Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 7, 2022

¿Por qué Estados Unidos no deja de apaciguar a los palestinos?


También existe una negativa letal a enfrentar la realidad en el Medio Oriente. Una que ha caracterizado a las administraciones estadounidenses, así como a los gobiernos de Gran Bretaña y Europa, durante muchas décadas.

La obsesión de la administración Biden por impulsar la causa palestina a expensas de Israel continúa a buen ritmo. Se informó la semana pasada que la administración había abandonado a regañadientes su propuesta de reabrir el consulado palestino en Jerusalén. En 2019, el expresidente Donald Trump cerró el consulado. Israel se opuso al plan estadounidense de reabrirlo sobre la base de que una misión al servicio de los árabes palestinos que operaba desde territorio israelí era una usurpación de la soberanía israelí. Reforzaría la impresión de que Estados Unidos respaldó la división de Jerusalén, socavando así el poderoso gesto de apoyo estadounidense a la capital de Israel al trasladar la embajada estadounidense en 2018 de Tel Aviv al edificio del consulado en Jerusalén. Además, el exsecretario de Estado de los EE.UU. Mike Pompeo y otros declararon que abrir un consulado palestino en Jerusalén sería ilegal según la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, que requiere el consentimiento del país anfitrión para abrirlo, así como la Ley de la Embajada de EE.UU. en Jerusalén. de 1995, que reconoció a Jerusalén como la capital de Israel y como una ciudad indivisa.

Se informó que el equipo de Biden había adoptado una táctica diferente para impulsar la representación palestina al elevar a Hady Amr, subsecretario de Estado adjunto para Asuntos Israelíes y Palestinos, al papel de enviado especial a los palestinos. Según este plan, Amr trabajaría en estrecha colaboración con la Unidad de Asuntos Palestinos, que actualmente es una rama dentro de la embajada de Estados Unidos en Israel. Esto separaría a los diplomáticos estadounidenses que sirven a los palestinos de los que sirven a los israelíes y, por lo tanto, mejoraría el estatus de los palestinos al darles acceso directo y público al gobierno de los Estados Unidos.

Por su parte, Amr tiene un historial de hostilidad hacia Israel. “Me inspiré en la intifada palestina”, escribió en 2001. Después de que un ataque aéreo israelí en 2002 matara al jeque Salah Shahada, jefe de las Brigadas Izz ad-Din al-Qassam de Hamas, Amr se enfureció porque los árabes “nunca, nunca olvidarán lo que el pueblo israelí, el ejército israelí y la democracia israelí han hecho a los niños palestinos. Y habrá miles que buscarán vengar estos brutales asesinatos de inocentes”. Amr es visto como una figura clave detrás del enfriamiento de la administración Biden hacia Israel y su doblez ante los palestinos, incluidos sus planes para restaurar incondicionalmente la ayuda a la Autoridad Palestina, que se redujo durante la presidencia de Trump.

Cualquiera que sea el papel futuro real de Amr, parece que el equipo de Biden no se ha dado por vencido con el plan del consulado. En una conferencia de prensa esta semana, el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Ned Price, dijo: “Seguimos comprometidos con la apertura de un consulado en Jerusalén. Seguimos creyendo que puede ser una forma importante para que nuestro país se comprometa y brinde apoyo al pueblo palestino”. El retraso en la reapertura, dijo, involucró “sensibilidades únicas… y estamos trabajando en el tema con nuestros socios palestinos e israelíes”.

Sin embargo, lo que los palestinos han estado haciendo recientemente difícilmente justifica tal respeto como “socios de Estados Unidos” junto a Israel. Existen innumerables pruebas que la Autoridad Palestina incita repetidamente a la violencia contra los judíos israelíes, como se puede ver en los materiales publicados en los sitios web de Palestina Media Watch (PMW) y el Instituto de Investigación de Medios de Oriente Medio (MEMRI).

En su página oficial de Facebook de Fatah, el Partido Fatah de Mahmoud Abbas, que dirige la Autoridad Palestina, publicó un video incitando a los palestinos a detener la marcha de la bandera nacional israelí la semana pasada en la Ciudad Vieja de Jerusalén. “Defender Jerusalén”, dijo, “no es [solo] un deber normal, sino más bien una prueba de nuestra conciencia religiosa y nacional… Jerusalén está esperando a sus guardianes, así que no sean negligentes y no dejen que sus banderas ola en nuestro cielo”.

