Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves enero 27, 2022

Otro aniversario de la moderadísima Fatah: raro silencio mediático


Hace poco fue el 57º aniversario de Fatah, la organización mayoritaria dentro de la OLP, que lidera Mahmud Abás –el perenne presidente, o autócrata, de la Autoridad Palestina; cuyo mandato de 4 años finalizó en 2009–. Raro es que, tan dados a las efemérides palestinas –es decir, a toda oportunidad de repetir su narrativa–, la gran mayoría de los medios de comunicación en español lo hayan pasado por alto.

El 57º aniversario no de su fundación, sino de su primer ataque contra Israel, en 1965.

El 30 y el 31 de diciembre, informó el Middle East Media Research Institute (Memri), tuvieron lugar concentraciones masivas para celebrar dicha efeméride. Extraño que los medios no informaran sobre tal muestra de unidad, de apoyo al liderazgo… En ellas “destacaron los activistas armados y enmascarados del ala militar de Fatah, las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, a pesar de que la Autoridad Palestina las ilegalizó hace casi 15 años, en 2007”. ¿Quizás este despliegue tan poco moderado, como se pretende son Fatah y el propio Abás, afeaba el marco en el que se quiere mostrar el conflicto? Extraño, tan diestros como se muestran a menudo esos mismos medios en la selectiva omisión y el igualmente focalizado encumbramiento y validación del relato –esa suerte de dogma épico y victimista– del liderazgo palestino…

Memri añadía que en las concentraciones había “activistas que llevaban modelos de cohetes y agitaban carteles de terroristas de Fatah”, y que “participaron niños pequeños, algunos de ellos también enmascarados y con armas”. Otra vez, nada que no hubieran ocultado antes los medios. De hecho, la utilización de menores por parte del liderazgo palestino es sistemática en la amplia mayoría de las coberturas del conflicto. Los niños aparecen únicamente como quieren los mandamases palestinos: como propaganda de ese relato sencillo –aunque no menos eficaz, puesto que se dirige a las emociones fáciles: las que ponen al receptor en la burda y maniquea disyuntiva de tener que elegir entre el mal y el bien.

Los discursos no fueron menos elocuentes que esas demostraciones de concordiamoderación y voluntad de paz. Pero tampoco han mezquinado silencios los medios a las palabras de los líderes palestinos que dicen para sus conciudadanos lo que realmente piensan sobre el conflicto y, sobre todo, sobre su solución. El moderado Abás lo aclaraba en una carta (2012) dirigida a los residentes de Gaza:

Nuestra tierra fue conquistada y no es territorio en disputa, y esto es así para toda la tierra que Israel conquistó antes de junio de 1967.

Es decir, Israel no tiene derecho a existir… Esa es la visión del liderazgo palestino. De Fatah y de Hamás; lo mismo da.

Después de todo, la Constitución de Fatah habla (artículo 12) de la “completa liberación de Palestina” y de “la erradicación de la existencia económica, política, militar y cultural sionista”, y proclama (art.8) que la “existencia de Israel en Palestina es una invasión sionista”.

Pero también esto, tan relevante para comprender el conflicto –y las consecuentes reiteradas negativas palestinas a aceptar acuerdos de paz, ofertas de estadidad–, han silenciado los medios, sin ruborizarse lo más mínimo. Vamos, que si, por acallar, al final del día es más lo que ocultan que lo que muestran, cuentan de realidad – no de ese producto adulterado que, además, presentan ante sus audiencias con la prepotencia de quien está estableciendo una posición moral.

Muy raro, pues, olvidar una oportunidad más de escribir las palabras resistenciaocupaciónpueblo y causa palestina; sufrimientorefugiado y, claro, apartheid. Si, total, por manosear, banalizar, tergiversar, por falsificar, que no quede. No es que nadie vaya a afearles la práctica. Extraño, entonces. Muy extraño. A ver si para el próximo año nos regalan el trágico circo de contorsionismos éticos, el juego de sombras que oculta la utilización de menores; los afeites que ya le gustarían al payaso más pintado, con que ocultan los verdaderos fines de los líderes palestinos. En definitiva, otro numerito de la denigración de la profesión que tanto dicen defender.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.