Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| martes junio 18, 2024

Las 10 mejores historias judías de 2022

Antisemitismo de todo tipo, Bibi, Ben-Gvir, Zelenskyy y, por supuesto, Trump, se adueñaron de los titulares en un año lleno de giros sorprendentes y algunos nombres que simplemente no desaparecen.


Ha sido una década difícil. 2020 fue el año del pánico por la pandemia de coronavirus y el colapso general de las normas establecidas. Esto se vio agravado por los disturbios de Black Lives Matter que desencadenaron un pánico moral sobre la raza, con la incorporación de ideas marginales y la interseccionalidad.

2021 fue un poco mejor, ya que el mundo se sacudió gradualmente su paranoia COVID. Pero fue notable principalmente por el motín del Capitolio del 6 de enero que ha perturbado a la política estadounidense desde entonces, la desastrosa retirada de Afganistán y la creación de un gobierno israelí que combinó a miembros de la derecha, la izquierda e incluso parlamentarios islamistas.

Para bien o para mal, JNS los ha cubierto a todos. Quédese con nosotros en 2023, mientras continuamos brindándole lo mejor del periodismo judío con noticias, análisis y opiniones que no puede encontrar en ningún otro lugar.

10-Se intensifica la guerra de la ONU y los grupos de ‘derechos humanos’ contra Israel

El informe de la Comisión de Investigación (COI) del Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre el conflicto entre Israel y los palestinos, publicado en junio, fue un caso de manual de incitación antisemita. En su opinión, no hay incitación palestina, ni terrorismo palestino, ni rechazo palestino a la paz. Dirigido por antisemitas abiertos como Navi Pillay, el documento negaba la historia judía y la verdad sobre la guerra centenaria que los árabes palestinos y sus facilitadores han estado librando contra el sionismo.

                                                 El Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra. Crédito: ONU

Al igual que el resto del odio dirigido a Israel por parte del organismo mundial y las llamadas ONG de “derechos humanos”, esta campaña a menudo es minimizada o ignorada por el mundo judío. Eso es un error, ya que esfuerzos como los que aparecen en el informe de COI sirven como base para el esfuerzo de «guerra legal» en curso para aislar y convertir a Israel en un estado paria. Lejos de ser lo suficientemente insignificantes como para justificar una falta de atención, estos compromisos legitiman el antisemitismo en todo el mundo y socavan los movimientos de normalización exitosos entre el estado judío y sus vecinos árabes.

9-Continúa la normalización con el mundo árabe

En el segundo año desde la firma de los Acuerdos de Abraham de 2020, que llevaron a la normalización de las relaciones entre Israel y cuatro países árabes y musulmanes, esos lazos se fortalecieron, y el turismo y la actividad económica continuaron expandiéndose en 2022. la aceptación es lenta, el aumento constante del comercio y los crecientes signos de cooperación en seguridad dan testimonio de la creencia del mundo árabe que ya no puede ser rehén de la intransigencia palestina.

Estas tendencias positivas podrían haber sido aún más fuertes ahora, si la administración en Washington hubiera priorizado la búsqueda para aprovechar el logro de su predecesor y expandir el círculo de paz, especialmente con Arabia Saudita. Pero el presidente Joe Biden ha estropeado las relaciones con Riad. Y aunque no se opone a los acuerdos negociados por el expresidente Donald Trump, su equipo de política exterior aún está más interesado en apaciguar a Irán y la Autoridad Palestina.

8-Aumento del terrorismo palestino

El terrorismo contra judíos e israelíes aumentó en 2022 a niveles superiores a los observados en los últimos años. Hubo 23 muertos, junto con muchos más heridos, en cientos de grandes ataques. Los “menores”, que involucraban rocas y cócteles Molotov, eran tan desenfrenados que a menudo no se denunciaban. La mayoría de los ataques fueron contra residentes de Judea, Samaria y Jerusalén, pero algunos tuvieron lugar en Tel Aviv, Beersheva y Bnei Brak. Todo contribuyó a una sensación general de inseguridad y a la percepción que la coalición gobernante, encabezada primero por Naftali Bennett y luego por Yair Lapid, estaba perdiendo el control de la situación.

 

7-La censura de las redes sociales divide a los estadounidenses y los judíos

La venta de Twitter al multimillonario Elon Musk generó furor, debido a su decisión de poner fin a la censura de la plataforma a los conservadores en general y a los opositores a las políticas de la administración Biden en particular. A los pocos meses de la compra, abrió los archivos del sitio, que revelaron los detalles de cómo buscaba impactar en las elecciones de 2020, a través de la eliminación de las historias que exponían la corrupción de la familia Biden y la  prohibición oculta de los usuarios de derecha.

