Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes mayo 17, 2022

JEAN AMÉRY como critico de la izquierda anti-israeli

Jean Améry es mejor conocido como el autor de At the Mind’s Limits: Contemplations by a Survivor on Auschwitz and Its Realities. Menos conocidos son los escritos de Améry de las décadas de 1960 y 1970 en los que advirtió que bajo el disfraz de antisionismo, «el viejo y miserable antisemitismo se aventura» nuevamente en una forma distintivamente «izquierdista». «Cualquiera que cuestione el derecho de Israel a existir es demasiado estúpido para entender que está contribuyendo o está promoviendo intencionalmente un über-Auschwitz», escribió


«Cualquiera que cuestione el derecho de Israel a existir es demasiado estúpido para entender que está contribuyendo o está promoviendo intencionalmente un über-Auschwitz»

 

Alvin H. Rosenfeld examina el legado de Améry como anticipo de la publicación de Jean Améry, Essays on Antisemitism, Anti-Zionism, and the Left, editado por Marlene Gallner, traducido por Lars Fischer (Bloomington, Indiana University Press, de próxima aparición).

*  *  *

El antisemitismo es repulsivo dondequiera que aparezca, pero su prominencia en la izquierda, donde a menudo toma la forma de un antisionismo obsesivo y demonizador, es especialmente aborrecible. Tales pasiones se exhibieron ampliamente en mayo de 2021, en el momento de la última guerra de Israel con Hamas. Durante un período de once días, Hamas y la Jihad Islámica atacaron a civiles israelíes con más de 4.300 cohetes. Cuando Israel contraatacó, fue fervientemente denunciado como un estado agresivamente racista, colonialista, apartheid y excepcionalmente criminal. Estos insultos, durante mucho tiempo una parte obligada de las acusaciones árabes contra Israel, están firmemente arraigados en la retórica política de la izquierda antiisraelí y se utilizaron repetidamente en mayo para difamar al estado judío, esto en nombre de la paz, la justicia y los derechos humanos. La táctica es maliciosa, pero la malicia repetida con suficiente frecuencia se afianza entre algunos y crea un clima de mala voluntad, aunque de mala voluntad disfrazada de virtud. Lo que sigue a raíz de tales maniobras, puede ser temible.

Tumba de Jean Améry en el Zentralfriedhof de Viena

Tumba de Jean Améry en el Zentralfriedhof de Viena

El fenómeno no es nuevo, aunque se ha renovado en nuestros días. Para entender su presencia dentro de la izquierda política, podemos beneficiarnos reconectando con el escritor Jean Améry, él mismo un miembro de la izquierda desde hace mucho tiempo que, en sus últimos años, se dedicó a exponer y denunciar el antisionismo de muchos de sus antiguos aliados políticos.

Jean Améry es conocido por los lectores de habla inglesa hoy en día en gran parte debido a un solo libro, At the Mind’s Limits: Contemplations by a Survivor on Auschwitz and Its Realities (1980). Con la aparición de esta obra, publicada por primera vez en alemán en 1966 como Jenseits von Schuld und Sühne (‘Más allá de la culpa y la expiación’), Améry se estableció como uno de los pensadores indispensables sobre la naturaleza del destino judío y las complejidades de la identidad judía durante el Holocausto y más allá. Un delgado volumen de solo cinco ensayos, At the Mind’s Limits ofrece ideas sorprendentemente originales sobre la vida y la muerte en los campos nazis y profundas reflexiones sobre el legado angustiado y duradero de ese tiempo aterrador. Basándose en sus propias experiencias como recluso de una prisión belga, así como en su encarcelamiento en tres campos diferentes, los escritos autobiográficos y filosóficos de Améry sobre las pruebas de la vida que sufrió se distinguen por un raro grado de vigor intelectual y coraje moral. En su mejor momento, se elevan al nivel del trabajo más penetrante sobre el Holocausto de otros ensayistas importantes como Imre Kertész, Primo Levi y Elie Wiesel.

