Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes agosto 9, 2022

Kurt Waldheim. Nazi

Ex –Secretario De Naciones Unidas . Ex – Presidente De Austria.


ANTECEDENTES

En el año 1945 al terminar la segunda guerra mundial, muchos nazis escaparon de Alemania y de otros países para evitar ser detenidos y/o juzgados como ejecutores, perpetradores o cómplices de “crímenes de guerra” en contra de los judíos o de enemigos políticos o simplemente por pertenecer a etnias o pueblos que consideraban inferiores. La historia comprobó que la huída de estos personajes execrables fue facilitada en muchísimos casos por la colaboración y/o complicidad de muchos gobiernos occidentales que incluso habían luchado contra el régimen nazi de Alemania, como así también de la Cruz Roja Internacional y el Vaticano. En algunos casos se esgrimieron para el salvataje de esos asesinos “motivos humanitarios” (excusas inadmisibles) y en otros por ser algunos de estos nazis “personas de interés científico” para estos países occidentales que finalmente les dieron cobijo en sus territorios.

También es ciertos que muchísimas personas que estaban identificadas con el nazismo en Alemania, Austria y en otros países trataron de ocultar las simpatías nazis hacia ese régimen que había sido derrotado en la Segunda Guerra Mundial. En Alemania  hubieron muchos jueces y funcionarios judiciales nazis que al finalizar la guerra permanecieron en el Poder Judicial de Alemania y llegaron incluso a sancionar en dicho país la vergonzosa Ley Dreher en el año 1968 para exculpar a funcionarios nazis que aún trabajaban en el poder judicial de Alemania después de la guerra. A tal punto llegó este tema “que en el año 1957 el 77% de las personas que trabajaban en el Ministerio de Justicia de Alemania eran antiguos nazis confesos y/o afiliados al partido nazi, incluso con participación activa en la implementación de las políticas criminales del régimen nazi…”. (Ver Ley Dreher. Vergüenza Alemana. Porisrael.org del 3/2/2022- autor Dr. Alberto Ruskolekier).https://porisrael.org/2022/02/03/ley-dreher-verguenza-alemana/

El 12/3/1938 Alemania anexa Austria, lo que se conoce con el nombre “Anschluss”( Anexión) para  concretar  el sueño de Hitler de constituír la “Gran Alemania”, a pesar que esta anexión estaba expresamente prohibida por el Tratado de Versailles del 28/6/1919. Esta anexión fue bien recibida por los austríacos que veían en ella una reivindicación “pangermánica”, ya que la mayor parte de los austríacos eran germánicos y una gran parte de ellos veían a Hitler con admiración e inclusive en Viena el partido nazi local se hacía más poderoso. Las tropas nazis entran el 12/3/1938 en Austria y fueron recibidas con enorme alegría y júbilo por la mayor parte de la población austríaca. Cita la publicación de “Aurora “del 12/9/2021 ……”El cardenal de Viena, Theodor Innitzer, llevado por el éxtasis que le produjo la triunfante entrada de los SS, con sus uniformes negros y sus escudos con la calavera, hizo repicar las campanas de todas las iglesias de la ciudad a modo de saludo al nuevo orden en el que ya no cabían ni los judíos ni los demás “subhumanos”, se supone que “gracias a Dios”….. El día que las tropas alemanas entran en Austria y la anexan, el Canciller austríaco Kurt von Schusnigg presenta su renuncia (fue obligado a dimitir) y fue reemplazado por el fascista y nazi Arthur Seyss –Inquart.

