Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes julio 5, 2022

6 aplicaciones de salud permiten que pacientes similares compartan información

Soluciones de Israel aprovechan la sabiduría popular para mejorar la condición de los enfermos. en cuestiones como el bienestar emocional y hasta el asesoramiento genético.


La sabiduría popular se usa para conseguir mejores resultados de salud. Foto: Cottonbro/Pexels

Cada día más de mil millones de personas llegan a sus destinos gracias al uso de aplicaciones de datos colaborativas como Waze y Moovit de Israel.

Si los aportes de una masa crítica de usuarios pueden ayudar a la gente a viajar mejor en automóviles o transporte público también podrían contribuir con pacientes y médicos en cuestiones relacionadas con la salud.

Mor Levy Gaier, directora de marketing de Alike, no cree que la sabiduría popular pueda reemplazar el consejo de los expertos pero sí que empodera a los enfermos para convertirse en una parte integral de su propio equipo de salud haciendo las preguntas correctas y obteniendo una mejor atención.

“Cada año, un ciudadano de EEUU visita al médico un promedio de tres veces pero pasa más de 52 horas en línea para hallar información sobre la salud. Diferentes estudios muestran que los pacientes confían tanto en las revisiones en línea como en las recomendaciones de los médicos por lo que lo mejor sería que accedieran a fuentes de datos de atención médica adecuadas y personalizadas”, explicó la ejecutiva.

Levy Gaier ejemplificó que en la actualidad nadie se sienta un nuevo restaurante sin consultar las reseñas en Yelp y que “cuando se trata de nuestra salud, también deberíamos poder aprovechar esa información”.

En ese sentido, hay compañías israelíes que aprovechan este tipo de datos para mejorar la investigación, el diagnóstico y tratamiento de problemas físicos y emocionales.

Alike Health

Dos pacientes con la misma condición pueden compartir información valiosa pero salvo que tengan puntos extra en común -gravedad de la enfermedad, edad, estilo de vida y perfil general de salud-, los datos podrían ser irrelevantes.

Alike Health crea redes de similitud de pacientes. Foto cortesía de Alike Health

Es por ello que Alike Health usa aprendizaje automático para crear “redes anónimas de similitud de pacientes” basadas en diagnósticos compartidos y otros parámetros sociodemográficos y de salud.

En mayo pasado, y luego de un año y medio de trabajo en Tel Aviv, Alike Health lanzó su aplicación gratuita en EEUU que ya cuenta con 10.000 usuarios activos.

“Somos la gran explosión de lo que ocurre cuando se colocan los datos clínicos y los testimonios de los pacientes en el mismo sitio. Se trata de una combinación inusual en el mundo de las aplicaciones de salud digital”, indicó Gaier.

En la comunidad Alike, los pacientes pueden compartir información y experiencias para comprender mejor su condición y recibir apoyo emocional y social. Además tienen la posibilidad de acceder a grandes bases de datos de EEUU, Reino Unido e Israel para medir la prevalencia de su condición y ver cómo se tratan otras personas.

Alike fue creada por el pionero de ciberseguridad Amnon Bar-Lev, la doctora Varda Shalev y el científico de datos Ohad Zadok.

“Se podría decir que somos una mezcla de Tinder y Waze para la salud. Tinder, porque relacionamos a las personas con aquellas que son médicamente más similares, y Waze porque es posible aprender de alguien que comparte el mismo camino en tiempo real”, describió Bar Lev.

StuffThatWorks

La compañía StuffThatWorks, creada por Yael Elish -miembro central del equipo fundador de Waze-, ayuda a las personas a saber qué tratamientos funcionan mejor para su condición a través del crowdsourcing basado en inteligencia artificial.

El “mapa de similitudes” de StuffThatWorks está compuesto de aportes de cerca de un millón de colaboradores, Imagen cortesía de StuffThatWorks

Los pacientes que sufren enfermedades crónicas responden una encuesta sobre los tratamientos probados, su eficacia, los efectos secundarios y más.

Más tarde, esa información se normaliza, se vuelve anónima y se analiza mediante algoritmos avanzados de aprendizaje automático programados para hallar y mapear información compartible con toda la comunidad de condiciones, subgrupos e individuos.

En la actualidad, el “mapa de similitudes” de StuffThatWorks está compuesto de aportes de cerca de un millón de colaboradores que representan más de 580 condiciones médicas.

