Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes octubre 25, 2021

Hitler y el antisemitismo tienen reglamentos que los protegen: la ONU en caída libre


Por orden de fechas, el viernes pasado 1 de octubre en el Consejo de DDHH, y el lunes 4 de octubre en la Asamblea General, alegaciones reglamentarias impidieron al Director de la ONG UN Watch Hillel Neuer primero, y después, al Embajador de Israel ante el organismo Gilad Erdan, mostrar documentos de denuncias de notorios y reiterados actos de antisemitismo por parte de la UNRWA (Agencia para refugiados palestinos en todo Medio Oriente).

La presidenta del Consejo de DDHH Nazhat Shameem Khan, de Islas Fiji, detuvo el viernes una presentación en video de Hillel Neuer, en el que se mostraban publicaciones antisemitas en las redes sociales compartidas por maestros de la UNRWA. Después de detener el video, Khan dijo que se hicieron “comentarios insultantes e incendiarios” que equivalen a “ataques personales” contra individuos. Y agregó que “la declaración era inapropiada”. Luego, para coronar su actuación, cedió la palabra al Centro para el Retorno Palestino, una ONG con sede en el Reino Unido, que ha sido acusada de tener vínculos con la organización terrorista Hamás.

Recientemente UN Watch expuso públicamente a más de 100 maestros, directores de escuela y otros empleados de UNRWA que elogian a Hitler, propagan el odio contra los judíos y apoyan los ataques terroristas contra civiles israelíes en las redes sociales. En respuesta a las acusaciones en el informe, la UNRWA anunció que estaba investigando a 10 de sus empleados para determinar si alguno de ellos violó “políticas de redes sociales que prohíben al personal participar en comportamientos no neutrales en línea”. Una farsa. Un informe del servicio de inteligencia del Ministerio del Interior alemán encontró hace ya diez años que “Hamás no opera abiertamente en Europa. En su lugar, utiliza, por ejemplo, al Centro para el Retorno Palestino en Londres como foro”. Por supuesto, el Centro lo niega y la Presidenta del Consejo le da la palabra.

UN Watch pretendía mostrar en el Consejo pruebas de decenas y decenas de manifestaciones de odio antijudío de los funcionarios de UNRWA. Nawed Sharawi es un profesor de matemáticas en Gaza. En sus redes compartió un video con un discurso de Hitler y subrayó varias partes del mismo para “enriquecer e iluminar nuestras mentes”. Husni Masri, docente en una escuela en la zona de la Autoridad Palestina, compartió varios libelos que señalan que “los judíos crearon el Covid para destruir el Islam y dominar el mundo”.

En los textos que usan bajo patrocinio de UNRWA, se encontró lo siguiente: un ejercicio para que los estudiantes discutan sobre “los reiterados intentos de los judíos por asesinar al Profeta Mahoma” y que determinen entonces quienes son los únicos y verdaderos “enemigos del Islam”. En otros textos se encuentran frases como “la Yihad es una de las puertas del paraíso”; ”la patria vale cualquier sacrificio, incluyendo la vida”.

El lunes de esta semana, fue el turno del Embajador de Israel en ONU, Gilad Erdan. El personal de seguridad del organismo le impidió desplegar y mostrar un cartel en la Asamblea General donde se reproduce un posteo en Facebook de un maestro de la UNRWA que glorifica a Hitler con textos y una gran foto. Muy diplomáticamente, Erdan dijo que se estaba sentando un precedente muy peligroso “impidiendo mi libertad de expresión, y forzando a que se esconda la verdad a los miembros de la ONU”. Justamente sobre el trabajo de UNRWA se estaba discutiendo en la Asamblea General, pero según un vocero de la ONU, sólo los jefes de Estado pueden desplegar carteles o similares, pero no lo pueden hacer los Embajadores. Un reglamento oportuno para ocultar aberraciones. Y siguiendo con un tono cuidadoso y moderado, Erdan dijo que estaba “muy sorprendido, ya que traje ante esta Asamblea una prueba de lo que un maestro bajo supervisión y contrato de UNRWA es capaz de hacer para glorificar al mayor genocida de la historia como lo fue Hitler y me impiden compartirlo con mis colegas en la sala”.

