Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo diciembre 4, 2022

Las crecientes violaciones de Teherán del acuerdo con Irán y su marcha acelerada hacia un arsenal de armas nucleares


Desde el inicio de las negociaciones nucleares entre Irán y Occidente, Teherán ha logrado crear la impresión de que ha cumplido los términos de los diversos acuerdos que se alcanzaron, y que fue Occidente y, sobre todo, Estados Unidos, quien violó el pasado acuerdo. Existen dos propósitos para seguir esta estrategia diplomática.

En primer lugar, atribuir la responsabilidad de la ruptura de estas conversaciones a Washington proporcionó un instrumento fundamental para abrir una brecha entre Estados Unidos y sus aliados europeos. En segundo lugar, Irán logró exacerbar el debate interno dentro de los Estados Unidos sobre la cuestión iraní al dejar la impresión de que las fuerzas de línea dura del gobierno estadounidense mantenían la hostilidad entre los dos países y que Irán era la parte inocente en este conflicto.

Pero ahora, cuando Estados Unidos e Irán parecen estar a punto de finalizar un nuevo acuerdo nuclear, ha surgido un importante debate entre las partes que podría corregir las malas impresiones que han surgido en los últimos años. De hecho, es Irán el que ha violado los acuerdos anteriores con Occidente.

El problema más evidente ha sido la negativa de Teherán a proporcionar una respuesta a la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) sobre las partículas de uranio que se descubrieron en tres sitios no declarados en Irán. En la tradición estadounidense, una negociación de desarme con antiguos adversarios es legítima si se basa en un sistema de inspección creíble. Fue el presidente Ronald Reagan quien citó el famoso proverbio ruso: “Confía pero verifica”. Es aquí donde los iraníes fueron atrapados in fraganti repetidamente.

Irán mintió cuando afirmó que el núcleo del reactor de agua pesada en el reactor de plutonio de Arak había sido llenado con cemento y desmantelado. Irán presentó una imagen modificada con Photoshop del núcleo lleno (Fuente: Twitter.com/Esferayn1/status/955385176221257728, 22 de enero de 2018).

Mirando hacia atrás, Irán demostró consistentemente que había sido un socio totalmente poco confiable para Occidente. En noviembre de 2004, la OIEA determinó que Irán había violado su Acuerdo de Salvaguardias cuando declaró que muchas actividades iraníes en las áreas de enriquecimiento de uranio, conversión de uranio y separación de plutonio no fueron declaradas a la agencia. En ocasiones, los iraníes arrasaron seis edificios para ocultar pruebas, como en el complejo Lavizan-Shian. Excavaron la tierra alrededor de estos edificios a una profundidad de varios metros para que no se pudieran tomar muestras de suelo incriminatorias (1). Tal como lo expresó el presidente Ebrahim Raisi el 29 de agosto de 2022, la posición oficial iraní fue breve y directa: “Sin resolver los problemas de salvaguardias, no tiene sentido hablar de un acuerdo”.

En otras palabras, el desacuerdo sobre las partículas de uranio no fue solo una infracción menor, sino tan grave que podría arruinar todo el acuerdo nuclear iraní. Además, Teherán en ninguna parte negó la acusación occidental; sino más bien, su respuesta contenía una admisión implícita de que era en gran medida precisas. Desde 2018, el OIEA se ha centrado en tres sitios nucleares: Marivan, Varamin y Turquzabad (ver mapa a continuación). El número de sitios nucleares sospechosos podría ser considerablemente más significativo, según un informe de Foreign Policy del 29 de agosto de 2022.

Ubicación de sitios nucleares iraníes con actividad de enriquecimiento no reportada previamente, 2022.

Muchas de las violaciones iraníes son particularmente graves. Según el JCPOA original de 2015, Irán tenía derecho a operar 5060 centrífugas IR-1 de primera generación hasta el año 2025 (2). Sin embargo, el 10 de abril de 2021, Irán comenzó a probar una centrífuga avanzada conocida como IR-9, que podría enriquecer uranio 50 veces más rápido que el antiguo IR-1 (3). Casi tres meses después, Irán comenzó a procesar gas de uranio para fabricar uranio metálico que podría usarse en el núcleo de un arma nuclear. No se permitió fabricar uranio metálico hasta 2031, según el JCPOA, pero avanzó de todos modos, diez años antes de lo previsto.

Este mes, la OIEA informó que Irán ahora tenía suficiente uranio enriquecido al 60 por ciento, por lo que ya había cruzado el umbral de una bomba atómica (4).

Lo que está claro es que Irán está decidido a seguir adelante y construir un arsenal de armas nucleares. Esto se demostró aún más cuando los servicios de seguridad israelíes dieron a conocer un archivo nuclear secreto en Teherán que expuso las intenciones iraníes de volver a la opción de construir armas nucleares. Irán le dijo a la comunidad internacional que no tenía tales intenciones, pero el archivo demostró que era exactamente lo contrario (5).

Finalmente, el trabajo iraní en un programa de armas nucleares no se ha limitado únicamente al enriquecimiento de uranio. Ya en 2011, el OIEA informó que Teherán estaba trabajando en el rediseño de “un vehículo de reingreso de misiles”. Esto implicó “la eliminación de la carga útil convencional de alto explosivo de la ojiva del misil Shahab-3” y su reemplazo con una nueva carga útil evaluada como de naturaleza nuclear. Por lo tanto, se estaban desarrollando todos los aspectos de un nuevo arsenal nuclear.

* * *

Notas

1 Therese Delpeche, Irán y la bomba: El secuestro de la responsabilidad internacional (Nueva York: Colombia University Press, 2007) p. 125

2 Incumplimiento de Irán del Acuerdo Nuclear ( https://iranprimer.usip.org/blog/2019/oct/02/iran’s-breaches-nuclear-deal )

3 Irán admite el incumplimiento del acuerdo nuclear descubierto por la inspección de la ONU ( https://www.theguardian.com/world/2020/nov/18/iran-admits-breach-of-nuclear-deal-discovered-by-un-inspectorate )

4 Irán amplía el programa nuclear mientras las conversaciones para revivir el acuerdo de 2015 fallan : Laurence Norman

5 David Albright, con Sara Burkhard y el equipo Good ISIS, Iran’s Perilous Pursuit of Nuclear Weapons (Washington: Instituto para la Ciencia y la Seguridad Internacional, mayo de 2021) p.436

El Embajador Dore Gold se ha desempeñado como Presidente del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén desde 2000. Desde junio de 2015 hasta octubre de 2016 se desempeñó como Director General del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel. Anteriormente se desempeñó como Asesor de Política Exterior del Primer Ministro Benjamin Netanyahu, Embajador de Israel ante la ONU (1997-1999), y como asesor del Primer Ministro Ariel Sharon.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.