Los miembros pueden comentar, discutir y plantear nuevos interrogantes investigación, y cuanta más gente se sume y contribuya con su información, más inteligentes y personalizadas serán las perspectivas.

“Las respuestas están allí afuera. Aquellos que probaron varios tratamientos saben que es lo que mejor les funcionó. Lo que falta es una manera de empoderarlos para compartir estos datos de manera organizada y optimizada para su análisis”, explicó Elish.

Belong.Life

En 2015, la empresa Belong.Life lanzó su primera aplicación “Beating Cancer Together” (Venciendo juntos al cáncer) y hoy es la red social más grande del mundo para pacientes de ese mal.

Más acá en el tiempo, desarrolló aplicaciones como BelongMS y BelongIBD para pacientes con enfermedades crónicas,

Hoy, más de un millón de pacientes, familiares y cuidadores de enfermos en todo el planeta usan las soluciones sin cargo para orientación, apoyo y educación de la compañía.

La plataforma anónima habilita discusiones de temas que incluyen muchos que los miembros de esa red no se sienten cómodos de comentar con sus médicos.

Con el uso de unos 1.500 algoritmos de inteligencia artificial y aprendizaje automático, Belong.Life consigue tener conocimientos novedosos de esa comunidad inusualmente grande para compartirlos con investigadores de todo el mundo.

El oncólogo Daniel Vorobiof, director médico de la empresa, expresó que la investigación del cáncer y las pruebas clínicas se limitan a pequeños grupos de gente y tienen un valor limitado.
“Sin embargo, la vasta información obtenida y analizada de las aplicaciones nos ayuda a descubrir nuevas conexiones y patrones para lograr tener una visión más profunda de muchos aspectos desatendidos de la atención del cáncer”, aseguró el especialista.

En esa línea, surgió un análisis de las discusiones de pacientes jóvenes con cáncer de mama sobre la sexualidad y la imagen corporal.

Otro estudio reveló que aquellos que sufren cáncer y no están vacunados contra el COVID-19 tienen un riesgo 21,5 veces mayor de contraer coronavirus que los que sí han sido inoculados.

Vorobiof remarcó que un cardiólogo israelí se acercó a la empresa para verificar una observación que había hecho sobre la arritmia cardíaca en pacientes con cáncer que usaban cannabis. “Hallamos cierto porcentaje menor que busca atención cardiológica por arritmia. El cardiólogo presentó un artículo que fue el primer estudio de este efecto secundario específico”, indicó.

Si bien la meta principal de Belong.Life no varió, el uso de la sabiduría comunitaria para la investigación se convirtió en una consecuencia importante.

De ese modo, Vorobiof develó que la compañía puede analizar sentimientos subjetivos y sensaciones una gran cantidad de pacientes y cuidadores que no se podrían obtener de otra manera.

Wisdo

“Somos una compañía y un movimiento que ayuda a la gente a vivir las experiencias más significativas de la vida confiando en las vivencias de las personas que han estado allí”.

Así se define esta aplicación nacida en 2018 que ofrece comunidades virtuales para aquellos que buscan apoyo para problemas emocionales entre personas similares
En este caso se trata de soledad, ansiedad, angustia y aliento para alcanzar objetivos específicos como hacer nuevos amigos o encontrar un propósito para seguir viviendo.

De forma continua, un motor de inteligencia artificial presenta a usuarios que comparten experiencias de vida y metas parecidas.
Ellos eligen conectarse a través de un grupo facilitado por un mentor o a sesiones individuales.

Con más de un millón de usuarios, esta aplicación por suscripción asegura que puede “bajar las tasas de aislamiento social en un 23 por ciento, incrementar en un 39 por ciento la cantidad de días saludables que pueden tener sus miembros y reducir los costos médicos generales”.

Con muy buenas calificaciones en las tiendas App Store y Google Play, en 2019 Wisdo fue nombrada por Fast Company como una de las compañías más innovadoras del mundo.

El periodista Boaz Gaon, fundador y director ejecutivo de la empresa, creó esta comunidad después de lidiar con la enfermedad terminal de su padre.
“Cuando escribí sobre su muerte, hallé consuelo entre la comunidad. Ellos comprendieron y empatizaron porque también habían perdido a sus seres queridos”, afirmó Gaon.

Los datos anónimos extraídos de la aplicación son usados para ser investigados.