 

KURT WALDHEIM

Este político austríaco, nacido en Viena (21/12/1918 – 14/6/2007) tiene una historia increíble por los altísimos cargos que llegó a desempeñar a pesar de su pasado nazi. Se desempeñó como Secretario General de la UN (Naciones Unidas) entre los años 1972 y 1981 y luego fue presidente de Austria entre 1986 y 1992. Fue un diplomático y político miembro del Partido Conservador Austríaco (ÖVP). Actuó como combatiente en el ejército alemán (Wehrmacht ) desde el año 1939 hasta el año 1945. Actuó también como integrante de las SA (Sturmabteilung) o sección de asalto, la fuerza paramilitar de Hitler desde el año 1938, o sea incluso antes de la Segunda Guerra Mundial también formaba parte del Cuerpo de Jinetes Nacional Socialista y de la Liga de Estudiantes lo que revela la total identificación de Waldheim con el nazismo.

Cuando aspiraba a la presidencia de Austria y posteriormente a su desempeño como Secretario General de las Naciones Unidas, fueron revelados archivos y actuaciones que lo exponían como responsable de enviar a la muerte y a deportaciones a un sin número de personas judías y no judías, en los lugares en los que actuó como oficial nazi. Cuando estas denuncias fueron reveladas, siempre negó la participación en las mismas y se escudó en la miserable excusa que “no sabía nada”, “no ví nada”, “sólo cumplía órdenes”, “no maté a ningún prisionero en los campos de concentración”. Es tan evidente que mintió con estas expresiones, puesto que en los últimos tres años de su servicio en el ejército nazi él era teniente de los “servicios de espionaje”, o sea que era imposible el desconocimiento de lo que estaba sucediendo. A pesar de todo esto, él seguía mintiendo posteriormente a la Segunda Guerra Mundial, cuando era acusado por su pasado nazi, tratando de ocultar su historia. Es importante citar la denuncia del periodista de investigación, Hubertus Czernin (austríaco) que el 3/5/1986 o sea pocos meses antes de las elecciones presidenciales en Austria publica en la revista vienesa Profil, el pasado nazi de Kurt Waldheim.

La historia es implacable y expone las mentiras que esgrimió para librarse de responsabilidad por su pasado nazi que estuvo oculto por más de 30 años. Waldheim sirvió  en el ejército alemán bajo las órdenes del nazi Alexander Lohr en los Balcanes. Esta bestia nazi Alexander Lohr fue hecho prisionero por los yugoslavos el 15/5/1945 y luego de haber sido juzgado por la matanza de civiles yugoslavos fue sentenciado a muerte y finalmente fusilado el 26/2/1947. Habiendo sido Waldheim el segundo de Alexander Lohr, era imposible de creer sus excusas que no sabía nada o no vió nada. El Departamento de Justicia de EE.UU. publica un informe de 240 páginas en el que presenta evidencia que Waldheim firmó órdenes de fusilamiento y de traslado de prisioneros judíos y que “la unidad en la que él actuó tuvo responsabilidad en la muerte de los judíos griegos que fueron montados en barcazas y llevados a campos de concentración donde hallaron la muerte”.

Tan conocido era su pasado nazi, que durante su mandato como presidente en Austria (1986-1992) tuvo mucho aislamiento internacional y fue declarado persona “non grata” desde el año 1987 por EE. UU , y debido a la gran presión internacional, las únicas visitas que realizó fueron al Vaticano y varios países árabes.Además participó en la Operación Kozara (noroeste de Bosnia en los Balcanes) en el año 1942 contra la resistencia anti-nazi donde se fusilaron centenares de personas, judíos, serbios y partisanos yugoslavos. Cerca del lugar donde estaba Waldheim se hallaba el terrible campo de concentración de Jasenovac (el campo de concentración nazi más grande de Croacia) del cual declaró “no saber nada”. El Congreso Judío Mundial, acusó el 24/3/1986 a Waldheim de haber sido responsable de haber participado en el envío de 40.000 judíos a los campos de exterminio. El Congreso Judío Mundial refiere entre otras acusaciones, lo siguiente …”fué responsable de interrogatorios a prisioneros aliados, de «tareas especiales» sin especificar, y de comprobar que los oficiales de su sección dentro de los servicios secretos eran leales al régimen nazi”. Es importante señalar que en la campaña que realizó Kurt Waldheim para acceder a la presidencia de Austria, a pesar de haber sido acusado por su pasado nazi, los austríacos manifestaron “elegimos a quien queremos”, exponiendo que el pasado nazi no era obstáculo para ser candidato a la presidencia de Austria. Eso habla por sí mismo de la ideología nazi que había permeado y siguió permeando en Austria con posterioridad a la Segunda Guerra Mundial.

