Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes agosto 15, 2022

Venezuela, Cabeza De Playa De Irán En Latinoamérica. Parte 1

Parte 1 - 22 diciembre, 2015


La relación entre Venezuela e Irán se remonta al año 1960 debido a que ambos países fueron socios fundadores de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo). Puesto que ambas naciones basan su economía en los ingresos del petróleo, ésto implicó intereses económicos mancomunados. En el año 1979, con la revolución islámica y la asunción del líder religioso Ruhollah Jomeini en Irán, este último país cambia el paradigma histórico de relacionamiento geopolítico con Occidente, éste anteriormente estaba basado en intereses comerciales comunes y el respeto a las leyes, costumbres y cultura entre ellos. El surgimiento del pensamiento religioso fundamentalista islámico de su líder. que tenía por objetivo implantar la ley religiosa islámica en su país (sharia), y la intención de imponer la supremacía iraní para convertirse en líder del Islam a nivel mundial implicó una política totalmente agresiva hacia Occidente, a quien consideraba culpable de casi todos los males del mundo debido a valores morales y éticos que están en contraposición con el Corán, siendo Estados Unidos de Norteamérica la expresión más representativa de esta desviación cultural. En 1999, asume el poder en Venezuela Hugo Chávez, militar y ex golpista que había atentado contra el orden constitucional venezolano en dos oportunidades, ambos en el año 1992, en contra del entonces Presidente Constitucional Carlos Andrés Pérez, y promueve la implantación de una visión socialista de la economía enfrentada al modelo capitalista. A partir de entonces, comienza el desarrollo de una agenda venezolana-iraní que traspasa los intereses económicos y comienza a abarcar una visión común en contra de EE.UU. Es importante señalar que Hugo Chávez se presenta ante el pueblo venezolano como un revolucionario socialista que va a cambiar la historia económica de Venezuela, entendiendo que dicho cambio tiene que comenzar con una férrea oposición al modelo político y económico estadounidense (modelo capitalista), objetivo que comparte con el régimen iraní de los ayatolas. Esta relación estratégica se concreta, entre otras cosas, por la ayuda económica que Irán ofrece al régimen chavista. De este modo, Irán ve en Venezuela una cabeza de playa en América Latina para enfrentarse con EE.UU. y así también expandir su proyecto islámico y desarrollar con el padrinazgo venezolano la influencia en otros países de Latinoamérica como Bolivia, Ecuador y Argentina. La agenda internacional de la República Islámica de Irán deseosa de exportar su revolución islámica y enfrentar no sólo a EE.UU. sino también a otros países que representan valores occidentales, comienza a expandirse gracias al financiamiento al régimen bolivariano. Los lazos entre Irán y Venezuela se estrechan aún más ya que la situación económica venezolana se deteriora por una desastrosa política económica que encabeza el Presidente Chávez y que prácticamente destruye a PDVSA (empresa petrolera estatal de Venezuela) por utilizar las ganancias de esta compañía con objetivos políticos, subsidios y corrupción. Esta relación se pone en evidencia entre otras cosas, por la realización de vuelos directos desde Teherán a Caracas con ciudadanos iraníes a los que no se les exige visado y que además, transportan cargas que no son sometidas a control alguno. Se firman entre estos países decenas de acuerdos de cooperación política y económica como por ejemplo el Memorándum de Entendimiento para el Desarrollo del Intercambio Comercial, Programas de Nanociencia y Nanotecnología, Acuerdos de Cooperación entre los Bancos Centrales de ambos países, Carta de Intención entre el Ministerio de Industrias y empresas iraníes, Acta entre los Ministerios de Industrias, Acta Compromiso entre el Ministerio de Salud de Venezuela y el Ministerio de Industria, Minas y Comercio de Irán, entre otros, que conducen al Presidente Hugo Chávez a manifestar que Venezuela va a ser aliado de Irán en todo momento y en cualquier lugar para defenderla ante cualquier circunstancia. El entonces Presidente iraní Mahmoud Ahmadineyad quien había establecido un vínculo muy cercano con Hugo Chávez, califica a éste como un hermano de la vida. El régimen chavista es el que introduce plenamente a Irán en América Latina y le permite desarrollar grandes influencias, constituyendo entre ambos una oposición a la hegemonía norteamericana en la región junto a Bolivia, Ecuador y Argentina. Otros resultados de esta relación bilateral se observan en la importante inversión que realiza Irán en Venezuela y que se estima superaría los u$s 4.000 millones de dólares estadounidenses, incluso también se planeó la creación del Banco Binacional Venezolano-Iraní (IVBB), inaugurado en abril del 2009, que sería en un futuro el banco que financiaría los planes de inversiones binacionales. En el año 2013 el Departamento del Tesoro estadounidense sancionó al banco binacional Irán-Venezuela (IVBB) por haber ayudado al gobierno de Teherán a sortear las sanciones internacionales impuestas por su controvertido programa nuclear.
