Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes octubre 7, 2022

Los árabes advierten a Biden: no firme el acuerdo con Irán, comenzará una gran guerra


Los árabes parecen convencidos de que verter miles de millones de dólares en los mulá llevará terror y violencia a EE.UU., sino una gran guerra.

La conversación sobre una reactivación inminente del acuerdo nuclear entre Irán y la administración Biden y otros países occidentales ha generado serias preocupaciones entre muchos árabes.

Afirman que están especialmente preocupados por los miles de millones de dólares que los mulá de Irán recibirán una vez que se cierre el trato.

Los árabes dicen que no tienen dudas de que los mulá utilizarán el dinero para promover más terrorismo y violencia y expandir los representantes terroristas de Teherán en el Medio Oriente, incluidos Hezbolá, los hutíes, Hamás y la Yihad Islámica, y varias milicias en Irak.

“Los árabes se sorprenderán cuando se publiquen los detalles del nuevo acuerdo nuclear”, escribió Sayed Zahra, editor adjunto de Akhbar Al-Khaleej de Bahréin.

Señaló que antes de que el estado de shock envuelva a los árabes, deben tener en cuenta una serie de hechos relacionados con el inminente acuerdo nuclear.

“”Primero, el acuerdo se hizo principalmente ante la insistencia de la administración de Biden, que ha estado desesperada por alcanzarlo. La administración de Biden cree que necesita urgentemente el acuerdo hoy para presentarlo como uno de sus grandes logros.

En segundo lugar, fue Estados Unidos, no Irán, quien inició las concesiones para facilitar la consecución del acuerdo. Hace unos días, funcionarios estadounidenses anunciaron que era Irán, no Estados Unidos, el que había renunciado a las demandas fundamentales. Ellos mienten. Irán no ha renunciado a nada esencial. Por el contrario, Irán ha obtenido las demandas esenciales que quiere.

En tercer lugar, la concesión más peligrosa que hizo EE. UU. fue renunciar a la inclusión del papel terrorista expansionista de Irán en la región, sus amenazas a la seguridad y la estabilidad de los países árabes, el papel subversivo terrorista que desempeñan las milicias delegadas de Irán en los países árabes, y la cuestión del programa de misiles iraní. En cuarto lugar, el acuerdo proporcionará enormes recursos financieros al régimen iraní como resultado del levantamiento de las sanciones y la prisa de los países occidentales por abordarlo”.

Zahra dijo que los árabes también deben tener en cuenta que, con la luz verde de la administración Biden, el acuerdo daría un gran impulso al régimen iraní para escalar su agresión terrorista contra los países árabes y redoblar su financiación a las milicias afiliadas a él para avanzar en su agenda de socavar la seguridad y la estabilidad de estos países.

También advirtió que el acuerdo marcaría el comienzo de una nueva era de completa indiferencia estadounidense hacia los intereses de los países árabes.

“Estos son los hechos básicos que debemos tener en cuenta antes de que nos sorprendan”, agregó Zahra. “Según estos hechos, se supone que los países árabes deben decidir qué harán y cómo enfrentarán el peligro que se avecina”.

Anteriormente, haciéndose eco de los sentimientos de muchos otros analistas políticos y columnistas árabes, escribió que Biden ha decidido “inclinarse” ante Irán.

“¿Por qué hizo esto a pesar de que es plenamente consciente de los temores y demandas árabes, que escuchó directa, firme y claramente durante su reciente visita a Arabia Saudita de todos los líderes árabes?”

“Se entiende que Biden quiere que se firme el acuerdo nuclear a la luz de la disminución de su popularidad y la de su administración y las próximas elecciones de mitad de período al Congreso que los demócratas temen perder. En otras palabras, quiere presentar el nuevo acuerdo nuclear como una victoria diplomática lograda por su administración”.

Zahra señaló que Biden básicamente estaba siguiendo los pasos del expresidente Barack Obama, quien llegó al acuerdo de 2015 con los mulá.