La directora cinematográfica austríaca Ruth Beckerman estrena en el año 1986 en el Atlántida Film Fest, un film documental llamado “Waldheim Walz” (también conocido como “El Caso Waldheim”), que contiene fotografías del pasado nazi de Waldheim pudiéndoselo observar vestido en su uniforme de oficial nazi y diciendo un montón de mentiras y contradicciones con respecto a las acusaciones de ser un nazi. También se puede ver en ese film imágenes de una manifestación de antisemitas austríacos apoyando la candidatura a presidente de Austria de Waldheim  a pesar de su pasado nazi.

El Congresista norteamericano Steven J. Solarz, envió una carta a Waldheim formulándole preguntas acerca de las acusaciones de su pasado nazi. La carta es respondida el 12/9/1980 por Waldheim diciendo que “son difamaciones puesto que, si las Naciones Unidas lo votaron para ser el Secretario General, ello es prueba que él es acusado injustamente”, definitivamente una respuesta descarada y mentirosa.

 

CONCLUSIONES

 

1-Austria ignoró y no le importó el pasado nazi de Waldheim cuando hacía campaña presidencial para ese cargo, que finalmente ocupó desde el año 1986 hasta 1992. Fue votado para el cargo de Presidente de Austria por más del 54% de los votantes y las acusaciones de ser un nazi, no impidieron que terminara su mandato como Presidente de Austria.  Kurt Waldheim declinó presentarse a un segundo mandato presidencial de Austria, solamente por la gran presión internacional sobre su historial nazi.

2-También es cierto, que muchos países del mundo hicieron caso omiso del pasado nazi de Kurt Waldheim no importándoles demasiado el mismo.

3- ¿Cómo pudo ocultarse el pasado nazi de Kurt Waldheim  y pudo ser elegido como el cuarto Secretario General de las Naciones Unidas (UN)? Parece increíble que su pasado nazi no pudiera ser descubierto con anterioridad a ser elegido como Secretario General de las Naciones Unidas, a no ser que algunos personajes oscuros de esa época y algunos países hubiesen trabajado activamente en dicho ocultamiento. ¿Acaso Hubertus Czernin , el periodista vienés citado anteriormente, fue el único que lo descubrió y publicó?Además el congresista norteamericano Steven J. Solarz (citado más arriba) ya tenía sospechas y por eso envió a Waldheim la carta para que él responda ante esas acusaciones de ser un nazi en su historia.

4-Kurt Waldheim fallece el 14/6/2007 a la edad de 88 años sin haber estado preso ni un solo día en su vida. Incluso la bandera austríaca estaba izada a media asta en señal de luto en el Hofburg de Viena , sede de la Presidencia de la República de Austria. Pero ese duelo, no representa el verdadero duelo de las personas que fueron asesinadas por las órdenes firmadas por él. Todavía en el año 2007,  62 años desde la terminación de la Segunda Guerra Mundial y a 21 años de haberse denunciado su pasado nazi, las autoridades austríacas lo trataron post –mortem con el respeto que no mereció en vida. La muerte no dignifica a nadie, sólo la vida dignifica en la medida que las personas tomen el camino correcto. Ese no fué el caso de Kurt Waldheim, que no fue más que un asesino nazi despreciable tratando de ocultar su pasado.

 

 

Dr. ALBERTO RUSKOLEKIER

Periodista-escritor-Analista Internacional

Julio 31, 2022

Fuente: Porisrael.org

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.