Como era de esperar, las opiniones sobre este escándalo se dividieron en líneas partidistas. Pero la voluntad de organizaciones judías como la Liga Antidifamación de criticar a Musk y abogar por una censura adicional, aparentemente para silenciar a los antisemitas violentos, ilustra la forma en que los grupos liberales que hablan mucho sobre proteger la democracia en realidad buscan amordazar a los oponentes políticos.

Mientras tanto, los esfuerzos de ADL para asesorar a otras plataformas, incluso más grandes, sobre métodos de censura y desmonetización de aquellos a los que etiqueta como «extremistas», demostraron que la amenaza a la libertad de expresión de Big Tech y sus aliados políticos es más grande que el debate sobre Musk.

 

6-¿Qué hacer con Trump?

Los problemas legales y las desventuras políticas del expresidente Donald Trump dominaron las noticias a lo largo de 2022. La investigación del Comité del 6 de enero de la Cámara de Representantes se convirtió en un juicio partidista. La investigación sobre si retuvo algunos documentos clasificados y los guardó en su casa de Florida también fue noticia. Y los republicanos lo culparon por los decepcionantes resultados del Partido Republicano en las elecciones intermedias, debido a su dudoso apoyo a los candidatos.

Luego estuvo su lanzamiento de una candidatura presidencial para 2024, que se vio obstaculizada por su extraña decisión de celebrar una cena pública en su resort de Mar-a-Lago con el artista de rap antisemita Kanye West y un grupo de negadores del Holocausto de extrema derecha. Su característica negativa a disculparse o a distanciarse de sus invitados puso a sus partidarios judíos en una posición imposible. Muchos lo condenaron por el incidente. Otros lo apoyaron, citando su historial como el presidente estadounidense más proisraelí en la historia de Estados Unidos. Un creciente consenso  que tenía derecho a la gratitud por los actos pasados ​​pero no al apoyo futuro hizo poco para sofocar la controversia.

 

5-Kanye West y el odio a los judíos afroamericanos

El artista de rap y magnate de la moda Kanye West ganó notoriedad con un aluvión de declaraciones antisemitas en varios lugares y por obtener una invitación a cenar de Trump. Pero las condenas en su contra oscurecieron el hecho de que el odio a los judíos que exhibió se está generalizando en la comunidad afroamericana. Algunos, como el comediante Dave Chappelle ,se burló de la idea  que los problemas judíos eran culpa de los negros. Pero esta actitud cínica ofuscó la epidemia de agresiones de negros contra judíos ortodoxos en la ciudad de Nueva York, que creció exponencialmente en 2022. Fue causada en gran parte por la aceptación del traficante de odio Louis Farrakhan por parte de muchas celebridades afroamericanas, en la forma en que el apoyo del movimiento Black Lives Matter a la ideología interseccional y la teoría crítica de la raza otorgó una hoja de permiso para el antisemitismo. En otras palabras, aunque West siguió siendo el centro de la controversia, el problema se extiende mucho más allá de sus divagaciones.

 

4-Protestas en Irán y estancamiento nuclear

El estallido en septiembre de una ola de protestas contra el gobierno islamista en Teherán por parte de mujeres y otros que estaban hartos del gobierno despótico de los mulás planteó la posibilidad que el régimen estuviera en problemas. Si es así, son buenas noticias para el pueblo de Irán, aunque la matanza de manifestantes continuó mientras los ayatolás y sus fuerzas del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica se aferraban al poder. El apoyo a veces poco entusiasta de Occidente a los manifestantes se originó en la búsqueda de dos años de la administración Biden para revivir el peligroso acuerdo nuclear.

Si bien Teherán mostró poco interés en esta propuesta de acercamiento, Occidente se sintió alentado por el deseo de Biden de reanudar la venta de petróleo iraní para compensar los problemas en la cadena de suministro causados ​​por las sanciones a Rusia tras el inicio de la guerra en Ucrania. A finales de año, Biden había reconocido que las conversaciones nucleares estaban estancadas y que fortalecer el gobierno de Irán contra los manifestantes era indefendible. Sin embargo, quedaba por ver si Estados Unidos hablaba en serio sobre ayudarlos o si estaba preparado para renunciar a una política que degradaba los lazos con Israel y los estados del Golfo.