“La verdad es que esta es una elección estratégica estadounidense y no nació hoy”, argumentó Zahra. “Más bien, se decidió hace años, específicamente desde que el expresidente estadounidense Obama estaba en el poder. Biden sigue su camino y está plenamente convencido de esta opción. Obama es quien decidió que el interés estratégico de Estados Unidos es estar en connivencia con Irán y en total indiferencia por los temores y demandas de los árabes. Él [Obama] no ocultó su odio por los árabes y su admiración por Irán. Lo que Biden está haciendo hoy es seguir el mismo camino, con plena convicción de su parte”.

El autor sirio Ibrahim Allush comentó las noticias sobre un acuerdo inminente expresando temor de que su país pagara un alto precio.

Allush señaló que los iraníes han golpeado más a los sirios que a cualquier otro. Refiriéndose a la presencia de funcionarios de seguridad iraníes y milicianos respaldados por Irán en su país, Allush escribió:

“Los sirios están hoy hambrientos y desplazados. Siria ha sido tomada como rehén por un régimen afiliado a los iraníes y los rusos. Los iraníes y sus aliados difunden la ilusión de liberación y resistencia, cuando en realidad difunden el terrorismo. El régimen iraní, con sus prácticas, no se diferencia del régimen talibán ni del Estado Islámico (ISIS). El terrorismo, la desestabilización y la dominación de las personas son casi los únicos objetivos de tales regímenes”.

Allush advirtió que volver al acuerdo nuclear significaría “refinanciar el régimen de los mulá y sus milicias con miles de millones de dólares anuales”.

“La firma del acuerdo nuclear iraní puede ser una solución parcial a las crisis de petróleo y gas provocadas por la guerra del presidente ruso, Vladimir Putin, contra el pueblo ucraniano. Pero no será una solución que lleve la paz a Siria. Irán, que incita al terrorismo en la región, estará feliz con el retorno de su generosa financiación, y los sirios sufriremos. Nos oponemos a este acuerdo, a pesar de todas nuestras difíciles circunstancias, porque dará más dinero al régimen de Assad y su sistema de inteligencia, así como a las milicias iraníes que participan con él en la comisión de crímenes contra los sirios”.

El periodista libanés Abdul Wahab Badrakhan sugirió que, en lugar de prestar atención a las políticas y acciones de los mulá en la región, la administración Biden optó por apaciguar a Irán para que pudiera negociar con él sobre el tema nuclear.

“Estados Unidos aspiraba a alguna asociación con Teherán para confrontar a China, sabiendo que eso no sucedería… Apostó por la ‘neutralidad’ de Teherán en la guerra de Ucrania, solo para ser sorprendido por los acuerdos de drones con Rusia. Estados Unidos ignoró las preocupaciones de los estados del Golfo y otros países árabes. Washington ha tardado mucho en responsabilizar a Irán, o al menos intentar hacerlo responsable por el sabotaje sistemático que ha practicado y está practicando en Yemen, Siria, Irak, Líbano y Gaza. Esta es la mayor operación de sabotaje internacional que el Consejo de Seguridad no ha podido considerar. Ninguna de las resoluciones del Consejo de Seguridad relacionadas con las crisis de la región menciona a Irán, a pesar de que su papel es esencial para manipular a los cuatro países y destruir sus instituciones”.

El analista político saudita Abdullah Bin Bijad Al-Otaibi escribió que los temores de los países árabes con respecto al acuerdo nuclear son completamente válidos.

‘Caos, inestabilidad y terrorismo’

Estos temores, señaló Al-Otaibi, no se limitan al arma nuclear de Irán, sino también a la interferencia en los asuntos internos de los países árabes y la propagación de milicias y organizaciones fundamentalistas y terroristas. Los árabes también estaban preocupados por los esfuerzos de los mulá por exportar su terrorismo a otros países.

“Una vez que se firme el mal acuerdo nuclear, Irán recibirá miles de millones de dólares y la región será testigo de un renovado caos, inestabilidad y terrorismo… La amenaza iraní no solo se dirigirá hacia los países de la región, sino que se trasladará a todos los países del mundo, incluidos los occidentales. Muchos pueblos sufrirán las consecuencias de esto. Incluidos los pueblos occidentales, sin duda”.

El autor egipcio Emil Amin también expresó su preocupación de que los mulá utilicen los miles de millones de dólares que están a punto de recibir en virtud del nuevo acuerdo para apoyar a sus milicias y representantes terroristas. “Irán no renunciará a su sueño de adquirir armas nucleares”, escribió Amin.

