Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles julio 6, 2022

¿Cómo Estados Unidos ha empoderado al mal en Rusia e Irán?


El contraste difícilmente podría ser más evidente. La estrategia de Estados Unidos para disuadir la agresión del presidente ruso Vladimir Putin contra Ucrania es imponer sanciones. Pero su estrategia para disuadir la agresión del régimen iraní es levantar las sanciones. Esto no solo es contradictorio, sino que en términos de efectividad es precisamente al revés. Las sanciones no tenían sentido una vez que el asalto de Putin a Ucrania ya estaba en marcha, como observó con amargura su presidente, Volodymyr Zelenskyy.

Pero las sanciones debilitaron al régimen iraní en su carrera por lograr la capacidad de fuga de armas nucleares. Las sanciones tenían como objetivo alentar al pueblo iraní a levantarse y derrocar al régimen, la mejor oportunidad de evitar un Irán con armas nucleares sin llegar a la guerra. Ahora, según los informes, la administración del presidente estadounidense Joe Biden ha llegado a un acuerdo que es incluso peor que el desastroso acuerdo nuclear de 2015, eliminando todas las restricciones sobre la fabricación de armas nucleares por parte de Irán en dos años y medio.

Si esto es así, Biden habrá hecho de partera de la bomba iraní que su administración se ha comprometido tan insípidamente a prevenir, y hacia la cual Teherán ya ha dado grandes pasos a través de la política de apaciguamiento de Estados Unidos.

A cambio de un compromiso con la moderación iraní que no valdrá ni el papel en el que está escrito, el acuerdo significa que la administración de Biden levantará las sanciones que aún no ha levantado en silencio. Estados Unidos permitirá así que se canalicen miles de millones de dólares a Teherán para financiar su terrorismo global, armar a Hamás y Hezbollah contra Israel, alentando su marcha hacia la hegemonía regional.

¿Por qué la administración de Biden está decidida a tomar un curso de acción tan terrible? Una sugerencia es la malicia contra Israel, que Teherán ha señalado para la destrucción genocida. Esta malicia se evidencia en el papel del virulento apologista de Teherán contra Israel, Robert Malley, como el hombre clave de Biden sobre Irán. Pero un Irán con armas nucleares también amenaza a Estados Unidos. Irán está desarrollando misiles balísticos que podrían llegar a Estados Unidos, contra los que ha estado en guerra desde que el régimen islámico llegó al poder en 1979.

Así que la razón de esta política extraordinariamente perversa debe ser más profunda. La verdadera causa es seguramente el sistema de creencias fundamental de las clases intelectuales y gobernantes de Occidente, y que vincula su estrategia con Irán con su acercamiento a Putin, y también con su hostilidad hacia Israel.

Esta es la convicción de que la fraternidad de los hombres puede crearse evitando el conflicto mediante la aplicación de la razón, que se asume como un valor universal. Los adherentes depositan su fe en la interdependencia, la globalización y el poder de la diplomacia para evitar la guerra.

Según los informes, el principal artífice del acuerdo nuclear de 2015, el expresidente Barack Obama, creía que dado que, en su opinión, Irán era una víctima histórica de Occidente, empoderarlo atraería su aguijón agresivo y promovería la estabilidad y la paz en la región.

A Israel, una nación occidentalizada que insiste obstinadamente en defenderse contra la aniquilación, no se le podía permitir frustrar esa visión. Y el pensamiento de Obama también parece ser la posición predeterminada de la administración Biden.

Además, según este pensamiento, el verdadero problema para el mundo no son las amenazas que los seres humanos representan entre sí. En cambio, es la amenaza que representan colectivamente para la existencia del planeta mismo a través del calentamiento global provocado por el hombre.

Esto está íntimamente relacionado con la catastrófica debilidad de Occidente contra Putin. Su obsesión por el “cambio climático” le ha entregado a Putin un arma de chantaje devastadora con la que puede paralizar cualquier despliegue de sanciones efectivas.

Eso es porque la agenda verde ha enviado a Occidente a una trampa de su propia creación.

Su determinación de reducir las emisiones de carbono la ha alejado de los combustibles fósiles en favor de las energías renovables. Sin embargo, debido a que son fuentes de energía tan poco confiables, Occidente se ha vuelto cada vez más dependiente del gas natural. Europa ahora obtiene la mayor parte de su gas de Rusia. Así que Putin, con la mano en los grifos que puede abrir o cerrar a voluntad, tiene el poder de restringir el suministro de gas, hacer que el precio del gas se dispare e infligir a las naciones occidentales cortes de energía y aumentos vertiginosos en el costo de la gasolina. viviendo.

