Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes agosto 15, 2022

La Sociedad Civil Siria: entre Represión y Guerra Sectaria


Oriente Medio News.- Muchas gracias por hablar con nosotros. Para empezar, te invitamos a que te presentes. 

Leila Al Shami.- Soy escritora y activista británico-siria. He trabajado en temas de derechos humanos en Siria durante más de dos décadas y también he vivido y trabajado en otras partes de la región con organizaciones de derechos humanos y refugiados, principalmente en investigación y defensa. Actualmente vivo en Escocia y cultivo frutas y verduras en una pequeña finca y hago lo que puedo para apoyar iniciativas en solidaridad con los sirios.

OMN.- Hablar de la guerra en Siria es hablar de uno de los acontecimientos coyunturales de Oriente Medio en el siglo XXI. Como marco general, ¿Cuáles fueron las causas y consecuencias de la guerra en Siria?

LAS.- La situación que vemos hoy en Siria no comenzó como una guerra. En 2011, en un momento en que las revoluciones estaban barriendo la región, surgió un movimiento de protesta pacífica que pedía democracia, justicia social y dignidad. Incluía a hombres y mujeres de todo el país y de todos los orígenes. Fue una respuesta a la represión política de la dictadura de Assad, la gente exigió libertades políticas como un sistema democrático multipartidista, y también una respuesta a la desesperada situación socioeconómica en el país y la corrupción. El régimen sirio respondió al movimiento de protesta con extrema violencia y represión; disparos contra manifestantes, detenciones masivas y torturas de disidentes y campañas organizadas de violación en comunidades de oposición. Con el tiempo, la gente tomó las armas para defenderse de la violencia estatal y la revolución se militarizó. El régimen comenzó a bombardear a las comunidades que se oponían a él, específicamente contra la infraestructura civil, como los hospitales.

Luego, otros estados entraron en el conflicto militarmente, principalmente Rusia e Irán, que apuntalaron al régimen de Assad en un momento en que estaba cerca del colapso. Más tarde, Turquía y Estados Unidos intervinieron, pero ninguno de los dos se centró en derrotar al régimen. Turquía intervino para detener la expansión del PYD kurdo en el norte de Siria, que tiene vínculos con el PKK, un enemigo histórico del estado turco y Estados Unidos intervino contra el Estado Islámico, parte de su guerra global contra el terrorismo.

La ciudad de Raqqa, una de las mas destruidas por bombardeos

La ciudad de Raqqa, una de las más destruidas por bombardeos

Como resultado de la guerra contrarrevolucionaria del estado contra los civiles, muchos sirios han perdido la vida y el país está en ruinas. Más de la mitad de la población ha sido expulsada de sus hogares; la mayoría son desplazados internos, pero más de 5 millones son refugiados. Una crisis humanitaria está envolviendo al país con muchos luchando solo por sobrevivir. Se estima que 132.000 personas permanecen en prisión donde la tortura es sistemática. Y aún así Assad sigue en el poder.

Pero lo que ha sucedido en Siria ha tenido consecuencias globales. La «crisis» de los refugiados es un factor que ha fortalecido el ascenso de la extrema derecha en Occidente y la xenofobia en Oriente Medio e influido en eventos como el Brexit en Gran Bretaña. La falta de acción contra Assad y sus partidarios ha debilitado el sistema internacional de rendición de cuentas por graves violaciones de derechos humanos y crímenes de guerra y ha envalentonado a los dictadores y a aquellos que lograrían objetivos políticos por la fuerza en todas partes.

OMN.- Antes de hablar de tu libro Burning Country: Syrians in Revolution and War”  me gustaría invitarte a hacer una breve reflexión sobre el régimen de Bashar Al Assad, ¿Cómo fue la transición de un modernizador en el que había grandes esperanzas de que efectuase la transición a la democracia en Siria hacia la figura de un represor sanguinario?

LAS.- Bashar Al Assad heredó la dictadura en 2000 de su padre. Hafez Al Assad (el padre) había gobernado Siria con puño de hierro durante tres décadas, convirtiéndola en un estado policial totalitario donde toda la oposición era reprimida despiadadamente y la gente no tenía libertades políticas. El país estaba controlado por un partido (el partido Baaz) y el partido estaba controlado por un solo hombre. Cuando Bashar llegó al poder, la gente esperaba que fuera un modernizador y trajera reformas democráticas.