Ser judío, escribió Améry, era ser un hombre muerto con permiso, alguien marcado para ser asesinado. Esa comprensión le llegó ya en 1935, cuando, como estudiante en Viena, leyó por primera vez las leyes raciales nazis. Hijo de un padre judío que nunca conoció (fue asesinado siendo soldado en la Primera Guerra Mundial) y una madre católica, Améry, cuyo nombre de pila era Hans Maier, creció en Austria sin apenas conexión alguna con el judaísmo ni ninguna definición de sí mismo como judío. Todo eso cambió con el advenimiento del gobierno nazi en Alemania y la señalación de los judíos como un pueblo paria. Ya sea que se considerara personalmente a sí mismo como judío o no, las nuevas leyes raciales lo definieron como tal.

Al hacerlo, se dio cuenta de que lo pusieron bajo una sentencia de muerte. Con una visión clara de lo que le esperaba, abandonó su Austria natal para Bélgica, donde por un corto tiempo llevó a cabo algunas tareas menores para la resistencia antinazi. Cuando fue capturado por estas actividades, pronto se descubrió que era culpable de una ofensa mucho más grave: la de ser judío. Como tal, fue enviado a prisiones y campos en Francia y Bélgica antes de ser transportado a Auschwitz, Dora y Bergen-Belsen. Lo extremo de sus experiencias en estos lugares lo marcó por el resto de su vida y, con el tiempo, determinó el curso que tomaría como escritor: el de un «judío que protesta con vehemencia» o, como a veces se describía a sí mismo, un «judío de catástrofe».

La madura carrera de escritor de Améry fue breve, apenas 12 años, y, a menudo en forma de artículos periodísticos escritos rápidamente, centró gran parte de su atención en figuras y eventos prominentes en la política y la cultura europeas contemporáneas. Su trabajo más duradero, sin embargo, lo devolvió a sus experiencias en tiempos de guerra y tomó la forma de reflexiones ensayísticas sobre los tormentos que sufrió como judío bajo el dominio nazi. Había logrado sobrevivir a lo peor de lo que había sido sometido, pero nunca fue capaz de ver su victimización como una cosa del pasado. El que fue torturado permaneció torturado, insistió. Los crímenes nazis y el trauma que los acompañó fueron irrevocables.

El trauma se intensificó en sus últimos años cuando observó algo que nunca esperó presenciar: el regreso de las pasiones antisemitas abiertamente expresadas en la vida social y política alemana. Bajo el disfraz del antisionismo, «el viejo y miserable antisemitismo se aventura», como señaló con tristeza en el prefacio de la segunda edición de At the Mind’s Limits.

En manifestaciones antiisraelíes en ciudades alemanas en la década de 1970, Améry escuchó no solo feroces denuncias del sionismo como «una plaga global» y «hay que golpear al muerto sionista, y hacer que el Este sea rojo», y también repetidos gritos de «Muerte al pueblo judío». El hecho de que estos odios primitivos fueran expresados por hombres y mujeres jóvenes de izquierda, su propio hogar político, enfureció a Améry.

No esperaba presenciar un espectáculo tan escandaloso en la Alemania de la posguerra, especialmente viniendo de personas a las que había considerado como sus amigos y aliados naturales, pero “la marea ha cambiado. Una vez más, un viejo-nuevo antisemitismo levanta impúdicamente su repugnante cabeza, sin levantar indignación”. No siendo alguien que permaneciera pasivo ante tal hostilidad, Améry dio un paso al frente para expresar su propia indignación. «La víctima política y judía de los nazis, que fui y soy, no puede permanecer en silencio», declaró. Y ensayo tras ensayo, escribió enérgicamente en oposición al viejo Mal promulgado por la Alemania de Hitler y en protesta contra su rehabilitación en forma de un antisionismo estridente y amenazante.