Un reciente estudio compara los datos de referencia de 40 000 usuarios de entre 17 y 80 años (59 por ciento de mujeres) que se unieron a Wisdo durante dos olas de la pandemia de COVID-19 (de junio a octubre de 2020 y de junio a octubre de 2021).

“La información muestran asombrosos cambios en la salud mental, el sueño, la toma de medicamentos y la motivación para ayudar a otros de los adultos. Y esto mientras se prolongan los efectos de la pandemia”, reveló el documento.

Algunos datos particulares: el 60 por ciento desarrolló problemas para dormir de junio a octubre de 2021 (un incremento del 46 por ciento  respecto al mismo período en 2020), el 34 por ciento tomó remedios para tratar su salud mental (aumento del 89 por ciento); el 32 por ciento surgió cambios de peso (una suba del 45 por ciento); y el 30 por ciento informó que la depresión afectó su vida laborar (un alza del 7 por ciento).

Medivizor

Con una década de vida, Medivizor es un servicio en línea gratuito que selecciona estudios médicos, pautas, advertencias, inscripción en pruebas clínicas y otros datos para ofrecer resúmenes interpretados en lenguaje llano.

Desde la empresa explicaron que la plataforma, usada por “un par de cientos de miles de pacientes en 129 países, el 80 por ciento de ellos en EEUU”, extrae información a través de la personalización explícita e implícita.

La personalización explícita está basada en el perfil médico del usuario.
Cada año hay unas 20.000 investigaciones sobre el cáncer de mama y 1.700 pruebas clínicas para pacientes con cáncer de mama.
Información como el tipo específico de cáncer, los marcadores genéticos, el historial de tratamiento, edad, peso y comorbilidades ayudan a filtrar mucho contenido irrelevante.

Por otra parte, la personalización implícita incorpora la sabiduría popular y todas las acciones de los suscriptores de Medivizor funcionan juntas de manera pasiva para conservar aún más los datos.

Cuando alguien abre un elemento, lo comenta, pide un ensayo clínico a través de la plataforma o hace cualquier otra acción, esto ayuda al algoritmo a priorizar la información para ese usuario en función de la similitud de su situación y reacciones a los de otros miembros.

“Si de repente hay 50 ensayos clínicos y uno tiene más tracción de personas, comprendemos que es más probable que la prueba sea útil para alguien más y el algoritmo lo prioriza”, indicaron desde la empresa.

En simultáneo, la sabiduría popular permite que Medivizor agrupe a los suscriptores en miles de “micro comunidades” para que mantengan sus conversaciones anónimas centradas en el contenido que más les interesa.

Genoox

Genoox ofrece su plataforma “Franklin” donde profesionales de la genética pueden hallar información procesable en tiempo real de la base de datos genómica más grande y compartir sus conocimientos con colegas.

Esta colaboración abierta distributiva ayuda a los profesionales de la salud a individualizar la atención al paciente con el uso de la información más actualizada posible.

El equipo Genoox. Foto cortesía de Genoox

“Los médicos en todo el mundo usan la plataforma a diario para el diagnóstico y tratamiento de trastornos genéticos y cáncer pero también para el descubrimiento de nuevos fármacos y la planificación familiar”, expresó Assaf Sahar, titular de desarrollo comercial de Genoox.

El directivo reveló que la empresa trabaja con más de 1.700 instituciones en 44 países, incluidos los hospitales más grandes y avanzados. “Cada mes, nuestra comunidad genera cerca de 6.000 casos de pacientes”, destacó.

Genoox fue fundada por un equipo de genetistas, bioinformáticos, ingenieros y tecnólogos. Hoy tiene su sede en Tel Aviv y cuenta con una oficina en su mercado más grande: EEUU.

Sahar ejemplificó cómo la plataforma “ayuda a los médicos a ayudar a sus pacientes”.

Tiempo atrás, la ciencia halló una “variante de significado incierto” en el panel genético de una mujer embarazada. Un científico genético del servicio de salud Macabi de Israel y miembro de Genoox no encontró informes sobre esa variante.

Así fue como revisó a Franklin y vio que un equipo de un hospital infantil israelí había informado que esta variante causaba problemas cardíacos graves.
Cuando confirmó los datos, esa información fue crucial para ayudar a la embarazada y su pareja a decidir si interrumpir o no el embarazo.

Para finalizar, Sahar definió: “Tratamos de reducir la incertidumbre en la genética”.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.