos ha sido un socio fundamental y constante en el desarrollo y la financiación de Iron Dome. Esta es una empresa inmensamente cara : cada una de las aproximadamente doce baterías Iron Dome que supuestamente ha desplegado Israel cuesta más de 50 millones de dólares, y cada cohete interceptor cuesta entre 20.000 y 100.000 dólares. Los cohetes de Gaza que detienen, por el contrario, varían en costo desde cientos de dólares hasta miles de dólares.

Pero, el martes, con su poder político magnificado por el abismo entre demócratas y republicanos de EE. UU. en casi todo, un pequeño grupo de legisladores demócratas «progresistas» tomó como rehén a su partido y aseguró la eliminación de una cláusula que proporcionaba mil millones de dólares en fondos complementarios para Cúpula de hierro  un importante proyecto de ley de financiación del gobierno de EE. UU.

En la era de Barack Obama, un presidente fuertemente criticado por muchos en Israel por sus posiciones sobre el conflicto israelí-palestino y sobre la amenaza nuclear iraní, ayudó a asegurar que la financiación para Iron Dome fuera aprobada con prontitud, incluso cuando Capitol Hill estaba en su punto más alto. disfuncional.

Al recibir al primer ministro Naftali Bennett en la Casa Blanca el mes pasado, el presidente Joe Biden se esforzó en enfatizar : «Apoyo total, total y totalmente a la reposición del sistema de la Cúpula de Hierro de Israel».

 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.timesofisrael.com/the-immorality-of-democratic-progressives-targeting-iron-dome/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.