El conocimiento del sionismo era solo una parte de su conocimiento del judaísmo en los años de formación de Améry en Austria, sin embargo, en sus últimos años se convirtió en un apasionado defensor de Israel, especialmente contra los adversarios de la izquierda del país. En este sentido, se destacó entre los autores en lengua alemana de su tiempo, porque su voz como partidario público del derecho del estado judío a existir tuvo pocos que lo igualaron. De hecho, fue el primero en denunciar públicamente el antisionismo como una nueva forma de antisemitismo en Alemania.

Los fundamentos de esta postura no eran fundamentalmente de naturaleza política o ideológica, sino existencial. En gran medida, se basaron en la conciencia de que el antisemitismo era una parte inherente de la cultura europea y persistió en la mente de muchos incluso después del final del gobierno nazi. Tal como él lo veía, «no se puede descartar la posibilidad de que la aniquilación sistemática de un gran número de judíos pueda repetirse». Israel, creía, era una defensa tan segura contra una recurrencia tan temible como cualquiera que los judíos pudieran esperar tener. Y, sin embargo, desde su nacimiento, Israel fue el blanco de la oposición militante de los países árabes en el Medio Oriente y, para su horror, de muchos en Europa cuyo antisionismo fue pregonado como una postura política necesaria e incluso «virtuosa».

El compromiso de Améry con el sionismo, por lo tanto, fue en muchos sentidos una reacción al antisionismo de su época, que, estaba convencido, era solo la última manifestación de una hostilidad milenaria y probablemente inerradicable hacia los judíos. Era profundamente cauteloso con él, particularmente porque temía que se volviera socialmente aceptable nuevamente. «El odio a Israel, si se deja que su curso … sólo puede servir al flagelo malvado e injusto del antisemitismo», escribió. Estaba consternado por esa perspectiva, y luchó vigorosamente contra ella, a menudo invocando los odios que se habían dirigido contra él como judío y cuyas cicatrices llevaba literalmente en su propia carne. Y así lo denunció en los términos más enérgicos: «Cualquiera que cuestione el derecho de Israel a existir es demasiado estúpido para entender que está contribuyendo o está promoviendo intencionalmente a un über-Auschwitz».

Las vías conducentes a Auschwitz

Las vías conducentes a Auschwitz

Los orígenes del anti -antisionismo de Améry son fáciles de descifrar. Casi no tenía conocimiento de primera mano de Israel, no hablaba ni entendía su idioma, no estaba familiarizado con su cultura y no tenía ninguna conexión particular con su religión dominante. Orgulloso humanista y pensador liberal, no tenía ningún interés en el judaísmo y tenía poca simpatía por lo que él llamaba sus «supersticiones». Visitó Israel solo una vez, y fue una breve estadía al final de su vida. Lo que lo convirtió en el defensor intransigente de Israel en el que acabó conviertiéndose no fueron las afinidades culturales o el sentimiento nacionalista, sino los números de Auschwitz tatuados en su antebrazo izquierdo. El mensaje que esta marca le transmitió era potente e importaba mucho más que cualquier sabiduría que pudiera encontrar en la Torá y el Talmud. En pocas palabras, ese mensaje profundamente inscrito, nunca erradicado, es que cada judío vivo, lo supiera o no, podría ser atacado, abandonado, expulsado, asesinado. Le gustaba citar a Sartre: «Lo que el antisemita desea, para lo que se prepara, es la muerte del judío», pero Améry realmente no necesitaba ninguna autoridad externa para apoyar su convicción de que todos los judíos en todas partes estaban potencialmente en peligro. También estaba convencido de que cada vez y dondequiera que las vidas de los judíos estuvieran una vez más en peligro, «hay un lugar en la tierra que los acogería, pase lo que pase». Ese lugar era Israel. Por esta razón, Améry fue completamente abierto sobre su devoción al estado judío: «La existencia de ningún otro estado significa más para mí … Israel debe ser preservado en todas las circunstancias».

