Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes enero 30, 2023

¿Por qué los israelíes votaron por partidos de derecha?


La principal razón detrás del ascenso al poder de los partidos de extrema derecha en las recientes elecciones generales en Israel es que muchos israelíes creen que Israel no tiene un socio para la paz del lado palestino. Esto, además de la creciente sensación de consternación entre los israelíes como resultado de la violencia y el terrorismo palestinos, que experimentaron un aumento significativo en 2022.

La creencia generalizada en Israel de que la Autoridad Palestina y su líder, Mahmoud Abbas, no son socios para la paz no carece de fundamento. Además, la consternación está justificada.

En lugar de dar la bienvenida al movimiento israelí [retirada completa de la Franja de Gaza en 2005, sin pedir nada a cambio], los palestinos respondieron con más terrorismo contra Israel. «¿Los israelíes se retiraron totalmente porque les estaban disparando?» fue el pensamiento palestino; «¡Genial! ¡Sigamos disparándoles!»

Los Acuerdos de Oslo (Artículo XV) establecen que los palestinos deben «tomar todas las medidas necesarias para prevenir actos de terrorismo, crimen y hostilidades». En cambio, ciudades palestinas como Nablus y Jenin, que están totalmente controladas por las fuerzas de seguridad de Abbas, se han convertido en el último año en centros del terrorismo.

El año pasado, Abbas demostró al público israelí que los palestinos están decididos a proseguir la guerra contra Israel en dos frentes: sobre el terreno, a través del terrorismo, y en el ámbito internacional, a través de las Naciones Unidas y la Corte Penal Internacional. la Corte Internacional de Justicia y otros foros internacionales.

Tanto el terrorismo palestino como la guerra diplomática constituyen una violación de los compromisos adquiridos por los palestinos en el «proceso de paz».

En una carta de septiembre de 1993 al primer ministro israelí Yitzhak Rabin, Yasser Arafat declaró que «todas las cuestiones pendientes relacionadas con el estatus permanente se resolverán mediante negociaciones», en lugar de acciones unilaterales.

Cuando los israelíes ven a Abbas pagando a las familias de los terroristas que asesinan o hieren a judíos, ¿por qué debería sorprender que muchos israelíes voten por candidatos de «línea dura»? Y cuando los israelíes ven a Abbas y sus asociados incitando a la violencia contra ellos o vilipendiando a Israel y enjuiciando a sus líderes como «criminales de guerra» en los tribunales internacionales, ¿por qué alguien debería sorprenderse de que muchos israelíes vayan a votar por un gobierno que esperan que los proteja?

Si los palestinos quieren recuperar la confianza del público israelí, podrían comenzar demostrando que se toman en serio la paz con Israel. Podrían dejar de violar los acuerdos que firmaron y comenzar a actuar como socios de paz, no socios de guerra. Podrían cesar sus incesantes medidas y esfuerzos unilaterales para deslegitimar a Israel en la arena internacional.
La principal razón detrás del ascenso al poder de los partidos de extrema derecha en las recientes elecciones generales en Israel es que muchos israelíes creen que Israel no tiene un socio para la paz del lado palestino. Esto, además de la creciente sensación de consternación entre los israelíes como resultado de la violencia y el terrorismo palestinos, que experimentaron un aumento significativo en 2022.

La creencia generalizada en Israel de que la Autoridad Palestina y su líder, Mahmoud Abbas, no son socios para la paz no carece de fundamento. Además, la consternación está justificada.

Abbas, de 87 años, admitió públicamente que rechazó la oportunidad de un acuerdo de dos estados con Israel en 2008. El acuerdo, hecho por el entonces primer ministro israelí Ehud Olmert, le habría dado a Abbas casi toda la tierra que querían los palestinos. en Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén oriental.

El predecesor de Abbas, Yasser Arafat, también rechazó una generosa oferta que recibió en 2000 de otro primer ministro israelí, Ehud Barak. La propuesta israelí incluía el establecimiento de un Estado palestino desmilitarizado en aproximadamente el 92 % de Cisjordania y el 100 % de la Franja de Gaza, así como convertir el este de Jerusalén en la capital de un Estado palestino.
Él [Arafat] no negoció de buena fe; de hecho, no negoció en absoluto», dijo más tarde Barak.

Unos meses después de que Arafat rechazara la oferta en la cumbre de Camp David, celebrada bajo los auspicios del entonces presidente estadounidense Bill Clinton, los palestinos lanzaron la Segunda Intifada, que incluyó una ola de atentados suicidas y otros ataques terroristas en los que más de mil Los israelíes fueron asesinados y muchos más heridos. La guerra palestina marcó el comienzo de una tendencia que hizo que los israelíes perdieran la fe en que los palestinos cumplieran sus compromisos firmados. Entonces, muchos israelíes comenzaron a girar hacia la derecha.

La tendencia creció después de la retirada total de Israel, sin pedir ninguna acción recíproca a los palestinos, de la Franja de Gaza en 2005. En lugar de dar la bienvenida a la medida israelí, los palestinos respondieron con más terrorismo contra Israel. «¿Los israelíes se retiraron totalmente porque les estaban disparando?» fue el pensamiento palestino; «¡Genial! ¡Sigamos disparándoles!»