Sin embargo, esta esperanza duró poco. Un pequeño movimiento a favor de la democracia que surgió en 2000 fue reprimido violentamente, las cárceles del país estaban llenas de disidentes políticos, no había prensa libre ni oposición política independiente. Las reformas que Bashar implementó fueron principalmente económicas. Estas reformas neoliberales empobrecieron en gran medida a los sirios comunes y concentraron la riqueza en manos de unos pocos leales al régimen y miembros de la familia del presidente. Cuando comenzó la revolución en Siria, algunas personas una vez más esperaban que Bashar respondiera con reformas democráticas, pero quedó claro desde el principio que continuaría la represión despiadada de su padre y no toleraría la disidencia y estaba dispuesto a matar a cientos de miles para mantenerse en el poder.

OMN.- Parece increíble que protestas sociales en las calles de Damasco y de otras partes del país se hayan convertido en una guerra que destruyó Siria. Tu libro narra las dificultades cotidianas que enfrentan los sirios comunes. ¿Cuál fue su principal motivación para abordar este conflicto desde esta perspectiva?

LAS.- Burning Country: Syrians in Revolution and War narra las dificultades que enfrentan los sirios comunes, pero también narra los logros de la revolución, en circunstancias tan difíciles, de las que escuchamos tan poco. Por ejemplo, un movimiento de protesta vibrante, creativo e inclusivo continuó durante años; a pesar de los bombardeos y la represión, la gente no renunció a exigir la libertad. Cuando las comunidades de todo el país se liberaron del régimen (en un momento dado, cuatro quintas partes del territorio estaban en manos de la oposición), la gente construyó sus propias iniciativas para mantener a sus comunidades funcionando. Establecieron cientos de consejos locales, cuyos miembros fueron elegidos, para administrar las necesidades básicas como la electricidad, el suministro de agua y los alimentos a las comunidades locales. Esta fue la primera experiencia de democracia de Siria en décadas: una democracia real, de base y autónoma. Los sirios libres establecieron hospitales para atender a los heridos y escuelas para mantener a los niños aprendiendo, a menudo construidas bajo tierra para protegerse de los bombardeos. La gente creó docenas de periódicos y estaciones de radio independientes, en un país que anteriormente no tenía prensa libre, donde las nuevas ideas se debatían acaloradamente. Las mujeres desempeñaron un papel clave en la revolución y establecieron iniciativas para apoyar a las mujeres a ser más activas política y económicamente de lo que habían sido anteriormente. La escena artística: música, graffiti, fotografía floreció. Fue un momento hermoso y profundamente transformador para quienes lo vivieron. Esa era la historia que yo y mi coautor Robin Yassin-Kassab queríamos contar principalmente. Tales iniciativas deberían haber atraído mucha más solidaridad de la que lo hicieron.

OMN.- Las fuentes de información en el libro son realmente interesantes, no son los políticos de traje y corbata sino los exiliados, la gente común, los combatientes, los activistas políticos y humanitarios los que toman la palabra. En ese sentido, ¿no cree que en el análisis del conflicto en Siria se ha marginado la experiencia cotidiana para favorecer el análisis geopolítico, militar y diplomático?

LAS.- Queríamos proporcionar un espacio en el que los sirios pudieran hablar por sí mismos y contar su propia historia de la revolución y la guerra contrarrevolucionaria. A los sirios a menudo se les niega una voz y el análisis está dominado por «expertos» externos (a menudo occidentales). Esto ha significado que lo que ha sucedido en Siria ha sido visto en gran medida a través de una lente geopolítica o humanitaria. Las historias de interés en el exterior se referían a la «crisis» de refugiados o al surgimiento del extremismo islamista. Lo que se perdió fue que, para los sirios, el régimen fue y sigue siendo el impulsor clave de este conflicto y millones de sirios nunca aceptarán su permanencia en el poder.

Poster del movimiento de trabajadores sirio

Poster del movimiento de trabajadores sirio

Otro problema para los sirios ha sido la enorme cantidad de desinformación difundida sobre Siria, que ha reducido el apoyo a nuestra lucha y ha aumentado el apoyo al régimen de Assad. Parte de esta desinformación ha sido difundida por los medios de comunicación afiliados al estado sirio y ruso para desacreditar a la oposición, pero también ha sido difundida a menudo por muchas personas que se identifican como parte de la izquierda que son propensas a conspiraciones o creen incorrectamente que Assad es un guerrero antiimperialista que lucha contra un complot de cambio de régimen liderado por Occidente.

