Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles julio 6, 2022

Cuando se trata de control de armas, ¿Por qué Estados Unidos no puede parecerse más a Israel?

Leyes con más sentido común no evitarán el próximo Uvalde, pero salvarán miles de vidas


El tiroteo masivo en Uvalde, Texas, me da ganas de gritar.

Si eres padre, o si alguna vez fuiste un niño, es imposible leer sobre la masacre deliberada de 19 niños y dos adultos en la Escuela Primaria Robb por parte de un pistolero de 18 años y no querer callarte y llorar.

Esa es la respuesta natural. Después de Sandy Hook. Después de Parkland. Después de Columbine. Después de Santa Fe.

¿Santa Fe?

¿No recuerdas el tiroteo en la escuela secundaria en Santa Fe, Texas, en 2018? Diez estudiantes fueron asesinados. Sus padres aún viven con la agonía de la pérdida, pero ha habido 119 tiroteos en escuelas en los Estados Unidos desde entonces, y 212 tiroteos masivos desde enero. No hay tiempo para que los demás lloremos y mucho menos recordemos.

control Llorando-en-Uvalde-Texas-The-Forward

Una joven llora afuera de un centro cívico donde se ofrece asesoría sobre duelo en Uvalde, Texas
(Foto: The Forward)

La respuesta comprensible es hacer que se detenga. Arreglarlo. Para trazar una línea en la arena.

Pero ahí es donde se vuelve vago. El dolor y la indignación son puros. La solución es confusa.

Después de un tiroteo masivo, muchas personas piden un control de armas más estricto. Las investigaciones está de su lado, hasta cierto punto: los estudios muestran que un mayor control de armas resultará en menos muertes por armas de fuego. Después de un tiroteo masivo que mató a 35 personas en 1996, Australia impuso medidas estrictas de propiedad de armas y la prohibición absoluta de armas semiautomáticas y automáticas. Siete años después de la entrada en vigor de esa ley, su tasa de homicidios con armas de fuego se redujo en 42%, y la de suicidios con armas de fuego disminuyó en 57%.

Pero —y este es un “pero” tan desalentador como se puede imaginar— hay poca evidencia que sugiera que un mayor control de armas evitaría el próximo Sandy Hook o Uvalde.

He aquí por qué: según los Centros para el Control de Enfermedades, 45.222 personas murieron por lesiones relacionadas con armas de fuego en Estados Unidos en 2020, 123 por día. De ellos, el 53% (24.292) fallecieron por suicidio, el 43% (19.384) por asesinato y el 3% por accidentes, tiroteos policiales o causas indeterminadas. Alrededor de 512 personas murieron en tiroteos masivos ese año, 10 en tiroteos escolares.

Sí, fue un año de pandemia, pero las proporciones de tiroteos masivos con respecto a las muertes por armas de fuego en general se mantienen para otros años. En 2016, los tiroteos masivos representaron menos del 2% de las 39.000 muertes por armas de fuego de ese año. Leyes de armas más estrictas pueden prevenir los tiroteos en las escuelas, pero la evidencia no está clara.

Después de un tiroteo masivo que mató a 35 personas en 1996, Australia impuso medidas estrictas de propiedad de armas y la prohibición absoluta de armas semiautomáticas y automáticas. Siete años después de la entrada en vigor de esa ley, su tasa de homicidios con armas de fuego se redujo en 42%, y la de suicidios con armas de fuego disminuyó en 57%

Lo que está claro es que las leyes sobre armas que reduzcan los suicidios y los homicidios, las dos principales fuentes de muertes por armas de fuego, salvarán vidas. Uvalde, que llega solo diez días después del ataque racista que mató a diez personas negras en un supermercado de Buffalo, debería servir como un llamado de atención a una legislación sensata sobre armas, que puede salvar miles de vidas a partir de ahora.

Una prueba clara de esto es Israel. Israel, al igual que Estados Unidos, es un país desarrollado donde los soldados armados con Uzi son ubicuos y la propiedad privada de armas es legal, aunque no tan frecuente como en EEUU. Pero Israel tuvo dos muertes por cada 100.000 habitantes en 2019, en comparación con 12 por cada 100.000 habitantes en EEUU.

En Israel, cualquiera que califique puede conseguir un arma, pero esas calificaciones marcan la diferencia. Debe cumplir con una lista de criterios para solicitar una licencia. Necesita una nota de su médico que asegure que goza de buena salud física y mental. No puedes tener antecedentes penales. Debe aprobar una prueba escrita y práctica sobre seguridad de armas. Solo se le permite poseer una pistola y 50 balas en un momento dado. Alrededor del 40% de las solicitudes de posesión de armas son rechazadas.

“La realidad social de Israel, la gran cantidad de armas de fuego en las calles del país, puede parecer la utopía de un conservador estadounidense”, escribe Haviv Rettig Gur en The Times of Israel, “pero se llegó a esto a través de un régimen regulatorio con el que los activistas estadounidenses de control de armas solo pueden soñar”.

Soy culpable, lo admito, de fantasear con que los conservadores estadounidenses que apoyan a Israel querrían emular sus políticas internas más sensatas, comenzando con el control de armas.

La realidad social de Israel, la gran cantidad de armas de fuego en las calles del país, puede parecer la utopía de un conservador estadounidense , pero se llegó a esto a través de un régimen regulatorio con el que los activistas estadounidenses de control de armas solo pueden soñar

Por supuesto, Israel no tiene una Segunda Enmienda, que la Corte Suprema ha interpretado para garantizar el derecho individual a portar armas. Pero todos los derechos conllevan responsabilidades, y la regulación de la propiedad de armas es una forma comprobada de mantenerlas fuera del alcance de personas que se dañarían a sí mismas o a otras. Los estados con leyes de control de armas más estrictas, como California y Nueva York, tienen menos muertes por armas de fuego per cápita.

Hay 393 millones de armas en EEUU. Es poco probable que alguna vez haya una ley que impida absolutamente que un individuo trastornado se haga con un arma. El tirador en Uvalde usó una pistola y una escopeta, no un rifle de asalto ni ninguna categoría de arma de fuego que probablemente estaría prohibida. En resumen, no existe ninguna medida de control de armas que detenga este tipo de violencia sin sentido, la más espantosa.

Los debates sobre armas de izquierda/derecha que inevitablemente surgen después de los tiroteos en las escuelas generalmente se enfocan en la prohibición de armas de asalto o problemas de salud mental. Evitan lo que una gran cantidad de estudios demuestran: que las medidas sensatas de control de armas al estilo israelí, comenzando con verificaciones de antecedentes universales y pruebas y entrenamiento obligatorios con armas de fuego, pueden salvar miles de vidas.

Permítanme repetir un hecho por encima de todo: en 2020 hubo 123 muertes relacionadas con armas de fuego cada día. Incluso las medidas de control de armas menos draconianas y de sentido común reducirían estas cifras. De lo contrario, la cantidad de muertos por armas de fuego en Estados Unidos seguirá siendo el equivalente a cinco Uvaldes al día.

Tal vez todos necesitamos llorar menos y gritar más fuerte.

*Editor-colaborador de The Forward.
Fuente: The Forward.
Traducción de Sami Rozenbaum / Nuevo Mundo Israelita.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.