 

3-Guerra en Ucrania

En febrero, la invasión ilegal de Rusia a Ucrania sacudió al mundo e inspiró una ola de simpatía por las víctimas. La autodefensa sorprendentemente eficaz de los ucranianos creó una situación en la que ningún bando parecía estar en condiciones de derrotar por completo al otro. El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky emergió como un líder heroico, y el desdén por el autoritario presidente ruso Vladimir Putin fue parte de la razón por la que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN intervinieron.

Zelensky, que es judío, hizo una fuerte campaña para que Israel también se uniera a la guerra. Pero los intereses estratégicos de Jerusalén en mantener relaciones con Moscú, debido a la presencia de este último en Siria y al peligro potencial para los judíos que viven en Rusia, hicieron de este un punto de discusión. En un discurso virtual ante la Knesset, Zelensky se involucró en la negación del Holocausto sobre la complicidad de Ucrania en el asesinato de judíos. Eso, sin embargo, no impidió que la mayoría de los estadounidenses e israelíes lo aceptaran a él y al mito de que su gobierno es un avatar de la democracia occidental.

2-El regreso de Netanyahu y el ascenso de la derecha israelí

En noviembre, las cinco elecciones de Israel en menos de tres años finalmente arrojaron un resultado claro, poniendo fin a un estancamiento que comenzó en la primavera de 2019. En las cuatro rondas anteriores, Benjamin Netanyahu y su partido Likud no habían podido formar gobierno. Esto se debió a la deserción de algunos de la derecha cuyo desdén por el primer ministro de Israel con más años de servicio los hizo huir. Pero los fracasos de la coalición multipartidista liderada por Naftali Bennett y Yair Lapid, y la creciente fuerza de los aliados religiosos/de derecha de Netanyahu finalmente le permitieron forjar un gobierno de mayoría estable antes de fin de año.

La estrella y el antihéroe de la temporada electoral y del nuevo gobierno fue Itamar Ben-Gvir de Otzma Yehudit. Los detractores de Netanyahu en Israel y en el extranjero hicieron todo lo posible para demonizar a Ben-Gvir por su antiguo apoyo al difunto rabino Meir Kahane. Pero su popularidad era innegable. Su capacidad para obtener tantos votos provino de su defensa sin disculpas de los derechos de los judíos y su promesa de combatir tanto el crimen como el terrorismo con medidas duras. Si bien su coalición fue etiquetada por rivales de todo el mundo como “extremista”, Netanyahu parecía estar en camino de adoptar o reanudar políticas que la mayoría de los israelíes quieren implementar.

 

1-El aumento del antisemitismo y el fracaso del liderazgo judío estadounidense

En 2022, según todas las medidas, el antisemitismo estaba en aumento en los EE. UU. y en todo el mundo. Aunque no hubo más tiroteos masivos como ese en Pittsburgh en 2018, el odio a los judíos continuó apareciendo en la extrema derecha con figuras como el asociado de Kanye West y compañero de cena de Trump, Nick Fuentes. Pero también estaba surgiendo en la izquierda, con una oleada de apoyo para el ala radical del Partido Demócrata en el Congreso y sus contrapartes interseccionales en los campus, hogar de incidentes como las «zonas libres de judíos».exigido por los estudiantes de la Facultad de Derecho de Berkeley de la Universidad de California. Igualmente preocupante fue la fuerza del antisemitismo musulmán, ilustrada por la toma de rehenes en una sinagoga de Colleyville, Texas, en enero, y el aumento de los crímenes de odio cometidos por afroamericanos contra judíos en la ciudad de Nueva York.

Sin embargo, en lugar de reunir a la comunidad y a los aliados no judíos para oponerse a todas las formas de antisemitismo, los principales grupos liberales como la ADL se centraron principalmente en atacar a los conservadores y minimizar el odio a los judíos de la izquierda, los musulmanes o los negros. En 2022, los líderes judíos estadounidenses demostraron que estaban más interesados ​​en los puntos de discusión del Partido Demócrata sobre democracia y desinformación, así como en temas como el aborto y el cambio climático, que en defender a las personas que pretenden representar.

Jonathan S. Tobin es editor en jefe de JNS (Jewish News Syndicate).

Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni.com  por Dori Lustron

https://www.jns.org/opinion/the-top-10-jewish-stories-of-2022/?utm_source=sendinblue&utm_campaign=Daily_Syndicate_12-22-22&utm_medium=email

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.