Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes noviembre 29, 2021

Muy Importante!

Los primeros 100 días de Bennett fueron tranquilos, es solo el comienzo

El resultado es que Israel hoy se siente un poco más normal. Y este es el mayor logro del nuevo gobierno en sus primeros 100 días en el cargo.


Se ve al primer ministro de Israel, Naftali Bennett, hablando en una conferencia de prensa, el 18 de agosto de 2021. (crédito: KOBI GIDEON / GPO)

Avichai Mandelblit ha desaparecido del radar. El fiscal general, que se convirtió en uno de los funcionarios gubernamentales más odiados de la derecha por su decisión de acusar a Benjamin Netanyahu, una decisión que generó amenazas de muerte que requieren una protección sin precedentes, apenas se ve o se escucha en estos días.

Preguntándome adónde había ido, me conecté al sistema de archivo interno del Jerusalem Post el miércoles y busqué cuántas veces ha aparecido la palabra «Mandelblit» en el periódico durante los últimos 100 días , desde que Naftali Bennett y Yair Lapid formaron el gobierno el 13 de junio.

Eran 36. Mandelblit fue mencionado en historias sobre la legalidad de los puestos avanzados de Cisjordania, votando sobre el proyecto de ley presupuestaria, planes para aprobar una plaza igualitaria en el Kotel y la investigación de la comisión estatal en curso sobre el desastre de Lag Ba’omer en Meron.

 

Luego revisé los tres meses anteriores, de marzo a junio, cuando Benjamin Netanyahu todavía era primer ministro. “Mandelblit” apareció 62 veces en el periódico. ¿Los tres meses antes de eso? Cincuenta y ocho veces.

¿De qué trataban principalmente esas 22-26 historias adicionales? Pueden adivinar: el juicio por corrupción en curso de Netanyahu, los ataques del Likud contra el fiscal general y el debilitamiento general del sistema judicial.

Esa caída en los últimos meses del número de menciones a Mandelblit es una especie de veleta para Israel hoy, contando una historia sobre el cambio que ha tenido lugar desde que el gobierno de Bennett-Lapid asumió el cargo.

No se trata de Mandelblit, es solo una dugma mushlemet  (ejemplo especial)  como dicen, un ejemplo perfecto, sino más bien del cambio que se siente en el sistema político y en todos los ministerios gubernamentales. Las cosas están más tranquilas, un poco más normales. Ya no ves tanto la confusión política.

Y eso es bueno. Durante los últimos años del mandato de Netanyahu como primer ministro, la situación se volvió abrumadora. La confusión nunca pareció detenerse, ni siquiera por un segundo, y la gente dejó de confiar en las instituciones gubernamentales.

Cada día vio una nueva batalla política, acompañada de titulares. Siempre hubo novedades. Algunas de las historias trataban sobre los logros y las políticas de Netanyahu, pero en los últimos años se centró principalmente en la negatividad que trajo a nuestra estructura política: ataques al sistema de justicia penal, su juicio por soborno, fraude y abuso de confianza, y su interminable retórica hostil contra cualquiera que se interpusiera en su camino.

Esas historias se han ido. No porque no queramos cubrirlos, sino porque no están sucediendo. Netanyahu aparece menos en público, no habla con tanta frecuencia y, como es común con los ex primeros ministros, se ha salido un poco del radar nacional.

El resultado es que Israel hoy se siente un poco más normal. Y este es el mayor logro del nuevo gobierno en sus primeros 100 días en el cargo.

 

Pero si bien todo eso es refrescante, no ser Netanyahu solo te llevará hasta cierto punto. La buena voluntad que Bennett y Lapid han construido de los líderes mundiales con los que interactúan se debe a la preocupación de que si este gobierno caleidoscópico cae, Netanyahu regresará. Pero eso también desaparecerá en algún momento. Para construir una buena voluntad eterna, el gobierno necesitará promulgar políticas y hacer cosas para el país y su gente.

En la superficie, las políticas de este gobierno no parecen tan diferentes a las del anterior. Gaza sigue siendo un problema y podría haber otra operación en camino; la estrategia para combatir la corona sigue siendo la vacunación; y si bien el nuevo gobierno quiere trabajar más con la administración Biden en Irán, permanece, como su predecesor, opuesto a un nuevo acuerdo nuclear, un mensaje que Bennett transmitirá en las Naciones Unidas la próxima semana en su discurso inaugural.

Por supuesto, existen diferencias de fondo.

Gaza : este gobierno está explorando la posibilidad de una iniciativa económica en la Franja de Gaza, incluso mientras reflexiona sobre las operaciones militares, y no está dispuesto, a diferencia de Netanyahu, a transferir maletas de efectivo qatarí a Hamas.

