Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 1, 2021

UNRWA: la auténtica catástrofe palestina


En vísperas de una nueva cumbre internacional en la que se pretende conseguir la formidable cifra de 800 millones de dólares para la agencia de Naciones Unidas encargada de los asuntos de los refugiados palestinos, Itamar Marcus, director de Palestinian Media Watch, ha escrito un artículo demoledor en el que dice que la cada vez más cuestionada UNRWA es “lo peor que le haya podido suceder jamás a los palestinos”; de hecho, “es la auténtica Nakba palestina”, sentencia. (Nakba, la gran “catástrofe”, es como denominan los palestinos a la fundación del Israel moderno).

“La UNRWA fue creada en 1949, cuando unos 726.000 árabes (de acuerdo con los datos de la ONU) desplazados durante la Guerra de la Independencia de Israel fueron puestos bajo su cuidado”, escribe Marcus. “Increíblemente, el número [de refugiados] ha crecido hasta los 5,7 millones de la actualidad, [que residen] en 58 campamentos”. “Intencionadamente, al negarse a reasentar a los refugiados originales, la UNRWA hizo que un problema limitado se tornara una miseria permanente, tantos para aquellos como para las 5,5 millones de personas que nacieron con la condición de refugiadas”.

“Las cosas no tendrían que haber sucedido así”, lamenta, denuncia y compara Marcus:

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) se creó sólo unos meses después que la UNRWA, para ayudar a todos los refugiados [del mundo]. “Desde nuestro nacimiento [1950], ¡hemos ayudado a más de 50 millones de refugiados!”. El contraste es extraordinario. Acnur ha reasentado a millones de refugiados y en el mismo período la UNRWA no sólo no ha reasentado a uno solo, sino que ha impuesto el estatus de refugiado a millones de niños, algunos de ellos nacidos ya hace 72 años. [En efecto, sólo los palestinos ‘heredan’ la condición de refugiado].

Tras acusarla de pretender no ayudar a las personas que tiene a su cargo sino servir a los intereses de una Autoridad Palestina (AP) empeñada en mantener viva la cuestión de los refugiados, perfectamente consciente de que con ello imposibilita una resolución definitiva del conflicto israelo-palestino, Marcus aboga por desmantelar la UNRWA, transferir sus campos e instalaciones a Acnur e instar a los países en que viven los refugiados palestinos a hacerse cargo de ellos y concederles la nacionalidad, so pena de marginación internacional.

“Cada día nacen 274 niños en las prisiones de la UNRWA”, informa Marcus, y sentencia: “Cada año se niega la libertad a otros 100.000 niños. Es inmoral permitir que la UNRWA siga existiendo un solo día más”.

Con la misma contundencia se expresa el Jerusalem Post, el diario que ha publicado el artículo de Marcus. “La UNRWA no necesita más dinero, lo que necesita es que la cierren”, titula el editorial que ha dedicado al asunto, donde abunda en la crisis de credibilidad que experimenta una organización a la que se acusa cada vez más de dilapidar ingentes cantidades de dinero y a la que se ha instado a que acometa reformas radicales en su sistema educativo para desterrar de él el antisemitismo, la israelofobia y la glorificación del terrorismo. “Lejos de transformar a los refugiados en individuos autosuficientes, la agencia ha alimentado la dependencia y la cultura del subsidio”, aduce el diario antes de concluir, remitiéndose de nuevo al título del texto:

Si, más de setenta años después, los palestinos siguen necesitando más ayuda que cualquier otro grupo de refugiados, como los que están tratando de entrar en Europa en la crisis humanitaria que se está viviendo en la frontera polaco-bielorrusa, entonces la UNRWA ha fracasado clamorosamente.

La UNRWA no necesita más fondos; lo que necesita es que la cierren.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.