En ese sentido, el libro también fue un intento de corregir la narrativa, de contrarrestar la desinformación proporcionando una perspectiva de los sirios que han vivido esta experiencia.

OMN.- La militarización y sectarización de las protestas sociales es otro tema que se aborda en el libro. ¿Cómo fue ese proceso? Pienso en una explicación general para aquellos que no están familiarizados con el tema.

LAS.- La militarización del movimiento revolucionario fue impulsada principalmente por la feroz represión del régimen: la gente tomó las armas para defenderse a sí misma y a sus comunidades de la violencia estatal. También fue impulsado, con el tiempo, por un trauma muy profundo: muchas personas que vieron sus hogares destruidos, sus hijos gaseados o torturados hasta la muerte, ya no creían que las protestas pacíficas por sí solas pudieran obligar al régimen a abandonar el poder. Esto no detuvo la resistencia civil al régimen, pero con los años el aspecto militar ciertamente llegó a dominar y se volvió mucho más fracturado y complejo.

Refugiados sirios en el Líbano. Muchos viven en condiciones precarias

Refugiados sirios en el Líbano. Muchos viven en condiciones precarias

El movimiento de protesta original incluía personas de todos los diversos grupos étnicos y religiosos de Siria. Los cánticos en las protestas fueron contra el sectarismo que pedía democracia y derechos para todos. La sectarización fue impulsada principalmente por el régimen. La milicia afiliada al régimen llevó a cabo masacres sectarias para promover el conflicto entre diferentes comunidades y destruir la unidad revolucionaria. El régimen utilizó la amenaza del surgimiento del extremismo islamista para alentar a las comunidades minoritarias (cristianos y alauitas, por ejemplo) a apoyar al régimen y también a las potencias occidentales que estaban más preocupadas por la amenaza del terrorismo que por las vidas sirias.

OMN.- ISIS y el islamismo radical han jugado y juegan un papel decisivo en el conflicto en Siria y en el libro ustedes narran cómo estos movimientos islamistas tomaron importancia. ¿Cuáles son las razones de este poderoso surgimiento de fuerzas islamistas en un país como Siria?

LAS.- Los grupos islamistas radicales no estaban presentes de ninguna manera significativa u organizada al comienzo de la revolución, sino que surgieron con el tiempo. Hay una serie de razones para esto. En primer lugar, mientras el régimen arrestaba a miles de activistas pacíficos y prodemocráticos por probable muerte por tortura, comenzó a liberar a extremistas islamistas que habían estado en prisiones sirias desde antes de la revolución. Quería que la revolución se islamizara y fuera más extrema para que la gente viera a Assad, por brutal que fuera su régimen, como preferible a la alternativa potencial. Muchos de los liberados de prisión se unieron o establecieron algunos de los grupos islamistas más autoritarios y de línea dura que surgieron, como Hassan Aboud, uno de los fundadores de Ahrar Al Sham, y Zahran Alloush, ex jefe de Jaish Al Islam, así como varias personas en lo alto del Jabhat Al Nusra e ISIS formalmente vinculados a Al-Qaeda.

Al comienzo de la etapa militarizada de la revolución, la mayoría de los combatientes se unieron bajo el paraguas del Ejército Sirio Libre, cuyo objetivo era proteger a los manifestantes y las comunidades opositoras de los asaltos y derrocar al régimen que apoyaba la transición a la democracia. El Ejército Sirio Libre no logró atraer el apoyo y las armas pesadas que necesitaba de Occidente para derrocar al régimen, o incluso proteger a los civiles de los bombardeos aéreos; en el mejor de los casos, se logró un punto muerto; la estrategia de Occidente era forzar a Assad a la mesa de negociaciones, no desde el poder. Con el tiempo, y especialmente después de la masacre química en Douma en 2018, los sirios se dieron cuenta de que Occidente no los apoyaría significativamente ni intervendría contra Assad y que iban a ser abandonados a la masacre. Fue en este punto que los grupos islamistas comenzaron a crecer en fuerza entre la oposición armada a Assad. Los grupos armados fortalecieron su retórica religiosa para pedir armas a los estados del Golfo.