Grafiti de la Semana del Apartheid

Grafiti de la Semana del Apartheid

Por lo tanto, le sorprendió que Israel, un santuario para las víctimas de la persecución pasada y un asilo necesario para las posibles víctimas, estuviera constantemente bajo ataque, a menudo por sus propios compatriotas políticos. Los términos que usaron para denunciar al estado judío -Israel fue criticado como un agresor y opresor despiadado, denunciado como un estado excesivamente militarizado culpable de actos de violencia fascista, condenado como una potencia colonialista brutal, una cabeza de puente del imperialismo estadounidense en el Medio Oriente, un agente de conspiraciones capitalistas, etc.- todas estas denuncias salían directamente del libreto de clichés marxistas. Un miembro de larga data de la izquierda, Améry estaba familiarizado con el origen ideológico y la naturaleza lógica de estos términos y estaba convencido de que su aplicación a Israel era injusta y estaba groseramente fuera de lugar. Además, los veía como peligrosos, ya que la constante difamación de Israel como un estado criminal tenía el efecto de demonizar al país y preparar el terreno para su eliminación. Nada provocó más a Améry que esa posibilidad pesadillesca. Más que cualquier otra cosa en sus últimos años, lo impulsó a levantar su voz como un «judío que protesta vehementemente» en defensa de Israel.

Aunque escritos hace casi medio siglo, sus ensayos no podrían ser más oportunos, ya que hablan de problemas que no solo preocuparon a Améry en las décadas de 1960 y 1970, sino que se han intensificado en años más recientes. Especialmente bajo el término de camuflaje del antisionismo, la animosidad hacia los judíos y, especialmente, el estado judío se ha intensificado en las últimas dos décadas y a escala global. Tal odio también se ha vuelto más letal. Los judíos han sido atacados y a veces asesinados en Berlín, Burgas, Bruselas, Caracas, Copenhague, Malmö, Mumbai, París, Toulouse y otros lugares, incluso en ciudades estadounidenses. Varios de estos ataques, llevados a cabo por personas que actúan en nombre de organizaciones palestinas o islamistas, son ejemplos de terrorismo de Oriente Medio exportado a otras partes del mundo con fines ideológicos y políticos. Algunos ataques han sido obra de actores solitarios aparentemente empeñados en hacer daño a los judíos por otras razones, algunas de ellas económicas, otras cuasi religiosas y otras simplemente inexplicables.

Manifestación antisemita de extrema derecha de Charlottesville, EEUU

Manifestación antisemita de extrema derecha de Charlottesville, EEUU

En los últimos años, y para sorpresa de muchos, Estados Unidos también ha sido testigo de la propagación de pasiones antisemitas agresivas, como se ilustró gráficamente el 12 de agosto de 2017, en la infame manifestación Unite the Right de supremacistas blancos, neonazis y miembros del Klansmen en Charlottesville, Virginia. Los lemas que acompañaron esta marcha -«Fin a la influencia judía en Estados Unidos», «Los judíos no nos reemplazarán», «Los judíos son los hijos de Satanás»- consternaron a los espectadores, que no estaban acostumbrados a ver un antisemitismo tan crudo en las calles de las ciudades estadounidenses. Peor aún, el tiroteo masivo de personas que oraban en una sinagoga de Pittsburgh, el 27 de octubre de 2018, seguido 6 meses después por un ataque letal en una sinagoga de Jabad en Poway, California, llevó la comprensión de que Estados Unidos tampoco era inmune a los actos de odio violento a los judíos. Su historia nunca ha estado libre de prejuicios sociales contra los judíos y episodios de violencia antisemita, pero en comparación con la situación de los judíos en los países europeos y del Medio Oriente, los judíos en los Estados Unidos han vivido una vida relativamente segura y normal, especialmente en las últimas décadas. Charlottesville, Pittsburgh, Poway y otros brutales ataques antisemitas, sin embargo, han puesto los nervios de los judíos estadounidenses en vilo. Una nueva sensación de inquietud es ahora palpable en las comunidades judías estadounidenses.