La economía venezolana se basa principalmente en la exportación de petróleo y a pesar de ser la mayor reserva petrolera del mundo la población venezolana sufre en la actualidad una crisis económica gigantesca sumada a las enormes dificultades para conseguir alimentos de primera necesidad, pues la escasez de divisas le impiden importar los mismos, todo ello como producto de una desastrosa administración económica que arruinó la economía del país y por el descenso del precio del petróleo crudo desde valores cercanos a 100 dólares por barril hasta precios cercanos a 40 dólares por barril, provocando la mayor pobreza y ruina económica venezolana de la que se tenga memoria. Como dato ilustrativo de esta crisis, se estima que la inflación en Venezuela llegaría a fin del año 2015 a cerca del 200%, y se calcula una caída de su PBI en un 7% con respecto al 2014. El 6 de diciembre del 2015 hubieron elecciones parlamentarias para la Asamblea Nacional en Venezuela en las cuales la oposición al régimen del presidente Nicolás Maduro obtuvo una victoria aplastante sobre el régimen bolivariano del Partido Socialista Unido de Venezuela que daría por iniciado el resquebrajamiento del chavismo en dicho país y una modificación de alianzas en América Latina. Por otra parte, en la República Argentina el presidente electo el 22 de noviembre de 2015, Sr. Mauricio Macri, anunció la decisión de derogar el Memorándum de Entendimiento entre la República Argentina y la República Islámica de Irán que fuera firmado en enero del año 2013 porque entiende que este memorándum no es el camino adecuado en la búsqueda de la verdad de los atentados que sufrió la República Argentina (Embajada de Israel en 1992 y AMIA en 1994) y ello parece indicar que la Argentina se estaría separando de los lazos que fueron establecidos por el kirchnerismo con el régimen iraní. Conjuntamente, el nuevo gobierno argentino planteó oportunamente solicitar en la Cumbre del Mercosur que va a tener lugar el 21 de diciembre de 2015, la suspensión de Venezuela del Mercosur con base en la aplicación de la cláusula democrática que rige en el Mercosur, ya que Venezuela no respeta las reglas democráticas que son necesarias para formar parte del bloque, pues en dicho país existen presos políticos, clausura de medios de comunicación que no son afines al gobierno, como así también la persecución política de cualquier persona que no comulgue con los ideales bolivarianos. El caso más notorio fue la condena a prisión del Sr. Leopoldo López en setiembre de este año, quien recibió una pena de casi 14 años de prisión, incluso un año más que lo solicitado por el fiscal Sr. Franklin Nieves. Es importante mencionar que el Fiscal Nieves tuvo que huir a EE.UU. junto con su familia después de la condena del Sr. Leopoldo López y allí denunció públicamente la farsa del juicio contra López que con pruebas falsas lo condenaron a la cárcel y que fue presionado por las autoridades venezolanas para que en base a esas pruebas falsas se condene al acusado. Este juicio se realizó a puertas cerradas negando publicidad al mismo y no pudiendo ejercer la defensa adecuada que cualquier ciudadano se merece. Es importante aclarar que el Presidente Macri si bien retiró posteriormente la intención del pedido de suspensión de Venezuela como miembro del Mercosur en la Cumbre de Presidentes que tuvo lugar en Asunción del Paraguay el pasado 21 de diciembre del 2015, ya que dicho país aceptó el resultado electoral que le dio el triunfo a la oposición al régimen bolivariano, no obstante reitero el pedido de liberación de los presos políticos y advirtió que en el bloque regional no puede haber lugar para la persecución política por razones ideológicas ni la privación ilegítima de la libertad por pensar distinto.
Es probable que el nuevo mapa político que se abre en Venezuela, luego de las últimas elecciones parlamentarias y el derrumbe económico que ya está sufriendo pudieran minar severamente la continuidad del régimen chavista y con ello impactar en sus relaciones con la República Islámica de Irán. En caso de ser así, sería probable que al debilitarse esta alianza pudiéramos asistir a una América Latina más libre de la influencia iraní y también de la presencia de elementos terroristas, que anteriormente a través del Hezbollah, agrupación terrorista financiada por este mismo país, utilizó la zona de la Triple Frontera,zona compartida por Argentina, Brasil y Paraguay, para realizar atentados en la región. El régimen chavista al sellar esta alianza estratégica con Irán facilitó y legitimó que Venezuela fuera utilizada como la cabeza de playa para desembarcar en forma contundente en la región.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.