La Franja de Gaza, hogar de unos dos millones de palestinos, se ha convertido desde entonces en una gran base para grupos terroristas respaldados por Irán, como Hamas y la Yihad Islámica Palestina. Las esperanzas israelíes de que la «desconexión» de la Franja de Gaza traería paz y seguridad se desvanecieron rápidamente.

Abbas, mientras tanto, ha hecho poco para recuperar la confianza del público israelí. De hecho, ha hecho casi todo para confirmar las dudas de los israelíes: que a los palestinos no les interesa hacer las paces con Israel.

La continua glorificación de los terroristas por parte de Abbas, su programa de «pago por matar» que recompensa generosamente a las familias de los terroristas encarcelados y muertos, su cruel incitación y sus esfuerzos por aislar a Israel en el ámbito internacional, así como su fracaso en reprimir el terrorismo en áreas bajo su control, han reforzado la creencia del público israelí de que los palestinos están más interesados ​​en asesinar judíos que en hacer las paces con ellos.

Las acciones (y la inacción) de Abbas violan directamente el «proceso de paz» de los Acuerdos de Oslo de 1993 entre Israel y la OLP.

El año pasado, Abbas no logró desarmar ni arrestar a cientos de terroristas que operaban libremente en áreas de Cisjordania bajo el control de la Autoridad Palestina. En consecuencia, los terroristas intensificaron sus ataques contra soldados y civiles israelíes.
Abbas ha demostrado repetidamente a lo largo de los años que ordena a sus fuerzas de seguridad que usen la fuerza solo cuando los palestinos lo critican por corrupción o protestan contra las políticas represivas de la Autoridad Palestina, especialmente la reciente represión contra opositores políticos, periodistas y activistas de derechos humanos.

El 11 de enero, Abbas volvió a demostrar que su máxima prioridad sigue siendo suprimir cualquier forma de oposición desde casa en lugar de impedir que un terrorista asesine judíos. El incidente tuvo lugar durante una protesta pacífica en Naplusa de cientos de palestinos que exigían el fin de la política de detención sin juicio de activistas palestinos de la Autoridad Palestina. Los agentes de seguridad de Abbas dispersaron a los manifestantes con gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento. La Autoridad Palestina también agredió físicamente a varios periodistas y los amenazó para que no informaran sobre las acciones de los agentes de seguridad.

Abbas podría haber utilizado las mismas fuerzas de seguridad para detener a terroristas armados a unos cientos de metros de distancia en la Ciudad Vieja de Naplusa y el campo de refugiados de Balata. El 11 de enero, los terroristas llevaron a cabo una serie de ataques con disparos contra soldados e instalaciones militares israelíes en el área de Naplusa. Las fuerzas de seguridad de Abbas aún no han hecho nada para detener a los terroristas.
El año pasado, Abbas demostró al público israelí que los palestinos están decididos a proseguir la guerra contra Israel en dos frentes: sobre el terreno, a través del terrorismo, y en el ámbito internacional, a través de las Naciones Unidas y la Corte Penal Internacional. la Corte Internacional de Justicia y otros foros internacionales.

Tanto el terrorismo palestino como la guerra diplomática constituyen una violación de los compromisos adquiridos por los palestinos en el «proceso de paz».

En una carta de septiembre de 1993 al primer ministro israelí Yitzhak Rabin, Yasser Arafat declaró que «todas las cuestiones pendientes relacionadas con el estatus permanente se resolverán mediante negociaciones», en lugar de acciones unilaterales.

Según Alan Baker, ex embajador de Israel en Canadá que participó en la negociación y redacción de los Acuerdos de Oslo:
«Al solicitar a la ONU, a la Corte Penal Internacional y a las organizaciones internacionales que los reconozcan y los acepten como un estado miembro de pleno derecho, y al unificarse con la organización terrorista Hamas, los palestinos han eludido a sabiendas y deliberadamente sus obligaciones contractuales de conformidad con el Pacto de Oslo. Acuerdos en un intento de prejuzgar los principales temas de negociación fuera de la negociación».

Cuando los israelíes ven a Abbas pagando a las familias de los terroristas que asesinan o hieren a judíos, ¿por qué debería sorprender que muchos israelíes voten por candidatos de «línea dura»? Y cuando los israelíes ven a Abbas y sus asociados incitando a la violencia contra ellos o vilipendiando a Israel y enjuiciando a sus líderes como «criminales de guerra» en los tribunales internacionales, ¿por qué alguien debería sorprenderse de que muchos israelíes vayan a votar por un gobierno que esperan que los proteja?

¿Por qué algún israelí confiaría en Abbas cuando ve a todos los hombres armados y terroristas descontrolados en las áreas que él controla? Si los palestinos quieren recuperar la confianza del público israelí, podrían comenzar demostrando que se toman en serio la paz con Israel. Podrían dejar de violar los acuerdos que firmaron y comenzar a actuar como socios de paz, no socios para la guerra. Podrían cesar sus incesantes medidas y esfuerzos unilaterales para deslegitimar a Israel en la arena internacional.

Hasta que todo eso suceda, los israelíes desilusionados seguirán votando por aquellos que han perdido la confianza en los palestinos, así como cualquier esperanza de que puedan cumplir sus compromisos.

Bassam Tawil es un árabe musulmán residente en el Medio Oriente.

Traducido por Semanariohebreojai.com

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.