“Ha recorrido un largo camino y está cerca de la meta. La administración del presidente Biden está tratando de crear una imagen a los ojos de los estadounidenses de que el regreso de Irán al acuerdo nuclear lo pondrá bajo control. Washington parece estar en una posición débil y precaria, especialmente a la luz de la ausencia de una opción armada. En cualquier caso, las intenciones iraníes permanecen sin cambios con o sin acuerdo, y los países de la región deben evaluar la situación de una manera que se adapte a sus capacidades de seguridad nacional combinadas”.

El comentarista saudita Mashar Al-Thaydi escribió que los estados del Golfo y otros países árabes, incluidos Irak, Líbano, Siria y Yemen, están directamente preocupados por el futuro una vez que se llegue a un acuerdo con Irán. Tras señalar que los mulá llevan mucho tiempo desempeñando un “papel negativo” en los asuntos internos de estos países árabes, Al-Thaydi preguntó:

“¿Durante cuánto tiempo estaremos viendo este juego absurdo entre Occidente e Irán, mientras nosotros, los vecinos de Irán, estamos preocupados por lo que sucederá con este régimen [iraní]? Obama le dio dinero y legitimidad a este régimen a cambio de las llamadas garantías para frenar, pero no prevenir, el programa nuclear no pacífico. Hoy, Biden, y más correctamente, el ex equipo de Obama, están tratando de tranquilizar a quienes se supone que son los aliados de Washington en la región. Pero si estos miles de millones fluyen hacia las arcas del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria y la Fuerza Quds, ¿cómo garantizará Washington la seguridad de estos países?”.

El columnista libanés Rafik Khoury advirtió que la administración de Biden está “repitiendo el autoengaño sin parar” mientras los propios mulá continúan practicando el engaño.

“La administración del presidente Joe Biden está repitiendo el experimento fallido que también ya probó la administración de Barack Obama… Está actuando sobre la base de que volver al acuerdo nuclear logra tres objetivos: [supuestamente] evitar que Irán se convierta en una potencia nuclear militar, transformar el régimen [iraní] a la moderación comprometiéndose con él, y la percepción de que la mejora de la situación económica en Irán fortalece a los reformistas”.

Según Khoury, mientras la vuelta al acuerdo se limite al expediente nuclear y nada más, “el escenario trazado por los mulá y sus agentes en la región es preocupante…. Teherán obtiene todo lo que quiere y completa todo lo que hace”.

“No habrá restricciones al programa de misiles balísticos de Irán, no habrá límite a la influencia iraní en la región, no se detendrá su comportamiento desestabilizador, no habrá salida de Siria, Irak y Líbano, y no se retirará de armar a los hutíes en Yemen y proporcionarles más misiles y drones que se están lanzando contra objetivos civiles en Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. ¿Abandonará Washington los intereses estadounidenses vitales, así como los intereses de sus aliados y amigos? La dura prueba para Estados Unidos y sus compromisos con sus aliados y amigos en el Medio Oriente comienza inmediatamente después de la firma del acuerdo nuclear. Los países árabes, cuya confianza en los estadounidenses ha disminuido, enfrentarán otra prueba: enfrentar la expansión iraní, independientemente de lo que haga Estados Unidos”.

Cuanto más se acerca la administración de Biden a los mulá de Teherán, más credibilidad pierde Estados Unidos en el mundo árabe. Los árabes parecen haber perdido la confianza en la administración Biden, por lo que ahora hablan de la necesidad de tomar el asunto en sus propias manos y tratar de evitar que Irán ponga en peligro su seguridad y estabilidad. Los árabes también parecen convencidos de que invertir miles de millones de dólares en los mulá eventualmente llevará terrorismo y violencia a los EE. UU. y a las otras potencias occidentales involucradas en el nuevo acuerdo, sino una gran guerra.

Khaled Abu Toameh es un periodista galardonado con sede en Jerusalén.

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: WIN
https://worldisraelnews.com/arabs-to-biden-do-not-sign-the-iran-deal-it-will-start-a-war/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.