Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 7, 2022

Acuerdo marítimo: Una concesión táctica en aras de la ganancia estratégica


El acuerdo emergente no es perfecto, pero la alternativa, una escalada peligrosa en la frontera norte, sería mucho peor.

El acuerdo marítimo emergente con el Líbano es una buena noticia. Como sucede con la mayoría de los acuerdos, no es perfecto, pero la alternativa, una escalada peligrosa en la frontera norte, sería mucho peor.

Tiene tres beneficios. En primer lugar, porque se trata de negociaciones entre Israel y Líbano, aunque indirectas y mediadas por Estados Unidos. No debemos subestimar la importancia de un acuerdo, aunque sea parcial, con un estado enemigo en el corazón del cual es una organización terrorista que actualmente representa la mayor amenaza para el estado judío. La capacidad de generar e implementar intereses comunes es en su naturaleza un elemento tranquilizador y de contención en una región donde no faltan los factores que podrían desencadenar una guerra.

En segundo lugar, está el aspecto económico. Líbano es un país quebrado e insolvente al borde de la anarquía, y el dinero que ganaría con la extracción de gas lo ayudaría a estabilizarse. La afirmación de que las finanzas se utilizarán para la construcción de misiles y cohetes no tiene sentido. Hezbollah no financia sus operaciones con el dinero de los contribuyentes libaneses, sino con el de los contribuyentes iraníes. Además, Hezbollah quiere que el Líbano se estabilice económicamente porque se le acusa continuamente de impedir tal recuperación (y con razón).

Y el tercer beneficio es la energía. Israel podría comenzar a producir gas del campo de Karish de inmediato, y en un momento en que el mundo tiene hambre de gas natural y los precios están aumentando. Lo hará sin una amenaza física para sus plataformas. La plataforma libanesa, que se colocará frente a la israelí, será un factor restrictivo ya que ambos países se preocuparán por perder valiosos activos marítimos. El Líbano también podrá reducir su dependencia energética de Irán y fortalecer sus lazos con los países de Europa occidental.

Sin embargo, la principal desventaja del acuerdo es la posible pérdida de activos marítimos. No es una frontera, porque el territorio en disputa está fuera del territorio soberano de Israel, sino en el territorio donde tiene “derechos especiales”.

Teóricamente, si Israel hubiera querido, también podría haber perforado en áreas más extensas y extraído gas (y dinero) de ellas también, pero eso sería un riesgo considerable para una escalada (y en cualquier caso, será compensado financieramente por Líbano por gas producido en territorio “israelí”). En otras palabras, Israel ha hecho una concesión táctica para una ganancia estratégica de estabilidad en la frontera norte.

Suponiendo que se firme el acuerdo, Israel debe asegurarse  que Hezbollah sepa que no fueron sus amenazas las que produjeron los resultados. Hay varios puntos de discordia entre Israel y el Líbano en la frontera terrestre, que el grupo terrorista puede explotar para mantener sus amenazas en el aire. Su secretario general, Hassan Nasrallah, sonó más conciliador que nunca en su discurso del otro día, pero no dudará en volver y desafiar a Israel si siente debilidad por su parte.

El acuerdo emergente es la culminación de negociaciones que se remontan a los días de Binyamín Netanyahu como primer ministro y Yuval Stienitz como ministro de energía. Como tal, la dura crítica de Netanyahu al borrador es desconcertante, por decir lo menos.

Como se mencionó anteriormente, no se trata de ceder territorio soberano. Y la afirmación de que Hezbollah usará el dinero para sí mismo es ridícula, viniendo de la boca de alguien durante cuyo mandato el grupo terrorista obtuvo miles de misiles, cohetes y otros equipos militares avanzados. Y por último, pero no menos importante, el acuerdo garantizaría la estabilidad en la frontera norte, un claro interés israelí que Netanyahu, cuando esté en el poder, antepone a todo.

Pero lo peor de todo es la declaración de que si el Likud llega al poder, no estará obligado por el acuerdo. En el Israel democrático, no existe una continuidad gubernamental que asegure que cada gobierno esté obligado por los acuerdos alcanzados por su predecesor.

Netanyahu lo sabe muy bien y no cancelará este acuerdo, como no canceló los Acuerdos de Oslo. Sus declaraciones sobre el tema no solo son indignantes, sino sobre todo peligrosas: cancelar el acuerdo significaría un potencial mucho mayor para la escalada, y posiblemente incluso la guerra, en la frontera norte. Es dudoso que esta sea la noticia que el público israelí anhela escuchar.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.