Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles mayo 18, 2022

Analizando la política mundial de Estados Unidos en la administración Biden

Con el Profesor Arie Kacowicz , catedrático de RRII en la Universidad Hebrea


El Profesor Arie Kacowicz, del Departamento de Relaciones Internacionales en la Universidad Hebrea de Jerusalem, nos concedió una entrevista para evaluar el papel que está jugando Estados Unidos en Oriente Medio, sin olvidar influencias a nivel internacional.

 

P: Arie, es un gusto estar en contacto contigo para esta entrevista, especialmente recordando los tiempos en los que compartimos las salas de estudios en la Universidad Hebrea. Desde entonces tú seguiste con la carrera académica en el mismo campo que estudiamos juntos, Relaciones Internacionales, y hoy sos uno de los principales catedráticos en el tema . Primero, en términos muy generales ¿cómo ves el papel que está jugando Estados Unidos ahora con la Administración Biden en Oriente Medio? 

R: Yo diría que hay una continuidad entre la administración de Biden, que ya lleva un año y pico, y las de los gobiernos anteriores tanto de Trump como de Obama, en el sentido que uno puede ver un retroceso gradual, no completo, de la presencia de Estados Unidos en la región, que en parte tiene que ver con lo que ocurre dentro de la región y en parte tiene que ver con lo que ocurre en el mundo. Es decir, Estados Unidos está, ya ha estado y va a seguir estando muy ocupada en un viraje hacia el Este, es decir, hacia Asia. Y también  lamentablemente lo que vemos en las últimas semanas por la guerra entre Rusia y Ucrania, lo cual hace que el Medio Oriente no sea una prioridad.

 

 

P: No sólo no es una prioridad sino que la política adoptada por Estados Unidos ha dañado mucho los lazos con algunos de sus aliados.

R: Justamente te cuento que en uno de los últimos números de Foreign Affairse hay varios artículos en los que se refiere a que Estados Unidos ha tenido una influencia bastante negativa en varios países del Medio Oriente. Es más fácil destruir países que volverlos a reconstruir, por ejemplo, en el caso de Irak, por el caso de Afganistán. Lo que sí yo diría es que sí ha habido un aspecto positivo en la influencia de Estados Unidos en la región, que se refiere a los acuerdos de Abraham de septiembre del 2020.

 

P: Eso es indudable. Recordemos que no fue con la administración actual de Biden, sino la anterior, de Trump. Pero analizando lo que ya mencionaste, los otros temas internaciones que son hoy prioridad para Biden…¿ te parece lógico que porque le interesa más China, avance a pasos agigantados  a un acuerdo nuclear con Irán? La verdad es que hace poco parecía que estaba por firmarse y aún no se firmó. Pero está claro que Irán constituye una gran amenaza, ante todo para Israel y luego para varios países árabes. ¿Pero acaso Estados Unidos no tiene claro que es también su enemigo?

R:  Estados Unidos quiere llegar a un acuerdo con Irán, aunque no se puede volver exactamente al acuerdo del que Trump se salió en forma unilateral, para dejar de lado el tema de Irán que ahora lo considera menos importante que otros.   Tú formulaste la pregunta en ángulo israelí, o sea Israel ve a Irán como una amenaza de gran envergadura. Yo estoy de acuerdo con eso. Pero  viéndolo desde Washington es obvio que el apuro de Estados Unidos o la idea de volver al acuerdo con Irán va dentro de este esquema según el cual el Medio Oriente es un dolor de cabeza que no es tan importante como otras prioridades que tiene hoy día Estados Unidos. Eso  explica el regreso. Y, nuevamente, no es que este acuerdo sea mejor. Probablemente sea peor que el acuerdo de 2015, pero es una cuestión de alternativas.

 

P: Yo siento que Washington irradia contradicciones.

R: Biden por un lado él ha dicho que él no va a permitir a Irán que llegue al arma nuclear . Desde mi punto de vista,  aunque el acuerdo nuclear puede ser inclusive más imperfecto que el anterior,  es preferible a la continuación de un status quo, una situación en la cual Irán sigue avanzando hacia el arma nuclear. Porque, de hecho, la jugada de Trump apoyada por Netanyahu a mí me pareció un terrible error.

 

P: ¿Irse del programa? ¿Por qué?

