Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes mayo 16, 2022

Neonazismo y los peligros para las minorías europeas


En la actualidad los grupos políticos de extrema derecha han tomado fuerza en países europeos como Alemania, España, Francia, Italia e Inglaterra; países que durante los últimos 20 años han sufrido una serie de cambios en su panorama político; tales como la desaparición de los regímenes totalitarios  y adelantos en materia de integración en la Unión Europea, así mismo la extrema derecha que se creía que había quedado en el pasado ha venido tomando importancia tanto a nivel mediático como a nivel político.

Cabe destacar algunas de las transformaciones políticas para visualizar el fortalecimiento de estas organizaciones de extrema derecha en algunos países europeos. En 1999, el Partido de la Libertad de Austria (FPÖ) ganó el 27% en las elecciones generales, generando una alarma, por el hecho de que los cristianos demócratas formaran coalición con el FPÖ, casos similares sucedieron en Francia, Holanda, Bélgica e Italia.

En el año 2017, la extrema derecha entró al parlamento alemán bajo la agrupación política Alternativa para Alemania (AfD), y más recientemente España fue uno de los últimos países europeo donde la extrema derecha logró entrar al parlamento por medio de VOX, fortaleciéndose así estos grupos radicales.

Muchas son las razones que dieron nacimiento a estos grupos de extrema derecha y racistas en estos países, no pudiéndose dejar de lado el hecho de que este surgimiento tiene elementos transnacionales, tanto a nivel Inter europeo como global. El resurgimiento de estos grupos se compone de factores culturales, sociales y políticos.

En cuanto al factor cultural, estos buscan legitimar, mantener y perpetuar las costumbres y tradiciones europeas y retomar los valores de su propia identidad nacional. La extrema derecha mantiene un discurso judeófobo, islamófobo y antinmigración.  Un ejemplo de la ruptura de estos valores es lo sucedido en España en cuanto que el impulso de la extrema derecha es la consecuencia de la aprobación del matrimonio homosexual y potenciar los derechos de las mujeres.

En cuanto al factor social, la inmigración juega un papel importante, los ciudadanos europeos ven esta como una amenaza para su identidad cultural, sus oportunidades laborales y una mayor competencia por los beneficios provenientes del Estado, basados en prejuicios y estereotipos enfocados principalmente en los extranjeros.

Desde el punto de vista de las relaciones internacionales, la extrema derecha y sus efectos deben ser estudiados en cuanto a que su discurso que afecta a la sociedad viene dado por acontecimientos como el terrorismo, guerras y la política exterior de gobiernos ligadas al concepto de Soberanía y de Seguridad nacional.

Desde la perspectiva política; aunque no es la única, resalta el llamado “Voto protesta o voto castigo” que es utilizado contra aquellos partidos políticos mayoritarios que no cumplen con sus promesas y no satisfacen las demandas de los ciudadanos durante su período de gobierno.

El surgimiento de estos grupos de extrema derecha ha aumentado la xenofobia, y el racismo en Europa, incitando a la violencia y al odio en la sociedad, contra inmigrantes y refugiados, miembros de las minorías (étnicas y religiosas), contra personas del colectivo LGBTIQ, así como también generando violencia y odio contra los defensores de los derechos humanos. Incluso, hacen uso de las nuevas tecnologías de información de ámbito mundial para lograr sus objetivos.

Los gobiernos para combatirlos deben gestar alianzas con partidos y sectores de la sociedad moderados que logren proteger el Estado de derecho y evitar la instauración de dictaduras oscurantistas. Evitar la infiltración en los aparatos del Estado, enseñar con ahínco e inteligencia la amenaza que la extrema derecha significa, demostrar que su ideología basada en el pasado atroz está fuera de lugar en este mundo moderno, donde la globalización e integración social juegan papeles importantes.

Por último, cabe denotar la importancia o el rol que las instituciones educativas deben jugar para evitar que estos grupos sigan su avance y perpetuidad, incluyendo programas educativos de formación tanto para estudiantes como profesores que muestren la amenaza que estos grupos representan, menoscabando los derechos de los ciudadanos por medio de un discurso autodestructivo de las sociedades libres.

***María Raquel Méndez Urdaneta – Estudiante de Relaciones Internacionales

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.