Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 7, 2022

Danny Danon califica de “cobarde” a Obama en su reciente libro sobre su gestión como representante de Israel en la ONU


En diciembre de 2016, menos de un mes antes de que el presidente estadounidense Barack Obama dejara la Casa Blanca, la ONU aprobó la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad. La resolución criticaba a Israel por construir en Judea y Samaria y en el Este de Jerusalén. Según la resolución, no tienen “ninguna validez legal” hacerlo, y es “una violación flagrante en virtud del derecho internacional y un obstáculo importante para el logro de la solución de dos estados y una paz justa, duradera y completa”.

Washington sorprendió a Israel al abstenerse en la resolución, en medio de un nadir en los lazos entre los países bajo el mandato de Obama y el entonces primer ministro Benjamín Netanyahu, permitiendo su aprobación y provocando la ira de los funcionarios israelíes.

Danny Danon era el embajador de Israel en la ONU cuando se aprobó la votación, un trabajo que él llama “el puesto más intenso y exigente del mundo diplomático israelí” en su nuevo libro, “In the Lion’s Den: Israel and the World (En la boca del león: Israel y el mundo)”, publicado el martes.

Danon cuenta la historia de la infame resolución desde su posición en la ONU, arremetiendo contra Obama y el entonces secretario de Estado de EE. UU., John Kerry, por “trabajar diligentemente entre bastidores para hacer realidad la resolución y su aprobación antes de dejar el cargo”.

“Esperaba que el pensamiento [de Obama] fuera más fuerte que sus emociones, pero no fue así”, escribe Danon. “Quería concluir su mandato con una resolución de la ONU que definiera el legado de su política en Oriente Medio.

Danon también revela el papel que jugaron Ucrania y Rusia, que ahora están librando una amarga guerra en Europa, en la preparación de la votación. Kiev quería abstenerse, según Danon, y estaba bajo la presión de Israel y de la administración entrante de Donald Trump para hacerlo.

“Al final, decidieron apoyar la resolución”, escribe Danon, “porque temían que el presidente Obama tomara medidas, incluso en el último momento de su administración, para perjudicarles”.

Rusia, aunque también votó a favor de la medida, fue sorprendentemente útil, dice Danon. El embajador ruso le dijo entonces que Obama y Kerry habían estado preparando una segunda resolución sobre Israel, llamada Parámetros para la Paz. Estados Unidos mantuvo a Israel al margen de la medida, que exponía la visión de Obama sobre las fronteras, los refugiados y Jerusalén. Al no querer dar a Obama victorias diplomáticas en sus últimas semanas, los rusos dejaron claro que vetarían la segunda medida, lo que no dio a EE. UU., otra opción que abandonarla.

Es más, Rusia trató de posponer la votación varios días, con el fin de comprar potencialmente más tiempo a Israel para luchar contra ella, pero fue incapaz de encontrar otros miembros del Consejo de Seguridad que se unieran a ella.

Los líderes israelíes criticaron duramente la resolución de la ONU de diciembre, y Netanyahu argumentó que intentaba definir como ilegal la presencia de judíos en el barrio judío de la Ciudad Vieja de Jerusalén, así como la presencia de Israel en el lugar sagrado del Monte del Templo.

En su libro, Danon no se contiene en sus críticas a la administración Obama: “Se hizo a nuestras espaldas. EE. UU., permitió el impulso de la resolución en el Consejo de forma silenciosa pero poderosa. Utilizaron apoderados para impulsar su agenda, y fue cobarde hacerlo”.

La relación con Trump

Danon habló con The Times of Israel en hebreo el pasado jueves, mientras se preparaba para viajar a Estados Unidos para su gira de libros.

Lamentó cómo se desarrolló la relación entre Estados Unidos e Israel en las últimas semanas de la administración Obama, tras años de cooperación.