R: Porque  no había plan B, porque lo último que Estados Unidos concibe ahora es en  salir a una guerra contra Irán o una guerra preventiva. Eso es un disparate. Por eso es que Estados Unidos tiene una clara intención de volver a un acuerdo que por lo menos maneje este problema o impida que Irán llegue el arma nuclear en los próximos años. Es que para Estados Unidos es cuestión de prioridades, como ya hemos explicado.  Y claro que con la ausencia paulatina de Estados Unidos en la región, actores importantes en la región, incluyendo a Israel, pero también Arabia Saudita y otros países del Golfo, deben buscar  alternativas.

 

P: ¿Alternativas? Eso suena a muy grande

R: Yo creo que deben acercarse a otros países, buscar alianzas, porque Estados Unidos va dejando un vacío cada vez mayor.

 

P: Un  punto interesante que tú mencionaste al principio es la similitud entre el encare de la administración Biden y su antecesor Donald Trump en cuanto a lo que yo presentaría como una línea de encerrarse hacia adentro.  ¿Cuáles son, por otro lado, las grandes diferencias a tu criterio a nivel internacional entre la actitud de la administración Biden y la que tenía Trump?

R:  La pregunta es si lo formulas en forma general o respecto al Medio Oriente. Porque en forma general es obvio que en Biden ha regresado a esta actitud multilateral y yo creo que la está jugando bastante bien dentro de las limitaciones ya que  no quiere una tercera guerra mundial, una confrontación nuclear con Rusia; Biden ha logrado en forma bien notable recrear la OTAN y la relación con la Unión Europea, a la propia Europa, así como las alianzas también con países en el Asia Oriental para confrontar, obviamente la agresión rusa. Y eso es una gran diferencia respecto a Trump. Es decir, cuando dije que Biden continúa el retroceso del Medio Oriente no es para volver a “America first”  de Trump, sino para atender sus otras prioridades.

 

P: ¿Y sobre los temas de Oriente Medio propiamente dicho? Palestinos por ejemplo.

R: En el contexto del Medio Oriente la diferencia quizás es que la administración de Biden ha cambiado su postura o ha vuelto a la postura más tradicional hacia los palestinos. La administración de Trump alienó a los palestinos mudando la embajada a Jerusalén y sacando los fondos de apoyo a UNWRA.  Biden dice “estamos a favor de la postura tradicional Estados Unidos, que es la de dos Estados”. Y nuevamente, los acuerdos de Abraham que se están poniendo práctica con o sin el apoyo de Estados Unidos. Obviamente esta administración no se opone a los acuerdos de Abraham, pero  hay más iniciativa de parte de los actores regionales, y cuando me refiero a los actos regionales, me refiero también a, por ejemplo, a Turquía. Vemos ahora de un nuevo acercamiento hacia Egipto, hacia Israel,  Arabia Saudita y los Emiratos Árabes. Es decir, sí, vemos que hay una serie de movimientos que son en parte apoyados por

Estados Unidos, vimos esta mini cumbre de los cancilleres de Israel, Egipto, de los países del Golfo acá en Israel, que, con el Canciller, con Estados Unidos también. Pero hay distintos matices.

 

P : ¿Qué daño hizo la retirada de Afganistán?

R: Fue una retirada muy brusca. Quizás eso también influyó en Putin, quizás lo hizo pensar que Estados Unidos es débil y él puede hacer lo que quiere.  Claro que a eso se suma lo que pasó antes, la falta de acción en el 2014 cuando Rusia ocupó Crimea.

 

P: Arenas que se mezclan, influyen una sobre la otra. 

R:  Claro, claro. Es decir, nosotros obviamente, para tratar de entender lo que pasa en el mundo, dividimos las diferentes arenas, pero está todo de alguna forma conectado.

Por ejemplo,  China hoy día está mucho más presente, por lo menos los medios económicos, en la región en el Medio Oriente, ¿no? Ha hecho acuerdos económicos de mucha importancia con Irán y también juega con los Emiratos Árabes .  A lo que voy es que hay más rol para nuevos actores y obviamente no nos tenemos que olvidar que desde 2015 Rusia también sigue siendo un actor muy importante en la región. Cuando en 2015 Rusia entra  en la guerra civil de Siria, salva al gobierno de Assad  interviniendo militarmente.

 

P: Y eso nos devuelve a la guerra en Ucrania, ya que la necesidad de seguir atacando blancos iraníes en territorio sirio, impuso a Israel una línea singular en cuyo marco condenó la invasión rusa pero también dejó la puerta abierta al contacto con Moscú. Como todo, complicado. Mucha gracias Arie.

R: A ti.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.