Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes agosto 15, 2022

Bennett está dejando a Israel en un mejor estado de lo que lo encontró


Después de interminables sesiones del parlamento tratando de lograr que el parlamento se disolviera, finalmente sucedió el jueves y la transición del poder pasó a la medianoche de Naftali Bennett al nuevo primer ministro de Israel, Yair Lapid.

Incluso cuando el parlamento se dispersó y fijó la fecha de las elecciones para el 1 de noviembre, la oposición demostró que la política aún era primordial: mostró su rostro cínico al negarse a aprobar una Ley del Metro, que nos beneficiaría a todos al expandir el Tren Ligero de Tel Aviv.

A pesar del trasfondo, de Israel entrando en una quinta campaña electoral en un lapso de tres años, la transición pacífica mostró una vez más a Israel en su mejor momento: una democracia próspera en el Medio Oriente.

El simbolismo es importante. Bennett está dejando a Israel mejor de lo que lo encontró su coalición hace un año. Es un país más fuerte, que trabaja en defensas aéreas con láser, trabaja en estrecha colaboración con los EE. UU. y el Comando Central, construye puentes con los estados del Golfo Árabe y también trabaja con otros aliados desde Europa hasta la India.

Este es el Israel que anhelaban los judíos: un país diverso y un primer ministro que valora una coalición amplia e inclusiva. Este Israel de este último año ha compensado mucho de lo que salió mal en el pasado.

Los logros de la coalición

En algunos temas, esta coalición logró más en un año que los gobiernos anteriores en 10 años. Por ejemplo, este gobierno pudo trabajar para construir una relación con los estados del Golfo, fortaleciendo el proceso iniciado por el ex primer ministro Benjamin Netanyahu. Funcionó con los EE. UU., y los informes indican que Israel y Arabia Saudita también están avanzando hacia lazos más estrechos. Israel abrió nuevas puertas en Jordania y Egipto y restableció los lazos con Turquía.

Hay algunas disputas que son difíciles, si no imposibles, de resolver. Es posible que los problemas entre los seculares y los religiosos en el país – ya sean las leyes de Sabbat o la supervisión de Kashrut – nunca se resuelvan por completo. Hay desafíos que enfrentará cualquier líder israelí que también pueden no tener respuestas, como lidiar con las amenazas de Hamás o administrar Cisjordania y el deseo de los palestinos de una mayor autonomía o un estado.

Bennett merece el agradecimiento de nuestro país por su liderazgo, que trajo una apariencia de estabilidad al país después de cuatro elecciones tumultuosas en un período de dos años.

Lapid, cuya visión y arduo trabajo unieron a la coalición, y cuya voluntad de dejar de lado su propio ego por el bien común allanó el camino para que Bennett asumiera el poder hace un año, fue clave para el liderazgo que hemos visto del Primer Ministro saliente.

Este fue un esfuerzo de equipo. Bennett, sin embargo, fue quien tuvo que dirigir la coalición y el barco del estado durante el último año. Él es quien asumió la responsabilidad y ahora deja el cargo quitándose este gran peso de sus hombros. Ha pagado un precio. El precio es que no servirá en el próximo parlamento.

“Demostramos que las personas con diferentes opiniones pueden trabajar juntas”, dijo Bennett. “Nadie necesita renunciar a sus opiniones, pero definitivamente es posible e incluso necesario dejar de lado, por el momento, los argumentos ideológicos y cuidar la economía, la seguridad y el futuro del Estado de Israel. Probamos que hay un bien común”.

Bennett demostró que si uno quiere unir la izquierda, el centro y la derecha, hay que pagar un alto precio. Si la difunta coalición fue realmente un experimento fallido, como Netanyahu y sus aliados proclaman en voz alta, o un audaz intento de realinear la sociedad israelí, depende de cómo se mire.

Desafortunadamente, debido al cinismo y la lucha sucia de la derecha acérrima, los partidos haredi y los partidos extremistas nacionalistas árabes, el experimento está temporalmente en suspenso. La triste lección es que cualquier líder que intente unir el Centro con los partidos de izquierda y derecha tendrá dificultades para manejar la coalición.

La decisión de Bennett de dejar de lado las ideologías políticas y tratar de hacer las cosas mientras maneja esta difícil coalición y luego dejando el poder, es la definición de liderazgo.

Está dejando a Israel en un lugar mejor que hace un año. Gracias.

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.