Los principales perpetradores de los actos más destructivos contra los judíos y las instituciones judías en Europa, América del Sur y el Medio Oriente en los últimos años han sido musulmanes radicalizados, aunque en algunos casos los actos antisemitas también han sido llevados a cabo por neonazis, populistas y nacionalistas extremos, y matones callejeros diversos. En los Estados Unidos, la amenaza antisemita más potente a nivel físico en este momento se encuentra principalmente entre los nacionalistas blancos, los supremacistas blancos, los neonazis y otros de la extrema derecha, los musulmanes militantes y los afroamericanos extremistas. Si bien algunos de estos tipos de extremismo existían en la Europa de la época de Améry, eran, en su mayor parte, menos activos en la realización de ataques contra los judíos.

Escribiendo en las décadas de 1960 y 1970, la preocupación más profunda de Améry no era tanto con la derecha neonazi como con sus compañeros partidarios de la izquierda, cuya hostilidad ideológica antiisraelí, en combinación con los odios irracionales de las actitudes tradicionales de Europa hacia los judíos, veía como la forma más peligrosa de antisemitismo contemporáneo. Sus objetivos estaban claros para él. Para los antisemitas, el judío siempre debe ser eliminado, creía firmemente. Para los antisionistas, el Estado judío debe ser eliminado. Y «los izquierdistas son ahora los defensores más elocuentes del antisionismo en toda su contusión».

«¿Cómo», se preguntó, «el pensamiento dialéctico marxista llegó a prestarse a la preparación del genocidio que se avecinaba?» Esta última frase aturde por la magnitud del desastre que Améry vio descender. ¿Fue una exageración pensar en el futuro en estos términos alarmantes? No en opinión de Améry, porque a menos que el fervor que alimentó el antisemitismo antisionista pudiera ser efectivamente controlado entre sus antiguos aliados en la izquierda, estaba convencido de que estaban atados a un curso destructivo.

Al centrar sus «alucinaciones» antijudías militantes y obsesivas en el Estado de Israel, estaban empeñados en señalar a los judíos una vez más por una calamidad de proporciones históricas. Lo llamó ‘Auschwitz en el Mediterráneo’. Decidido a alzar su voz contra una perspectiva de pesadilla, Améry dedicó algunos de los escritos analíticos y polémicos más agudos e incisivos en sus últimos años a oponerse al antisionismo, especialmente cuando buscaba avanzar en sus objetivos en círculos progresistas bajo las banderas de los derechos humanos, el antirracismo y la justicia universal. Pensador cosmopolita, Améry valoró mucho todos estos principios y los defendió repetidamente en sus escritos, pero no cuando estaban siendo explotados cínicamente para fines políticos que él veía como nocivos. En sus propias palabras: «El antisemitismo disfrazado de antisionismo ha llegado a ser visto como una virtud». Améry vio esta distorsión de los principios como falsa y maligna, y libró una batalla decidida contra ella en sus últimos escritos.

Manifestación de izquierda y propalestina en Berlín

Manifestación de izquierda y propalestina en Berlín

Para cualquiera que sea consciente del regreso del antisemitismo en nuestros días, la pertinencia de los argumentos de Améry será obvia. Una hostilidad recientemente energizada y cada vez más generalizada hacia los judíos y el estado judío se ha convertido en una característica prominente y perniciosa de la vida social contemporánea y la opinión política. Aparece en agresiones físicas contra judíos y sinagogas judías, escuelas, centros comunitarios, cementerios, museos y monumentos conmemorativos del Holocausto. Estos ataques, algunos de ellos con resultado de muertes, ahora se cuentan por cientos en países de todo el mundo. Además, y en algunas de sus formas más apasionadas, la animadversión antijudía de hoy se centra implacablemente en el estado de Israel, llegando a veces a tildarlo de entidad criminal similar a la Sudáfrica del apartheid y la Alemania nazi.