Erdan reiteró lo que se conoce desde hace  años aunque la ONU prefiera mirar hacia el costado: Hamas ha construido túneles debajo de escuelas de UNRWA y ha almacenado armas allí. Los textos escolares glorifican al terrorismo y endiosan terroristas, se enseña que los judíos son Satanás y se enseña también el mapa de Palestina en el cual Israel no existe. UNRWA desde hace tiempo es parte del problema y hace todo para seguir así y cada vez resulta más claro que no tiene intenciones de ser parte de la solución.

El Comisionado General para UNRWA, Philippe Lazzarini, suizo, fue designado para este cargo por el Secretario General Antonio Guterres en marzo de 2020, y es un funcionario de carrera de la ONU que siempre ha estado en tareas vinculadas a la zona de Medio Oriente. El mismo lunes de esta semana, dio un informe de su tarea y contestó al Embajador de Israel. Además de alabarse a sí mismo, dijo entre otras cosas:” Estoy orgulloso de nuestro sistema educativo. UNRWA utiliza los programas delpaís donde se encuentra en línea con las mejores prácticas en la educación que se debe impartir a refugiados”.

Es llamativo que un burócrata de alto nivel intelectual quiera nadar en el barro. UNRWA cubre Siria, Líbano, Gaza, la Margen Occidental. ¿Y no le importa revisar las mejores prácticas de dictaduras o de centros de terrorismo? No, es mucho peor. El lunes Lazzarini dijo en la Asamblea General que UNRWA tiene cero tolerancia contra el discurso de odio, la incitación, la discriminación, la hostilidad y la violencia. Y sólo admitió que podría haber excepciones a la regla y que en ese caso UNRWA actúa de inmediato. En suma, un funcionario con 30 años en la ONU, no tiene ningún problema en presentarse ante la Asamblea General, mentir descaradamente aún con pruebas delante de sus ojos, y retirarse de sala muy tranquilo, sabiendo entre otras cosas, que cuenta con potentes respaldos que van a aplaudir sus falsedades como verdades. Tiene razón el Embajador de Israel en ONU Gilad Erdan que UNRWA es parte del problema. Parte grande después de escuchar a Lazzarini. Pero también es parte de una estructura que está más cómoda actuando en el fango. Lazzarini acusó a Israel e indirectamente a UN Watch de atacar a UNRWA para deslegitimarla porque “no les importa el bienestar de los niños palestinos”. Diciendo eso, Lazzarini y el silencio de la Secretaría General, avalaron que UNRWA siga recibiendo millones de dólares y que sus escuelas sigan enseñando odio antisemita, incitación a la violencia y saludando a los asesinos como mártires.

Hace dos días, la Comisión Europea anunció un programa de toda Europa para combatir el antisemitismo, lo cual se hace de esta forma global por primera vez, con tres objetivos: prevenir el antisemitismo en todas sus formas, proteger la vida judía, y promover la investigación, educación y memoria del Holocausto. Sin duda, una decisión de impacto. Europa estuvo presente a través de sus Embajadores el lunes de esta semana en la Asamblea General de la ONU. ¿Es aceptable que no ponga coto o al menos diga algo contundente a un burócrata que alegremente niega que bajo sus narices se perpetra la enseñanza del antisemitismo y se glorifica a Hitler y 24 horas después anuncie un formidable programa de lucha contra el odio antijudío?. No, no es aceptable. Ni de Europa ni de ninguna democracia. La reivindicación del nazismo como ideología de enseñanza a niños y adolescentes debe ser enfrentada donde sea. Haciendo silencio ante las mentiras de Lazzarini, todas las democracias queriendo o no, se hicieron cómplices. Háganse cargo.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.