La página oficial de la Autoridad Palestina publicó una columna atacando la marcha de la bandera, en la que una vez más excluyó a los judíos de su propia historia nacional. Afirmaba falsa y ridículamente que una nación palestina había existido durante 5.000 años con Jerusalén como su capital y negaba el hecho real de que Jerusalén solo fue la capital del antiguo reino de Israel o Judea. En una línea similar, también afirmó que el Muro Occidental del Monte del Templo pertenecía “solo a los creyentes de la religión del Islam” y les llamó a “expulsar de él a las manadas sionistas que están robando la tierra palestina y al judaísmo a sus guaridas”, hasta que sea liberada pacíficamente o por otros medios de lucha”.

Recientemente, durante el Ramadán, la A.P. alentó la violencia en la mezquita de Al-Aqsa y sus plazas circundantes, así como en otras partes de Israel. Un funcionario de Fatah prometió que Fatah “no bajará el rifle, la piedra ni ningún otro medio de resistencia a la ocupación”. Estos y muchos otros llamados a la violencia yihadista resultaron en ataques terroristas durante marzo y abril que dejaron al menos 19 israelíes asesinados, incluido un oficial de policía árabe-israelí.

Fatah ha nombrado “mártires heroicos” a los dos asesinos palestinos que mataron a ocho personas en dos ataques terroristas separados en el centro de Tel Aviv y Bnei Brak durante esta ola de violencia. Un funcionario de Fatah declaró que “amamos el martirio, la muerte como amamos la vida”, mientras que los palestinos gritaban escalofriantemente: “Qué dulce es matar judíos”.

Aunque tal incitación ha alcanzado recientemente un crescendo, la A.P. rutinariamente promulga libelos de sangre al estilo nazi y locuras de conspiración de “judíos malvados”; instruye a sus hijos que su vocación más alta es matar israelíes y robarles sus tierras; y continúa pagando a las familias de los terroristas una recompensa por asesinar judíos israelíes.

En cualquier universo cuerdo y moralmente funcional, tales personas serían tratadas como parias sociales y políticos, y tendrían que rendir cuentas por su agenda asesina.

Entonces, ¿por qué la administración de Biden está tan decidida a elevarlos? Por supuesto, hay elementos dentro de la administración de gran odio antisionista o antijudío. Tal intolerancia caracteriza a muchos partidarios palestinos en los círculos progresistas de todo Occidente. Pero también existe una negativa letal a enfrentar la realidad en el Medio Oriente que ha caracterizado a las administraciones estadounidenses, así como a los gobiernos de Gran Bretaña y Europa, durante muchas décadas.

Esto ha sido alimentado por una idea errónea fundamental de que la guerra de exterminio librada contra Israel es, en cambio, un conflicto entre dos reclamos rivales sobre la misma área de tierra. Para aquellos que llevan esas anteojeras, la solución debe ser, por lo tanto, un compromiso entre los dos lados en el que la tierra debe ser compartida.

Pero dado que, de hecho, se trata de una guerra de exterminio del lado palestino contra Israel, todos esos intentos de compromiso sirven en cambio para legitimar, incentivar y recompensar su agresión, al tiempo que castigan y debilitan a Israel por negarse a rendirse ante su enemigo existencial.

La gran falacia de los liberales estadounidenses y occidentales es que esta insistencia en el compromiso es una prueba de su imparcialidad. La idea de igualdad, y por tanto de equivalencia moral, es un precepto supuestamente cardinal del pensamiento liberal. En realidad, resulta en una desigualdad grotesca y amoral. Al insistir en la equivalencia entre víctima y agresor, siempre termina favoreciendo al agresor y poniendo a la víctima en un peligro aún mayor.

No es posible apoyar la causa palestina sin dañar a Israel. Los partidarios palestinos se dicen a sí mismos que están ayudando a quienes se han visto privados de un estado propio. De hecho, están ayudando a la posible invasión y robo del país de otra persona.

Los liberales occidentales no parecen darse cuenta, pero su apoyo constituye la última oportunidad de los palestinos para destruir a Israel. Porque el mundo árabe los ha abandonado en gran medida, y en lugar de tratar de destruir a Israel, los estados árabes están “normalizando” cada vez más las relaciones con él.

En resumen, el tren palestino asesino ha salido de la estación. La administración Biden y otros liberales occidentales, aferrados a sus fantasías ideológicamente retorcidas sobre la creación de un mundo nuevo, son aparentemente las últimas personas en enterarse.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.