“Tuvimos muy buenas relaciones con la administración Obama, hasta el último mes, e hicimos cosas importantes”, dijo. Danon destacó su elección como presidente de la Sexta Comisión de la Asamblea General de la ONU, que se ocupa de cuestiones jurídicas. Fue la primera vez que un israelí fue seleccionado para dirigir un comité permanente en la Asamblea General, y se debió en gran parte a la presión de Estados Unidos entre bastidores.

Danon, que fue representante permanente de Israel ante la ONU en 2015-2020, pasó la mayor parte de su mandato trabajando con la administración Trump.

Su alivio por el cambio de administración se percibe en el libro. “La facilitación y el apoyo invisibles de la administración Obama a la resolución fue su último intento de revancha”, escribe. “Y luego esa administración y sus políticas se fueron”.

A continuación, elogia a la primera embajadora de Trump en la ONU, Nikki Haley, que escribió el prólogo de “Lion’s Den”.

“Quería dar prioridad a Israel -nuestro amigo- frente a nuestros enemigos”, escribe Haley. “La razón era sencilla: Un mes antes, Estados Unidos había abandonado a Israel en la ONU… Quería que Israel supiera que Estados Unidos volvía a cubrirle las espaldas”.

Aunque fue efusivo en sus elogios a Haley y su apoyo a Israel, describe al propio Trump como un interlocutor más complejo.

“Es extremadamente directo”, dijo Danon sobre Trump. “Hubo momentos en los que fue muy directo con el primer ministro y con Israel. Y hubo momentos en los que fue extremadamente cálido y solidario. Y creo que al final, en términos de sus políticas, hizo cosas muy importantes para Israel”.

Al principio del mandato de Trump, cuando impulsaba nuevos esfuerzos de paz, el presidente le dijo a Danon que le pasara un mensaje a Netanyahu de que “no debería jugar”.

“Al principio pensaba que éramos nosotros los que no queríamos avanzar en el proceso de paz”, explicó Danon. “Después de varios meses, eso cambió. Pero al principio había tensiones. No todo era perfecto. Al principio de su candidatura, quería que las cosas se hicieran como él quería, y transmitió el mensaje de forma muy directa y contundente”.

El libro de 2022 de Danny Danon, “In the Lion’s Den: Israel and the World” (cortesía)

Aunque los dos líderes se llevaron bien durante la mayor parte de sus cuatro años de gobierno juntos, Trump se volvió contra Netanyahu una vez que dejó el cargo por el mensaje de felicitación del premier israelí al presidente entrante Joe Biden.

“Nadie hizo más por Bibi. Y me gustaba Bibi. Me sigue gustando Bibi”, dijo entonces Trump, refiriéndose a Netanyahu por su apodo.

“Pero también me gusta la lealtad. La primera persona que felicitó a Biden fue Bibi. Y no solo le felicitó, sino que lo hizo en un video. Y fue en una video”.

Sorpresa rusa

La relación de Israel con Rusia se ha visto sometida a una mayor tensión y escrutinio desde el inicio de la invasión de Ucrania por parte de Vladimir Putin el 24 de febrero. Pero Israel ha tenido que realizar durante mucho tiempo un delicado acto de equilibrio con Moscú, que apoya a muchos de los adversarios regionales de Israel, pero ve a Israel como el único Estado occidental que no es instintivamente hostil a Rusia.

“Hubo casos en los que Rusia nos sorprendió de forma positiva”, dijo Danon, señalando sus acciones en torno a la Resolución 2334, así como otras iniciativas que no quiso detallar.

Sin embargo, en el libro, Danon considera que Rusia, junto con China, adopta regularmente posiciones “abiertamente hostiles” en el Consejo de Seguridad y suaviza las condenas a Hezbolá.

Danon se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, en múltiples ocasiones. “Está muy al tanto, conoce bien la ONU, ha servido allí durante muchos años”, reflexionó Danon. “Tuvimos muchos contactos con él sobre temas que eran importantes para nosotros”.

Lavrov fue representante de Rusia en la ONU de 1994 a 2004.