Corona : Bennett está en contra de los encierros, y aunque la tasa de infección sigue siendo alta, el país está abierto de par en par, la gente va a la oficina y muchos se tomaron unas vacaciones de senderismo esta semana para Sucot. Si Netanyahu todavía hubiera estado en el cargo, es posible que estuviéramos en un cuarto bloqueo.

Irán : Si bien Bennett, al igual que Netanyahu, sigue oponiéndose a regresar al acuerdo nuclear del JCPOA, no va a hacer estallar las relaciones con los estadounidenses por ello. Estuvo de acuerdo con el diagnóstico del ex primer ministro Ehud Barak, expuesto en un operativo de Yediot Ahronot, que Israel había cometido errores cruciales en los últimos años al tratar de detener a Irán. Pero no estuvo de acuerdo con el pronóstico de Barak.

Mientras Barak afirma que Israel ya no puede detener a Irán, Bennett no está de acuerdo. Y ese es un mensaje que llevará a la ONU la próxima semana, recalcando la posición de casi todos los partidos políticos israelíes: Israel hará lo que tenga que hacer para evitar que Irán adquiera capacidad nuclear.

Para mostrar en qué se diferencian de Netanyahu, Bennett y Lapid están tratando de llevar a cabo una nueva forma de hacer negocios en Estados Unidos y Europa. Se llama trabajar juntos.

Vimos los frutos de ese esfuerzo en Europa esta semana, cuando Suecia anunció que boicoteaba la conferencia de Durban que tenía lugar al margen de la Asamblea General de la ONU en Nueva York. La decisión se tomó pocos días después de que Lapid hablara con la ministra de Relaciones Exteriores de Suecia, Ann Linde, la primera conversación entre los ministros de Relaciones Exteriores de los dos países en siete años.

¿Está Suecia de repente apoyando todo lo que hace Israel y todas las políticas israelíes cuando se trata de los palestinos? Por supuesto que  no. Pero esto muestra que el diálogo y el trabajo conjunto pueden generar resultados.

A pesar de la buena voluntad mostrada por la administración de Biden, Israel recibió un recordatorio esta semana de lo dura que es la batalla en Estados Unidos, que no se ganará fácil ni rápidamente. La oposición de los miembros de The Squad (el escuadron) al proyecto de ley que habría asignado $ 1 mil millones para reponer las baterías de la Cúpula de Hierro de Israel, y la rendición del Partido Demócrata a sus dictados, muestra cuán polémico se ha vuelto Israel dentro del partido gobernante de Estados Unidos.

Iron Dome es un sistema que hace una cosa: salva vidas. Lo que muchos no entienden es que no solo salva vidas israelíes, también salva vidas palestinas.

Imagine, por ejemplo, que Israel no tuviera la Cúpula de Hierro, no tuviera forma de derribar cohetes lanzados desde Gaza. ¿Qué hubiera pasado en mayo cuando se dispararon 4.500 misiles hacia Israel? Imagínese cuántas personas habrían muerto, cuántas personas habrían resultado heridas, cuán paralizada se habría vuelto la nación.

Habría sido decenas de muertos. Posiblemente más. Israel habría tenido que responder. Habría tenido que enviar tropas terrestres a Gaza o lanzar un asalto aéreo como nunca se ha visto. ¿Habría tenido el lujo de llamar a las casas antes de bombardearlas, o se habría abstenido de atacar al ver a civiles acercándose a un objetivo militar a punto de ser bombardeado? Es poco probable, ya que los cohetes habrían estado lloviendo sobre Israel al mismo tiempo.

Todo lo que los miembros de The Squad tenían que hacer era preguntarle a Colin Kahl, el subsecretario de Defensa para la política en la administración Biden.

Kahl es un demócrata fuerte y cree apasionadamente en la solución de dos estados. Pero también fue uno de los funcionarios clave de la administración de Obama que impulsó la primera financiación estadounidense del sistema Iron Dome en reconocimiento de lo que podía hacer para salvar vidas israelíes y dar a los ciudadanos una sensación de seguridad a lo largo de la frontera con Gaza.

Los miembros de The Squad probablemente no sepan todo esto, pero incluso si lo supieran, no les importaría. Su problema no es con Iron Dome, es con el Estado de Israel.

Quieren un Israel que sea débil y no pueda protegerse a sí mismo. El éxito que tuvieron al detener el proyecto de ley para Iron Dome debe preocupar a Bennett y Lapid, ya que muestra el nivel de influencia y lo que hará la vanguardia progresista la próxima vez que se establezca la renovación de la ayuda militar, o que se apruebe otro paquete de defensa. .

Es posible que hayan pasado cien días con relativa tranquilidad. Este es solo el comienzo.

Traducido para Porisraelorg y Hatzadhasheni.com por Dori Lustron

https://www.jpost.com/opinion/bennetts-first-100-days-were-quiet-its-just-the-beginning-680183

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.