Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves diciembre 8, 2022

El costo que tiene para Israel la integración a un «nuevo Oriente Medio»

La Cumbre del Negev ayudará al estado judío a convertirse en un actor importante en la región, ya que la amenaza iraní se cierne sobre él y otros estados sunitas, pero los palestinos tienen la intención de protestar contra este movimiento de manera violenta.


Los cancilleres de Bahrein, Egipto, Israel, Estados Unidos, Marruecos y Emiratos Árabes Unidos en la Cumbre del Negev, celebrada en el sur.

Fue una genial jugada por parte del ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Yair Lapid, organizar la Cumbre del Negev en Sde Boker. Una gran idea, sobre todo, porque es el lugar donde están enterrados David Ben-Gurion y su esposa Paula.

Si se hubiera ofrecido a celebrar el histórico evento regional en Jerusalem, los ministros de Relaciones Exteriores árabes no habrían venido. Si se hubiera ofrecido a organizarlo en Tel Aviv o Eilat, habría atraído críticas hacia él por parte de miembros del público de derecha y legisladores.

 

Es demasiado pronto para saber si la cumbre fue realmente histórica. Pero, definitivamente, fue un paso importante en la lucha de Israel para que los estadounidenses dejaran de aliviar las sanciones contra Irán, incluida la rumoreada eliminación del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de su notoria lista de grupos terroristas.

Foto Asi Efrati/GPO

Según las fuentes, la decisión sobre este asunto se ha pospuesto más que a la presión israelí y saudí, así como a las críticas de algunos miembros del Congreso estadounidense.

Además, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ha dejado algo más claro a los funcionarios israelíes durante su aparición en la cumbre: el gobierno estadounidense ahora confía plenamente en el primer ministro Naftali Bennett para mediar entre Rusia y Ucrania. Aparentemente está dispuesto a resistir las críticas de Israel sobre que Estados Unidos no implementa algunas de las sanciones contra Irán mientras Bennett continúe sus esfuerzos de mediación.

En lo que respecta a la cumbre, no es tan innovadora como los políticos israelíes quieren que creamos. Las reuniones entre Israel y algunos países sunitas ocurrieron en el pasado e incluyeron a funcionarios de rango mucho más alto que los ministros de Relaciones Exteriores.

En marzo de 1996, en la ciudad egipcia de Sharm el-Sheikh se celebró la «Cumbre de Pacificadores», pero su verdadero propósito era ayudar a Shimon Peres en las próximas elecciones, que no ganó.

En junio de 2003, se celebró la Cumbre de Aqaba para ayudar a Ariel Sharon a frustrar la Segunda Intifada. En noviembre de 2007, se convocó la Conferencia de Anápolis para presentar un borrador consecutivo de las negociaciones entre el ex primer ministro Ehud Olmert y el presidente palestino Mahmoud Abbas.

 

En la actual Cumbre del Negev, Israel ya no es un invitado ni un observador. Ahora es un jugador importante, y su aceptación en el club regional ya no depende de la aprobación de los estadounidenses. Por el contrario, los estadounidenses son los invitados de Israel ahora.

Otro resultado positivo de esta cumbre es la decisión del presidente egipcio, Abdel Fattah Al-Sisi, de enviar a su ministro de Relaciones Exteriores a asistir a ella. Egipto busca unirse a los Acuerdos de Abraham por razones económicas, ya que necesita inversiones de los Emiratos e Israel, pero también por razones de seguridad y políticas.

Es cierto que el tratado de paz con Egipto existe desde hace 43 años, pero el acuerdo de normalización con los Estados del Golfo le ha dado una nueva vida.

Estos desarrollos fueron el resultado de otros mucho menos positivos. En primer lugar, la inminente reactivación del acuerdo nuclear con Irán, y en segundo lugar la retirada política estadounidense de Oriente Medio. La preocupación de que Irán se convierta en un umbral nuclear, ya que mientras está libre de sanciones internacionales y fomenta el terrorismo regional, es lo que ha acercado a los estados sunitas a Israel.

 

Si bien Israel no puede proporcionar a estos países las mismas protecciones que los Estados Unidos, sigue siendo el país más poderoso de la región, tiene vínculos con el Congreso de los Estados Unidos y, lo que es más importante, Israel tiene la capacidad militar de atacar a Irán en cualquier momento.

También se espera que Arabia Saudita se una a esta alianza en el futuro. Es por eso que el gobierno israelí se apresuró a condenar el reciente ataque contra objetivos saudíes, llevado a cabo por los rebeldes hutíes en Yemen.

Es poco probable que el próximo año se unan a la cumbre los dirigentes palestinos. En lo que respecta a Bennett y Lapid, ésa es una buena noticia. Pero, como tristemente aprendimos durante la semana pasada, los palestinos tienen su propia manera, generalmente violenta, de forzarse a sí mismos en cada discurso.

Y aunque no estaban alrededor de la mesa política en la cumbre, estaban en Hadera, Be’er Sheva y Bnei Brak.

Por lo tanto, no sólo el hermoso paisaje de Sde Boker es parte del nuevo Medio Oriente, sino también el terrorismo.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.