Siria es generalmente una sociedad religiosa y conservadora, que tenía una mayoría musulmana sunita antes de 2011. Por lo tanto, algunos grupos armados utilizaron un marco cultural islámico, pero estaban comprometidos con la democracia para todos, incluidas las minorías, y trabajaron con los diferentes grupos revolucionarios. Otros eran mucho más autoritarios y de línea dura con un enfoque sectario que imponía restricciones a los activistas independientes y a las mujeres en las comunidades donde eran dominantes. Y luego estaba ISIS, que no era parte de la oposición siria en absoluto, sino realmente una tercera fuerza, a pesar de que a veces, luchó contra el régimen. Su agenda no era siria sino global y muchos extremistas de fuera vinieron a Siria para apoyar a ISIS y el brutal gobierno que estableció.

La realidad del aumento de la violencia y el trauma también hizo que algunos sirios se volvieran más extremos en sus puntos de vista con el tiempo.

Pero es importante tener en cuenta que la gran mayoría de los sirios rechazaron el extremismo islamista. Continuamente se llevaron a cabo protestas en las áreas liberadas contra grupos islamistas autoritarios y extremistas. Todavía se están llevando a cabo hoy en día. Para los sirios esto nunca fue una elección entre el fascismo secular o religioso. Fue una elección entre dictadura y democracia.

OMN.- Siria siempre ha sido un país central en la geopolítica de Oriente Medio. Con vecinos agresivos como Turquía y en ese momento Irak, conflictos de larga data con Israel, su relación con el Líbano y una potente influencia de Irán, pensar en una Siria verdaderamente independiente es hoy una utopía. ¿Cómo visualiza el futuro de Siria como país?

LAS.- Después de 11 años de lucha, Assad sigue en el poder en un país que está en gran parte destruido. Pero Siria ya no es Siria. Son Rusia e Irán los que ahora ocupan gran parte del país, y de los que el régimen depende por completo para sobrevivir. Turquía controla el territorio en el norte y a menudo es bien recibida por las comunidades locales por mantener al régimen fuera, pero está exacerbando el conflicto étnico entre árabes y kurdos. Estados Unidos todavía tiene presencia en Siria para apoyar las operaciones anti-ISIS. Hay milicias chiítas sectarias (y sus familias) del Líbano, Irak y otros lugares apoyadas y dirigidas por Irán, muchas de las cuales se están apoderando de los hogares de los desplazados y controlando la tierra y los negocios. Israel bombardea repetidamente Siria contra objetivos militares iraníes que son vistos como una amenaza para la seguridad israelí. No hay apetito internacional para apoyar la salida de Assad del poder, o responsabilizarlo por los crímenes de lesa humanidad que ha cometido. Así que sí, hoy pensar en una Siria verdaderamente independiente es una utopía.

OMN.- Al final, todo esto se trata de seres humanos, sirios comunes, civiles que se han visto obligados a exiliarse o desplazarse internamente y han sido precarios y desesperados durante más de diez años. Danos una última reflexión sobre el futuro de los sirios y su ya amplia diáspora generada por la guerra.

LAS.- Los sirios han vivido un infierno en la última década y fueron abandonados en gran medida por un mundo que no quería apoyar su lucha. Y a medida que la comunidad internacional da pasos hacia la normalización del régimen de Assad, está claro que la revolución ha sido derrotada por ahora. Pero no creo que los sirios hayan perdido la esperanza, a pesar de los desafíos aparentemente insuperables que enfrentamos y el dolor que hemos sufrido. Tanto dentro de Siria como en el exilio, los sirios libres nunca aceptarán voluntariamente este régimen, nunca dejarán de luchar por la libertad y la justicia. Estoy seguro de que los sirios pasarán este momento de agotamiento y fragmentación y encontrarán formas creativas de organizarse dadas las nuevas realidades a las que se enfrentan. Las cosas siempre pueden cambiar muy rápidamente y ser influenciadas por muchos factores diferentes. La guerra en Ucrania, por ejemplo, podría afectar la capacidad de Rusia para mantener niveles tan altos de apoyo al régimen.

No podemos predecir el futuro, todo lo que sabemos con certeza, dado lo que hemos aprendido en la última década, es que los sirios continuarán resistiendo al régimen y luchando por construir un futuro más brillante para sus hijos.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.