Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes mayo 16, 2022

Editorial de Jerusalem Post. Escandalosas afirmaciones de Human Rights Watch sobre el ‘Apartheid’

Olvídese de Turquía y los kurdos, olvídese de Bielorrusia y los refugiados, olvide las masacres en Etiopía o los abusos en Mali. Para HRW, se trata de Israel.


Kenneth Roth, Director Ejecutivo de Human Rights Watch

Olvídese de Turquía y los kurdos, olvídese de Bielorrusia y los refugiados, olvide las masacres en Etiopía o los abusos en Mali. Para HRW, se trata de Israel.

Si alguien tiene alguna duda de que Human Rights Watch, la ONG con sede en Nueva York fundada en 1978 para forzar la apertura de sociedades cerradas, estaba obsesionada con Israel, un tuit reciente de su director ejecutivo Kenneth Roth (foto de portada) debería disipar esas dudas.

En la parte superior de una lista que tuiteó esta semana sobre las “principales noticias de derechos humanos en 2021” estaba “el apartheid de Israel”. Así es, el jefe de la organización que declaró en un informe fácilmente desacreditado en abril que Israel era un estado de apartheid ha colocado en su tuit esa declaración como la principal historia de derechos humanos del año.

En opinión de Roth, la caracterización que hace HRW de Israel como un régimen de apartheid es más significativa en el universo de los derechos humanos que los abusos cometidos por los gobiernos iraní o sirio contra su propio pueblo, por China contra los uigures, o por los talibanes contra esos desafortunados afganos que ahora se encuentran bajo la regla de la itd.

Olvídese de Turquía y los kurdos, olvídese de Bielorrusia y los refugiados, olvide las masacres en Etiopía o los abusos en Mali, Nigeria, Yemen, Arabia Saudita y Rusia. Para HRW, se trata de Israel.

Un clic en el enlace provisto en el tweet de Roth lo lleva al sitio web de HRW, donde, bajo un cartel naranja que dice “Done ahora”, el grupo enumeró sus historias más leídas del año. En ninguna parte de la lista hay una historia sobre el sometimiento de la disidencia por parte de Irán ni sobre cómo Corea del Norte aterroriza a sus ciudadanos. Lo que encabeza esta lista es el informe “Israel apartheid” de HRW. No es de extrañar, ya que la organización lo promovió sin descanso.

La pancarta “Done ahora” en la parte superior de la página no es una trivialidad insignificante, ya que la organización tiene un historial de atacar a Israel para recaudar fondos. En 2009, se informó ampliamente que una delegación de HRW visitó Arabia Saudita para recaudar dinero de los saudíes ricos destacando las actividades del grupo contra Israel. En otras palabras, utilizar informes antiisraelíes para recaudar dinero no es un modus operandi cotidiano para esta organización.

Pero esa no es su única motivación. Como escribió el fundador del grupo, el difunto Robert L. Bernstein, en un artículo de opinión del New York Times en 2009, la organización ha comenzado a “publicar informes sobre el conflicto árabe-israelí que están ayudando a quienes desean convertir a Israel en un paria”. Bernstein escribió que esta distorsión de la misión original del grupo lo obligó a hacer algo que nunca anticipó: “unirse públicamente a los críticos del grupo”.

Esas palabras fueron escritas hace 11 años. Mientras tanto, HRW se ha transformado de una organización cuyos informes están “ayudando a aquellos” que quieren deslegitimar a Israel a un grupo que lidera ese cargo. No hay otra forma de explicar su obsesión por Israel.

Por ejemplo, a principios de este mes, la organización emitió otro informe sobre el Estado judío titulado “Israel: vigilancia policial abusiva en Lod durante las hostilidades de mayo”, en el que pinta una imagen decididamente unilateral de lo que sucedió en esa ciudad cuando los árabes se amotinaron cuando Israel era bombardeada por cohetes desde Gaza.

Una figura clave detrás de este informe, así como del informe del “apartheid”, fue el director de Israel y Palestina de HRW, Omar Shakir, cuya expulsión de Israel por apoyar el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones fue confirmada por la Corte Suprema en 2019.

Al defender la expulsión de Shakir debido a las actividades de BDS, el tribunal escribió: “Un individuo que niega la legitimidad misma del Estado de Israel o su control del área, y busca socavarlo mediante un boicot, está incluido [en una ley de 2017 que autoriza el estado para deportar a activistas extranjeros del BDS], incluso si disfraza su posición con la retórica de los derechos humanos o el derecho internacional. La prueba es sustantiva, y las palabras en las que se envuelve la campaña de deslegitimación no le otorgan inmunidad”.

En ese caso, el tribunal tuvo cuidado de dejar en claro que la acción que sostuvo estaba dirigida a Shakir, y no a la propia HRW, que era libre para operar en Israel. Sin embargo, mucho de lo que dijo el tribunal sobre Shakir también parece aplicable a HRW. Utiliza sistemáticamente la retórica de los derechos humanos y el derecho internacional para deslegitimar a Israel y privarlo del derecho a defenderse y proteger a sus ciudadanos.

Esperamos que la gente razonable llegue a ver esto, un proceso que debería ser acelerado cuando Roth coloca de manera descabellada al “apartheid israelí” en la cima de su lista de las “principales noticias de derechos humanos” de 2021.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.