Tales pasiones antiisraelíes encuentran una expresión política especialmente aguda en numerosos campus universitarios, donde los estudiantes ahora están expuestos regularmente a formas de hostilidad que van desde los gritos que interrumpen a los oradores israelíes; a agresivas campañas de boicot, desinversión y sanción; a los festivales anuales de odio de primavera llamados Semana del Apartheid de Israel. La ritualización de estas actividades anti-Israel ha estado ocurriendo durante años en algunos campus y tiene el efecto de hacer del antisionismo una parte «normal» de la experiencia universitaria para un gran número de estudiantes. Los miembros de la facultad en ciertas disciplinas académicas también participan activamente en el movimiento de boicot, a veces instando a sus universidades a romper los lazos colegiales con las universidades israelíes y desalentando a sus estudiantes de realizar programas de estudio en el extranjero en Israel.

El objetivo de estas actividades anti-Israel en su objetivo más extremo es demonizar y deslegitimar al Estado judío de maneras que recuerden la marginación y deshumanización de los judíos en la Alemania nazi. El efecto propagandístico de tal difamación funcionó contra los judíos durante el Tercer Reich, y Améry creía que podría funcionar una vez más, esta vez contra el estado judío y sus partidarios. Y así levantó su voz incansablemente contra el antisemitismo y el antisionismo y los crecientes vínculos que observó entre los dos.

No fue el único en hacerlo. Más cercano a nuestros días, Per Ahlmark, un ex viceprimer ministro de Suecia, escribió que «los antisemitas de diferentes siglos siempre habían tenido como objetivo destruir el centro de la existencia judía … Hoy, cuando el Estado judío se ha convertido en un centro de identidad judía y una fuente de orgullo y protección para la mayoría de los judíos, el sionismo está siendo calumniado como una ideología racista. El objetivo de tal calumnia es reducir el estado que el sionismo fundó a una entidad indigna de retener un lugar dentro de la familia de las naciones civilizadas. Más recientemente, otros líderes mundiales también se han pronunciado enérgicamente contra tal intolerancia, señalando que el antisionismo no es otra cosa que una reinvención del antisemitismo. En octubre de 2015, por ejemplo, el Papa Francisco fue enfático al pronunciarse en contra: «Atacar a los judíos es antisemitismo, pero un ataque directo al estado de Israel también es antisemitismo».

Améry escribió de manera similar sobre las amenazas que un antisemitismo resucitado, a menudo bajo la cobertura del antisionismo, plantearía, y no solo a los judíos, sino también a la civilización occidental de posguerra en general. Reflexionando sobre los acontecimientos desde que apareció su primer libro, señaló: «Cuando me puse a escribir y terminé, no había antisemitismo en Alemania, o más correctamente: donde existía, no se atrevía a mostrarse». Mientras miraba a su alrededor, reconoció que esos días habían desaparecido, y no solo en Alemania. El antisemitismo ya no se ocultaba encubiertamente en las sombras, sino que era, una vez más, una presencia amenazante en la esfera pública. Si sus adherentes más agresivos ganaran aún más prominencia, el resultado, estaba seguro, sería una revitalización de las pasiones eliminacionistas que podrían provocar nuevos desastres. En su visión más severa de lo que tal giro podría producir, se refirió, escalofriantemente, a ‘Auschwitz II’.

Es una perspectiva temible y, uno espera que nunca se produzca. Mientras tanto, los escritos de Améry, producto del conocimiento dolorosamente íntimo de Auschwitz de su autor, se encuentran ante nosotros en toda su urgencia argumentativa como amonestación y advertencia. Haríamos bien en tomarlos en serio. [1]

REFERENCIAS

[1] Véase Jean Améry, At the Mind’s Limits: Contemplations by a Survivor on Auschwitz and Its Realities, traducido por Sidney Rosenfeld y Stella P. Rosenfeld (Bloomington, Indiana University Press, 1980) y Jean Améry, Essays on Antisemitism, Anti-Zionism, and the Left, editado por Marlene Gallner, traducido por Lars Fischer (Bloomington, Indiana University Press, de próxima aparición). Todas las citas de este ensayo están tomadas de estos dos libros.

Fuente: Fathom Journal

Traducción: Manuel Férez / Revisión: Jorge Iacobsohn

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.