Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles julio 6, 2022

Periodista saudita: Deberíamos invertir en instalaciones para discapacitados y no en más mezquitas


Yasser ‘Omar Sanadi (Fuente: Makkahclub.org.sa)

En su columna publicada el día 23 de marzo del presente año 2022 en el diario Makkah, el periodista saudita y doctor en psicología organizacional Yaser ‘Omar Sindy abordó la   necesidad urgente de crear instalaciones para aquellos discapacitados en Arabia Saudita y pidió la cooperación del gobierno y del sector privado en la realización de este proyecto. Sindy afirmó que ayudar a los discapacitados en la sociedad es una acción de adoración mayor que el hecho de edificar otra mezquita.

Lo siguiente son extractos traducidos de su columna:[1]

“Todavía estamos en marzo, siendo este el mes de los servicios sociales… Hace dos semanas, como parte de una iniciativa social, me reuní con profesionales del sector de necesidades especiales, que atienden a personas con diversos tipos de discapacidad: aquellas personas con deficiencias cognitivas-comunicativas, tanto leves como graves, con discapacidad visual y auditiva y aquellas a las que les faltan algunas o todas sus extremidades. En nuestra conversación discutimos la apremiante necesidad de apoyar a estos grupos en la sociedad, quienes son enteramente apreciados en nuestro corazón y que requieren de asistencia y provisión. El gobierno del rey no escatima esfuerzos en extender diversos tipos de asistencia a aquellos discapacitados, directa e indirectamente, material y psicológica a través del Ministerio de Sanidad, el Ministerio de recursos humanos y de desarrollo social y el Ministerio de Educación, que brindan cuidados, equipos especiales, medicinas, material y otros tipos de ayuda…

«Pero el número cada vez mayor de personas con necesidades especiales en nuestra sociedad significa que ahora es necesario brindarles más asistencia e incrementar la participación de varios otros elementos que poseen responsabilidades sociales, incluyendo instituciones, empresas, bancos y empresarios, con el fin de integrar la asistencia brindada por el sector gubernamental y el sector privado.

«Afortunadamente, me invitaron a participar en un evento organizado por un amigo mío, al que también asistió un empresario que expresó interés en las actividades filantrópicas y mencionó que tenía la idea de comprar un terreno grande para construir una mezquita. Yo le dije que nuestra sociedad no necesita más mezquitas tanto como necesita formular un enfoque social y que es mejor buscar una mayor recompensa divina centrándose en los proyectos humanitarios.

«Nuestra sociedad es islámica y el estado es también islámico, gracias a Alá. Una de las gracias de Alá para con el profeta y la nación islámica es que, tal como dijo el profeta, ‘la tierra en su totalidad ha sido hecha para mí como una mezquita y como un lugar de purificación. Por lo tanto, un musulmán puede orar en todas partes cuando llega el momento de los rezos».[2] Esta es una ventaja y también una característica única y singular, que mejora nuestro bienestar. Pero también es un llamado a evaluar el cómo podemos acercarnos a nuestro creador ayudando a los oprimidos, alimentando a los hambrientos, cuidando a los enfermos y consolando a los deprimidos, porque ‘quien salva una vida, será como si salvara a toda la humanidad’ [Corán 5:32].

“Nuestra sociedad debe cuidar de todas las almas vivientes y devolverle el espíritu y la vitalidad a todos aquellos a quienes la vergüenza les impide solicitar ayuda y me refiero a aquellos con necesidades especiales, que son humildes en sus demandas y peticiones. Nuestra sociedad debe construir apartamentos para albergar y cuidar a personas con necesidades especiales y con discapacidades sustanciales, que requieren de supervisión y de una atención de expertos, como aquellos con parálisis cerebral, enfermedades mentales, deterioro cognitivo, aquellos en el espectro autista, aquellos con síndrome de Down o Alzheimer como también personas que necesitan hacerse diálisis. Nosotros debemos participar en cualquier tipo de actividad que produzca una recompensa religiosa y material para beneficiar a la sociedad y cumplir honestamente con nuestros deberes con Alá… Nuestra sociedad debe aunar y coordinar esfuerzos de todos los filántropos para satisfacer todas sus necesidades y demandas vitales. Esta necesita del tipo de edificación de la que habló el profeta Mahoma, el profeta de la misericordia. Es decir, necesita que nos fortalezcamos unos a otros para alcanzar las metas del reino según el proyecto Visión 2030, es decir, una sociedad que prospere gracias a su altísima calidad de vida.[3]


[1] Makkah (Arabia Saudita), 23 de marzo, 2022.

[2] Este es un hadiz profético incluido en Bukhari.

[3] Makkah (Arabia Saudita), 23 de marzo, 2022.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.