Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes agosto 9, 2022

Las críticas a Hezbollah plantean dudas sobre su fuerza política y viabilidad a largo plazo


Altos funcionarios libaneses emitieron este lunes una advertencia apenas velada hacia Hezbollah sobre el intento de ataque con aviones no tripulados del proxy iraní realizado el 2 de julio contra una plataforma de gas israelí. Los analistas que hablaron con JNS no estuvieron de acuerdo sobre si las críticas indicaban que Hezbollah se había debilitado políticamente, y si eso importaba, o simplemente reflejaban el deseo de aplacar a los mediadores estadounidenses que presidían las conversaciones fronterizas marítimas indirectas entre Israel y el Líbano.

Emmanuel Navon, experto en relaciones internacionales que enseña en la Facultad de Ciencias Políticas, Gobierno y Asuntos Internacionales de la Universidad de Tel Aviv, cree que la condena es significativa y que “es una de las consecuencias de las pérdidas de Hezbollah en las [últimas] elecciones en el Líbano”.

Si bien Hezbollah mantuvo el mismo nivel de representación en la votación legislativa celebrada el 15 de mayo, sus aliados sufrieron derrotas. Con su bloque cayendo de 71 a 62 escaños en el parlamento libanés de 128 escaños, Hezbollah perdió efectivamente su mayoría. Las pérdidas de la facción se han atribuido a la ira pública hacia el grupo terrorista, al que se ha responsabilizado tanto de la implosión económica del Líbano como de la explosión del puerto de Beirut en agosto de 2020 que destruyó gran parte de la ciudad. “El hecho de que el nuevo gobierno critique abiertamente a Hezbollah por primera vez demuestra que Hezbollah está políticamente debilitado”, dijo Navon.

Luego de una reunión el lunes con el primer ministro interino del Líbano, el ministro interino de Relaciones Exteriores, Abdallah Bou Habib, emitió un comunicado en el que denunció cualquier acción no impulsada por el estado como “inaceptable”. La misiva se interpretó como una respuesta al ataque frustrado de Hezbollah contra el campo de gas Karish de Israel, ubicado a 50 millas (80 kilómetros) de la costa de Haifa. Hezbollah atacó, este último sábado, la plataforma con tres drones, que el ejército israelí derribó.

Líbano e Israel han estado involucrados en negociaciones intermitentes desde octubre de 2020 sobre aguas ricas en gas que ambos afirman que se encuentran en sus zonas económicas exclusivas. Recientemente, el Líbano expresó su voluntad de renunciar a su reclamo sobre el campo de Karish a cambio de otro, el campo de Qana. El 27 de junio, Estados Unidos, que ha estado mediando en las conversaciones, describió el proceso en curso como “productivo” y como un avance “del objetivo de reducir las diferencias”. Los drones de Hezbollah fueron lanzados cuatro días después.

“Hezbollah no quiere ningún compromiso o acuerdo entre el gobierno libanés e Israel, lo que considera que constituye un reconocimiento de facto de Israel”, dijo Navon. “En lo que a ellos respecta, tiene que haber una guerra permanente y total contra Israel. Torpedearán cualquier paso que normalice las relaciones con Israel porque esas son las instrucciones que reciben de Teherán”.

Eyal Zisser, vicerrector de la Universidad de Tel Aviv y profesor en su departamento de historia de Medio Oriente que ha escrito extensamente sobre el Líbano, expresó un punto de vista diferente a JNS. Si bien enfatizó que la ira pública dirigida a Hezbollah era real y continua, señaló que los comentarios del ministro de Relaciones Exteriores interino tenían un alcance limitado, limitado a las conversaciones sobre la frontera marítima con Israel.

“Los estadounidenses se enojaron mucho por lo que sucedió [con respecto a los drones], y el gobierno libanés tiene interés en concluir las negociaciones de manera positiva. Pensaron que podría ser una buena idea publicar tal declaración”, dijo.

También había dinámicas políticas internas en juego. El ministro de Relaciones Exteriores pertenece a la facción [Michel] Aoun, y no volverá a ganar la presidencia, por lo que podrían sentirse más libres para criticar a su antiguo aliado Hezbollah, algo que no habrían hecho, digamos, hace dos o tres años”, dijo Zisser.

También cuestionó si la operación de aviones no tripulados de Hezbollah debería considerarse un ataque y, en cambio, sugirió que la medida era más para mostrar. “Está enviando un mensaje. ‘Estamos aquí. Estamos en la imagen’”, dijo. Además, señaló que se espera que controlar a Hezbollah sea un tema principal de la agenda durante la reunión del primer ministro israelí, Yair Lapid, el martes en París con el presidente francés, Emmanuel Macron.

“Francia tiene interés porque algunas de las compañías de gas que van a perforar en aguas libanesas son francesas”, dijo Zisser. “Aparte de eso, Francia siempre se considera un jugador importante”. Aun así, enfatizó que París ya no tiene tanta influencia en Beirut, ciertamente no como la ha tenido en el pasado, señalando el hecho de que Washington es el que media en las negociaciones de la frontera marítima con Israel.

Sin embargo, Navon argumenta que Lapid le pedirá a Macron que use “toda la influencia a su disposición” para convencer al gobierno libanés de “desvincularse” de Hezbollah. Además, señaló que el ataque del proxy iraní a las aguas territoriales de Israel era un tema que “habla a los franceses”, dado que Francia envió previamente buques de guerra al Mediterráneo oriental para proteger las aguas territoriales de Grecia de las acciones agresivas de Turquía.

Aun así, Navon se muestra escéptico e insiste en que “mientras el gobierno libanés sea rehén de Hezbollah, es muy poco lo que Francia u otros países externos pueden hacer. Pero el hecho de que el gobierno esté tratando de emanciparse de Hezbollah da más influencia a Francia”, dijo.

Navon y Zisser están de acuerdo en que Hezbollah sigue siendo poderoso. “No creo que Hezbollah tenga nada de qué preocuparse. Su fuerza y ​​posición son sólidas dentro de la comunidad chiita”, señaló Zisser.

Por su parte, Navon dijo que la visita del presidente estadounidense, Joe Biden, a Medio Oriente la próxima semana podría marcar un punto de inflexión, especialmente dado el esperado anuncio de la formación de una alianza de seguridad entre Israel y los estados árabes para contrarrestar a Irán. Navon dijo que: “Puede servir como un incentivo para que el Líbano intente neutralizar a Hezbollah tanto como sea posible”.0

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.