El año pasado, la administración Biden empeoró aún más esta trampa. Retiró su apoyo al gasoducto que habría unido a Israel con Europa a través de Chipre y Grecia. Ese oleoducto no solo habría promovido la independencia energética y la prosperidad económica de Israel, Chipre y Grecia. También habría ayudado a diversificar los suministros de gas y, por lo tanto, habría aliviado la dependencia europea de Rusia.

Estados Unidos aparentemente se opuso por preocupaciones sobre los combustibles fósiles. Sin embargo, el año pasado, Biden dio luz verde a la construcción final de Nord Stream 2, el gasoducto de Rusia a Alemania que pasa por alto Ucrania. Si esto comenzara a operar, le daría a Putin un arma devastadora con la que chantajear a Europa occidental amenazando con cortar su suministro de energía.

Biden ahora se retractó y presionó a Alemania para desechar Nord Stream 2. Pero al darle luz verde originalmente mientras vetaba el oleoducto del Mediterráneo oriental, Estados Unidos privilegió a su enemigo ruso sobre sus aliados. Esto sugiere algo maligno más allá de la agenda verde.

Además de la obsesión por el “cambio climático”, la fantasía occidental de un mundo gobernado por la interdependencia, la razón y la diplomacia está implosionando tanto en Ucrania como en Irán.

La fe en la interdependencia significaba que Occidente veía a Putin como alguien con quien podía hacer negocios rentables sin ningún problema. Asumió que los estrechos vínculos financieros y económicos lo unirían a la comunidad de naciones para que no representara una amenaza para nadie más allá de Rusia. Los países occidentales creían que comprar gas ruso consolidaría los lazos que crearon la paz. En cambio, simplemente le dieron a Putin los medios para chantajearlos.

De manera similar, la doctrina de la interdependencia creó la fantasía de que empoderar a Irán lo convertiría del enemigo terrorista más letal de Occidente en un socio civilizado en un esfuerzo mutuamente rentable.

Sobre todo, Occidente se ha dicho a sí mismo que la guerra es inconcebible, incluso en defensa propia, y siempre puede evitarse mediante la diplomacia. Esta doctrina ha llegado a su punto más bajo en las negociaciones con Irán, donde la diplomacia estadounidense se ha convertido en un eufemismo para la rendición abyecta.

La percepción del régimen iraní de que Biden nunca emprendería una acción militar, a pesar de los repetidos ataques de sus representantes contra Estados Unidos y sus aliados, lo animó a mantenerse firme en las conversaciones nucleares. El aumento de su agresión resultó en más concesiones estadounidenses y la convicción en Teherán de que Estados Unidos le daría todo lo que exigiera.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo esta semana que no permitiría que la pretensión de diplomacia de Putin oscureciera sus actos agresivos. Sin embargo, eso es precisamente lo que ha estado haciendo con Irán, como habrá señalado Putin. Para el líder ruso, las sanciones no son más que un irritante menor. Un intento serio contra él por parte de Occidente implicaría poner sus botas militares en el suelo.

Los tiranos sólo respetan el poder. La ausencia de intenciones serias es vista como debilidad y estimula más agresión. La única razón por la que se desactivó la crisis de los misiles cubanos de 1962 fue que el primer ministro de Cuba, Fidel Castro, comprendió que Estados Unidos estaba preparado para luchar y sacrificar vidas estadounidenses, lo que entonces estaba.

La paradoja de la paz es que su mantenimiento depende de hacer creíble la amenaza de guerra. Los liberales occidentales rechazan esto como “aliento de guerra”. Para ellos, la diplomacia se ha convertido en una religión.

Sin embargo, cuando se trata de resistir los abusos de poder, la diplomacia es el dios que falla una y otra vez. Cuando se utiliza como estrategia contra la agresión implacable, convierte a sus seguidores en cómplices de la matanza.

Es por eso que el “proceso de paz” de Israel resultó en miles de israelíes asesinados. Es por eso que Irán está a punto de obtener su bomba genocida. Y es por eso que Ucrania ahora pagará un precio terrible, a manos de un tirano empoderado por un occidente consumido por sus propias ilusiones ridículas y letales.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.