“El orgullo ruso es muy importante para él”, explicó Danon, señalando que Lavrov voló a Nueva York en 2018 para inaugurar una exposición sobre el Holocausto en la antigua Unión Soviética.

“Me ha impresionado, ha llegado a los detalles”, dijo Danon. “Su experiencia se refleja en su trabajo. Ya lo ha visto todo, lo conoce todo. En nuestras conversaciones, se adentra en la dinámica de la coalición en Israel, y en lo que va a ocurrir dentro de las facciones. Se nota que profundiza en los detalles”.

En unas declaraciones que ahora parecen premonitorias, Lavrov dijo en el acto que era preocupante “que últimamente veamos la rehabilitación progresiva de los nazis”.

Una justificación central de Rusia para la invasión de Ucrania fue la supuesta necesidad de “desnazificar” el país.

Danon, que claramente tiene en alta estima las habilidades diplomáticas de Lavrov, dijo que se quedó atónito cuando escuchó los recientes comentarios del ministro de Asuntos Exteriores sobre la “judeidad” de Hitler y la cooperación judía con los nazis.

“Podría decir algo sobre la problemática situación en la que se encuentra Rusia”, ofreció.

Danon apoya ampliamente los intentos del primer ministro Naftali Bennett de mediar entre Rusia y Ucrania, pero argumenta que la aparente inexperiencia de Bennett y del ministro de Asuntos Exteriores Yair Lapid se interpone en el camino.

“Creo que el error que se cometió proviene de la inexperiencia de los dirigentes del país”, dijo. “En este caso, deberían haber dado menos titulares. Es correcto ofrecer ayuda humanitaria; sin embargo, se necesitaban menos titulares del primer ministro sobre la mediación internacional y la creación de expectativas poco realistas. Y también se necesitaban menos titulares [de la ministra] de Asuntos Exteriores, que entró en conflicto con los rusos [sobre Ucrania] demasiado pronto”.

Israel ha tratado de mantener una comunicación abierta tanto con Rusia como con Ucrania. Durante las primeras semanas de la guerra, Bennett mantuvo algunas llamadas con Putin y con el ucraniano Voldymyr Zelensky, en un intento de aprovechar los vínculos de trabajo de Israel con ambos países para ayudar a mediar en un alto el fuego que pusiera fin a la guerra. Un alto funcionario ucraniano calificó recientemente esos esfuerzos de “infructuosos”, pero dijo que Kiev está dispuesto a reunirse para mantener conversaciones en cualquier lugar, incluso en Jerusalén.

El estilo de Biden es diferente

En la actualidad, además de trabajar en su segundo libro, Danon es presidente del Likud Mundial.

Aunque ahora es un observador privado, Danon espera que Joe Biden -con quien se reunió varias veces antes de que se convirtiera en presidente- trate a Israel de forma diferente a su antiguo jefe. “Con Biden no existía la cuestión personal”, explicó. “Obama venía con una agenda, y se enfadaba mucho con cualquiera que se interpusiera. El estilo de Biden es diferente”.

Pero no espera el mismo nivel de apoyo que tuvo Israel durante los años de Trump.

“Oyes a la embajadora [Linda Thomas-] Greenfield hablar en múltiples ocasiones de la necesidad de moderación por parte de todos los bandos; eso no es algo que escucharías de Nikki Haley o Kelly Craft”.

Aunque dice que ahora está centrado en su libro, no ha sido tímido a la hora de expresar su interés por llegar a las más altas esferas de la política israelí.

“La próxima vez que venga a mi oficina, verá la lista de los antiguos embajadores [de la ONU]. Verás que uno de ellos se convirtió en presidente, otro en ministro de Asuntos Exteriores y Bibi en primer ministro”, dijo en 2019.

“Lion’s Den”, que retrata a Danon como un franco defensor de Israel en un entorno hostil, bien puede formar parte de ese esfuerzo.

Sobre el autor: Lazar Berman es el reportero diplomático de The Times of Israel

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.